eldiario.es

Menú

"ETA desvirtuó el principio de igualdad política, lastrando a los partidos no nacionalistas"

Un informe basado en los datos del Euskobarómetro confirma que los no nacionalistas y sus formaciones tuvieron una clara "posición de desventaja en la contienda electoral" mientras persistió la violencia terrorista

El catedrático de Ciencia Política Francisco Llera sostiene que el miedo no ha desaparecido en Euskadi pese a que ETA ha echado la persiana: "muerto el perro no se acaba la rabia"

- PUBLICIDAD -
Florencio Domínguez (centro), del Memorial de Víctimas del Terrorismo. A su lado, Paco Llera, del Euskobarómetro.

Florencio Domínguez (centro), del Memorial de Víctimas del Terrorismo. A su lado, Paco Llera, del Euskobarómetro.

La actividad terrorista de ETA no afectó a los partidos políticos por igual. Tanto los electorados no nacionalistas, como los partidos que los representaban en las diferentes instituciones, actuaron en inferioridad de condiciones mientras persistió la violencia etarra, frente a la libertad con la que operaban las fuerzas nacionalistas. Esto significa que partidos como PSE-EE y PP tuvieron una "posición de desventaja en la contienda electoral", a la que fueron lastrados por la acción terrorista de ETA.

Esta es uno de los principales conclusiones recogida en el informe 'La estrategia del miedo, ETA y la espiral del silencio en el País Vasco', encargado por el Memorial de Víctimas del Terrorismo que dirige Florencio Domínguez al equipo de Euskobarómetro que lidera el catedrático de Ciencia Política por la UPV, Francisco Llera.

"La libertad para participar en política se vio gravemente coartada en el País Vasco. ETA supuso una merma de los derechos democráticos más básicos de la ciudadanía. El hecho de que ese miedo no fuera homogéneo, afectando de manera desigual a los diferentes electorados, lleva a pensar que las formaciones no nacionalistas (PP, PSE-EE, UPN, UA, etc.) partían de una posición de desventaja en la contienda electoral y, por tanto, puede considerarse que el principio de la igualdad política quedó en parte desvirtuado", afirma el estudio, de 55 páginas, basado en los datos de  la serie histórica realizada por el equipo del Euskobarómetro de la UPV sobre el miedo a participar en política en Euskadi, iniciada en 1995.

Los directores del Centro Memorial, Florencio Domínguez, y del Euskobarómetro, Francisco Llera, han presentado el documento en la capital vizcaína, el primero de carácter monográfico que encarga el Memorial de Víctimas del Terrorismo.

El informe deja claro también que la proximidad a donde ETA atentaba y causaba terror o se reproducía la violencia callejera de apoyo a los terroristas incrementaba el miedo. "A mayor número de atentados de ETA (no necesariamente mortales) y de kale borroka en el municipio donde vive la persona encuestada, esta notaba una mayor percepción de miedo en el ambiente. Es decir, la cercanía física con las acciones terroristas, al incidir sobre el clima social y de forma asimétrica, incrementaba la percepción de miedo y no solo el hecho de que ETA estuviera en general más activa", se afirma.

"Socialización del sufrimiento"

Durante la presentación,  Llera ha sostenido que el miedo no ha desaparecido aún en el País Vasco más de cinco años después del cese de la violencia terrorista de ETA -"muerto el perro no se acaba la rabia", ha apuntado de manera gráfica. Con todo, el director del Euskobarómetro reconoce que ese miedo es mucho menor entre los jóvenes que no vivieron el terrorismo.

Como ejemplo ha puesto la Universidad donde el trabaja y que esta semana se ha visto sobresaltada de nuevo por graves incidentes. "No hemos acabado de desnazificar esta sociedad" como hicieron los alemanes en su país tras la Segunda Guerra Mundial", ha dicho, al tiempo que aseguraba que las pintadas y los ataques en la Universidad del País Vasco no son "anécdotas" "No hoy ni ayer, sino sistemáticamente", ha criticado.  "En mi universidad sigue habiendo miedo a expresarse políticamente y solo lo hace un sector", ha apuntado.

Por su parte, el director del Memorial de Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, Domínguez cree que ETA tuvo desde el principio la "intención de amedrentar" a la sociedad y que defendió ese objetivo de forma "explícita y descarada" en los años 90 cuando la izquierda abertzale aprobó la ponencia Ondartzen basasa en la "socialización del sufrimiento".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha