eldiario.es

Menú

PNV y PSE ultiman un pacto para el Ayuntamiento de Vitoria

La líder socialista en Álava, Cristina González, confiesa que no hay materias "insalvables" para cerrar el acuerdo y el alcalde Gorka Urtaran tiene la puerta de la gobernabilidad en el consistorio abierta de par en par para acabar con su debilidad

El PSE sostiene que Urtaran carece de la "suficiente estabilidad" y que los ciudadanos alaveses "se merecen un gobierno lo más fuerte posible"

- PUBLICIDAD -
PSE confía en cerrar pronto su acuerdo de gobierno con PNV en Vitoria porque no hay diferencias "insalvables"

PSE confía en cerrar pronto su acuerdo de gobierno con PNV en Vitoria porque no hay diferencias "insalvables"

Socialistas y peneuvistas sabían desde que se cerro el pacto entre PNV y PSE tras las elecciones municipales de hace casi un año que estaban condenados a entenderse en materia de gobernabilidad también en el Ayuntamiento de Vitoria, la única capital de provincia que ha quedado fuera del entendimiento que ambas familias políticas practican desde los gobiernos de Bilbao y San Sebastián y las tres diputaciones forales. Y el pacto está prácticamente cerrado a falta de "matices" que en ningún caso van a arruinar la negociación.

Este jueves ha sido la líder del PSE-EE en Álava, Cristina González, la que ha puesto voz a una sintonía que se lleva madurando en las últimas semanas entre ambas ejecutivas parael consistorio alavés. González, que forma parte del Ejecutivo que encabeza en la Diputación de este territorio el peneuvista Ramiro González, ha confiado en cerrar pronto el acuerdo de gobierno con el PNV en el Ayuntamiento de Vitoria porque las negociaciones "van bien" y los "matices" que separan a ambas formaciones "no son insalvables".

El PNV tiene cinco concejales en el consistorio vitoriano sobre un total de 27, y gobierna en minoría con acuerdos puntuales con otras formaciones. La incorporación del PSE aseguraría a Urtaran y a su Gobierno municipal otros cuatro concejales y la tranquilidad de la que ya gozan tanto los regidores Juan Mari Aburto en Bilbao y Eneko Goia en Donostia. González sostiene que su partido ha constatado que el Gobierno municipal de Vitoria carece de la "suficiente estabilidad" y que los ciudadanos alaveses "se merecen un gobierno lo más fuerte posible".

¿Qué han planteado los socialistas alaveses al PNV?  Entre otras cosas aspectos tan genéricos como la necesidad de reforzar las medidas de apoyo a la recuperación económica y la generación de empleo, con iniciativas concretas en materia de comercio y turismo, entre otras. Además de solicitar un mayor esfuerzo en el fomento de la participación ciudadana y la transparencia, reclaman la recuperación de los servicios públicos "recortados" durante la etapa del PP y el impulso de una fiscalidad "suficiente y progresiva". En este capítulo, los socialistas defienden la necesidad de reforzar la lucha contra el fraude fiscal y de evaluar periódicamente los resultados de esa labor contra la evasión tributaria. Capítulos, todos ellos, con políticas ya encauzadas y engrasadas a nivel del territorio en la Diputación de Álava.

Entrada soterrada del TAV

Detalles como el reforzamiento de la capitalidad de Vitoria o la entrada soterrada del Tren de Alta Velocidad en la capital -asunto que también trae de cabeza a las otras dos corporaciones afectadas- formarían parte de la letra de un pacto que, a buen seguro, estará cerrado bastante antes de que se abran las urnas el próximo 26J. Sin olvidar acabar con los "guetos de la inmigración" en Vitoria o aspectos mucho más puntuales de política cultural.

Aunque González ha precisado que el pacto podría incluir tanto la entrada del PSE en un gobierno de coalición como quedarse exclusivamente en un refuerzo de la colaboración, desde fuera del Ejecutivo municipal, todo apunta a que los socialistas finalmente entrarán a gobernar conjuntamente con los peneuvistas. Es cierto que el PSE se lo ha tomado con calma y no la va a perder en los últimos compases de la negociación. De hecho, parecía más lógico que se hubiese aprovechado la salida de Borja Belandia, mano derecha del alcalde, en abril pasado para que  los socialistas de Peio López de Munain tomaran responsabilidades en el gobierno municipal vitoriano. Belandia renunció a todos sus cargos en el último Pleno de abril y con su marcha dejó libres las áreas de Urbanismo, Medio Ambiente, Hacienda y Seguridad Ciudadana, así como las presidencias de Tuvisa y el CEA. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha