eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ley prohíbe que los maquinistas de tren superen su turno de conducción

Según la ley del sector ferroviario conducir un solo minuto más de lo establecido para los conductores hubiera incurrido en una infracción "muy grave"

Renfe ha abierto una investigación para ver qué sucedió con el relevo que no estaba preparado y que debe disponer la empresa

22 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un maquinista de Renfe detiene un Alvia a la mitad del trayecto al cumplir sus horas de trabajo

Un tren de Renfe. EUROPA PRESS

Un maquinista "deja tirados" a cientos de pasajeros para cumplir con su horario.  O cientos de pasajeros, abandonados por un maquinista que dejó el tren para cumplir con su jornada laboral. Son los enfoques más repetidos para hablar del suceso que tuvo lugar en la noche del 13 de septiembre: un conductor de un tren Alvia se detuvo y abandonó el tren a mitad de camino (Osorno, Palencia) porque había superado el tiempo máximo de conducción. Según la ley del sector ferroviario, sin embargo, de haber conducido solo un minuto más hubiera incurrido en una infracción "muy grave".

El tren salió de Santander a las siete de la tarde y a las nueve y cuarto de la noche el maquinista detuvo la máquina y se bajó. Aseguraba que había cumplido el tiempo máximo de conducción estipulado. La Ley del Sector Ferroviario marca un máximo de cinco horas y media de conducción continuada o de cinco horas en caso de ser un tren nocturno o cuya velocidad excede los 160 kilómetros por hora. De no respetar ese límite, el trabajador se enfrenta a una infracción muy grave.

Los sindicatos aseguran que el maquinista avisó de que superaría el tiempo máximo de conducción durante el trayecto pero Renfe no preparó, o al menos no le notificó, su relevo. "Claro que avisó, es lo que se suele hacer, además las conversaciones se graban. En cualquier caso, la empresa sabe perfectamente cuándo se superan esas horas porque es la que fija las jornadas laborales. Si no hubiera parado, sería un kamikaze. Imagínate que sigue conduciendo y llega a pasar algo...", explican desde CGT. 

La norma marca que cuando vence el tiempo máximo de conducción, el maquinista debe descansar durante 45 minutos sin que ese plazo pueda pedírsele ninguna tarea. Debe hacerlo, además, en una estación abierta donde pueda asearse y tomar algo. La empresa organiza los relevos y avisa a los maquinistas de en qué estación estarán.

Renfe ha abierto una investigación interna para aclarar las circunstancias del suceso. "Para conocer qué sucedió y determinar responsabilidades, que podrían derivar en la apertura del expediente al o a los responsables de la incidencia", dice la empresa en un comunicado. La operadora no descarta tampoco que se produjera un fallo en las comunicaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha