eldiario.es

Los efectos de acusar a refugiados de abusos en Colonia: "El miedo ha calado"

Solo tres de los 58 detenidos por los abusos sexuales en Nochevieja son refugiados, en contra de las primeras informaciones que los cifraban en cientos

Expertas en migración, comunicación y feminismo valoran los efectos de difundir acusaciones sin contrastar que destacan el origen de los inculpados 

"Han utilizado las reivindicaciones feministas para convertir a los refugiados en una amenaza directa", dice Brigitte Vasallo

56 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Unos 80.000 refugiados han llegado a Europa y 400 han muerto en seis semanas

Refugiados e inmigrantes desembarcan de un ferry a su llegada al puerto ateniense de El Pireo procedentes de la isla de Lesbos (Grecia). | Efe EFE

Una frase se repetía cuando esta semana se difundió que solo tres de los 58 detenidos por las agresiones sexuales en Colonia son refugiados: "El daño ya está hecho". Las acusaciones contra estos acapararon el debate mediático durante los primeros días del año, disminuyeron la sensibilidad social con los demandantes de asilo y aumentaron los ataques xenófobos en Alemania. Expertas en migración, comunicación y feminismo valoran los efectos de rumores que "criminalizan" a migrantes y refugiados.  

" Como siempre ocurre con los rumores, es muy difícil reparar el daño. Cuando se construyen discursos de estas características en el contexto de una crisis de refugiados, cuando se enfatiza tanto el origen de los inculpados y se le da tanta visibilidad, creas opinión. Cuando hablas de cosas que no están confirmadas, creas opinión", indica Gemma Pinyol, consultora e investigadora de políticas de migración.  "La corrección nunca llegará a alcanzar el impacto del rumor", añade.

Uno de los primeros efectos: el miedo, "consciente o inconsciente", "sutil o notable". "La sensación de inseguridad y, con ello, la solidaridad despertada, ha cambiado con respecto a los meses de agosto y septiembre", señala Pinyol. Según una encuesta realizada por la segunda cadena de televisión pública alemana ZDF, un tercio de los encuestados reconoció haber cambiado de opinión tras lo ocurrido en Colonia, y un 60% consideró que Alemania no puede hacer frente a tantos refugiados. Un mes antes, el mismo dato se situaba en el 46%. El estudio revela que un 70% de los ciudadanos consideró que la llegada de tantos refugiados se traduciría en un incremento de la criminalidad en Alemania.

Desde la ONG especializada en asilo, Accem, consideran que el recelo facilita la aplicación de políticas más restrictivas contra la llegada de refugiados a Europa. "Un ejemplo es la confiscación de bienes de valor de los refugiados en Dinamarca, o el cierre de fronteras en países europeos. Acusaciones como estas, unidas a la disminución de la atención mediática, derivan en la menor presión social percibida por los Gobiernos europeos para cumplir sus compromisos internacionales", explica María Tejada, responsable de comunicación de la organización.

"Han utilizado el feminismo con fines racistas"

"¿Por qué se ocuparon portadas con los abusos sexuales de Colonia y no con los que tienen lugar en fiestas como los Sanfermines?", se pregunta Brigitte Vasallo, escritora especializada en feminismo y migraciones. "Me dan igual los datos, me da igual que fuesen refugiados o el país del que procedían. Lo importante es remarcar que en los espacios públicos hay una cantidad de abusos sexuales apabullante. Y eso tiene el origen en la cultura machista hegemónica, no en el país del que procedan los hombres", apunta Vasallo. 

Según Vasallo, la criminalización del migrante a través de la defensa de la mujer no es nueva. "Es otra forma de machismo y racismo. Se crea un paternalismo sobre poblaciones consideradas como propias: 'nuestras mujeres', atacadas por un supuesto 'fantasma exterior", desarrolla la autora de 'PornoBurka'. "Es la captura de las reivindicaciones feministas, nos utiliza para ahondar en los poderes y, en este caso, generar una campaña brutal contra refugiados y refugiadas".

Esta estrategia, según defiende, es la misma empleada esta semana en una polémica portada de la revista polaca ultraderechista 'wSieci'. "También se utilizaba en la propaganda fascista de la Segunda Guerra Mundial. Lo mismo ocurría con los rumores generados en EEUU contra las parejas de hombres negros y mujeres blancas: 'Se llevaban a nuestras mujeres'. Es una técnica antiquísima", añade Vasallo. 

Y los efectos, aseguran desde Accem, han llegado a España. "Ha tenido consecuencias concretas e inmediatas. La gente que estaba sensibilizada no ha dejado de estarlo, pero su proceso de exigencia de solidaridad se ha mermado. Ahora se mantiene cierta cautela", asevera Tejada. "Poco después de los abusos sexuales sucedidos en Colonia, una persona sensibilizada me dijo: ¿Ahora tendrás que tener más cuidado al defender a los refugiados, ¿no?", apunta otra de las expertas consultadas. "Este tipo de resultados se observaron desde el primer momento y daban pistas sobre el cambio que se generaría". 

Un mapa que rastrea rumores

Conscientes del daño y el miedo generado por rumores extendidos contra refugiados en países europeos, diferentes iniciativas tratan de aportar claridad y contrarrestar sus efectos. En Alemania, la plataforma interactiva Hoaxmap trata de localizar en un mapa los bulos despertados en diferentes puntos del país.

Pantallazos de Hoaxmap.

Pantallazos de Hoaxmap.

Sus creadores han rastrado las acusaciones de supuestos crímenes cometidos por refugiados y, después de comprobar su falsedad, las ha colocado en un mapa para ilustrar la dimensión del problema.

Entre los cientos de bulos desmentidos, los más comunes hacen referencia a violaciones y abusos sexuales, según declaró a Al Jazeera Karolin Schwarz, una de las impulsoras del proyecto. También destacan los casos de supuestos "robos, asaltos y homicidios". 

No faltan los rumores surrealistas. Uno de los puntos situados en esta herramienta interactiva incluye el robo y la muerte de varios cisnes que solían reposar en un lago cercano a un campo de refugiados. Habían sido ellos, decían. Su desaparición era culpa de los solicitantes de asilo. También, falso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha