eldiario.es

Menú

El PNV se borra del posible pacto con el PP

Solo un "giro de 180 grados" en las "políticas recentralizadoras" del PP y acuerdos en infraestructuras (TAV) o "nuevo estatus" o desandar la legislación en materia educativa y la 'Ley Mordaza' embarcaría al partido de Ortuzar en un acuerdo que ahora ven "imposible"

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Aitor Esteban destaca que hablarán "con todo el mundo" ya que podría haber una "mayoría condicionada" por el PNV

Aitor Esteban, portavoz penevista, llevará la negociación con los populares en el Congreso.

Lo han repetido en campaña hasta la saciedad los candidatos y líderes del PNV. "Vamos a hablar con todos", otra cosa es pactar, bien la investidura (o al menos la abstención en esa sesión) o la gobernabilidad ("muy, muy, muy difícil", sostienen todos los dirigentes consultados). Los resultados del 26J para partido que dirige Andoni Ortuzar les han dejado con grupo parlamentario, pero más debilitados (un escaño menos, al quedarse en cinco, 16.000 votos menos frente a diciembre y superados en votos y escaños por Unidos Podemos).

Con esos mimbres, y sobre todo con una victoria tan contundente del PP de Mariano Rajoy -14 escaños más- en el PNV se sitúan en los anillos exteriores de cualquier negociación. Otros partidos deben mover ficha, según los peneuvistas.

"Si después del 20D vimos los toros desde la barrera, ahora lo vamos a hacer desde la fila cinco. Se tiene que mover Rajoy, pero sobre todo tiene que decidir el PSOE", señalan desde Sabin Etxea, el cuartel general de los peneuvistas. De esta manera, el PNV quiere borrarse desde un principio de la negociación que, a buen seguro, abrirán los populares.

Aitor Esteban, el hombre fuerte del PNV en Madrid, irá a todas las reuniones a las que sea convocado. El primer contacto, desvelado por el propio Mariano Rajoy al día siguiente de las elecciones, corrió a cargo de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. No fue más allá de una primera toma de contacto.

El propio Aitor Esteban, a pocos días de cerrar las urnas, dijo en la entrevista con este diario, lo que están repitiendo ahora todos los líderes del partido una vez conocidos los resultados: " Lo he dicho desde el primer día de campaña, con el PP van a tener que girar completamente. En la medida de que la 'agenda vasca' esté presente será o no posible. Si siguen con las políticas recentralizadoras, lo tienen crudo con nosotros. En una investidura voy a ir a temas concretos", precisó Esteban.

Pero entonces no se conocía ni el extraordinario resultado de Rajoy, ni se había dilucidado aún el 'sorpasso' que finalmente no se ha producido de Unidos Podemos al PSOE, ni tampoco que el eje de izquierdas -donde objetivamente el PNV se siente más cómodo que en el otro eje posible de pacto PP-Ciudadanos- fuera a salir más debilitado, como así ha ocurrido.

En todo caso, el brazo derecho de Ortuzar, Koldo Mediavilla, ha querido aclarar el punto de partida: lo ve "imposible": para que el PNV llegara a un acuerdo con el PP tendrían que cambiar mucho las cosas. Hoy por hoy, su dinámica de enfrentamiento a lo vasco, al autogobierno, lo hace imposible".

Las equivocaciones de Sánchez e Iglesias

El PNV cuenta además ahora con otra certeza que desconocía hasta que se abrieron las urnas el domingo: el PSE-EE, lejos de derrumbarse, ha salido bien parado de la liza electoral: ha recuperado 16.200 votos desde las forales del año pasado y casi 60.000 respecto de los comicios europeos. En el cuartel general del PNV quieren cerrar el círculo de la gobernabilidad en Euskadi con un acuerdo con los socialistas de Idoia Mendia para el Ejecutivo autonómico, partido con el que ya comparten Ejecutivos en las tres diputaciones forales, las tres capitales y otros ayuntamientos. Y esa recuperación del voto socialista permitiría no tener que ensayar pactos de laboratorio en Madrid. Al menos para la investidura.

En el PNV siempre han pensado que tanto el PSOE como Podemos se equivocaron tras el 20D, el primero por pactar con Ciudadanos y el segundo por poner unas líneas rojas inasumibles para Pedro Sánchez. Ambas estrategias, según el PNV, han allanado el camino a Rajoy para volver a La Moncloa. Pero en ese viaje, los peneuvistas no quieren tener papel alguno.

¿Quiere todo esto decir que el PNV no va a jugar la partida de Madrid? Quien piense eso no conoce a un partido que ha pactado con todos -lo hizo en la primera investidura de José María Aznar en 1996- y que supo sacar buen provecho a los diputados del Grupo Vasco cuando José Luis Rodríguez Zapatero les necesitó para sacar adelante sus Presupuestos. "Yo no me siento cómodo votando con el PP", admite en privado una de las personas que se sentará con los populares. Pero el PNV irá donde le llamen y sus exigencias crecerán en función del grado de necesidades que tenga su interlocutor.

Las opciones de un acuerdo PNV-PP son ahora "imposibles". Andoni Ortuzar estará fuera toda esta semana. Se encuentra en el Smithsonian Folklife en Washington. La negociación la dirigirá Aitor Esteban, aunque lo mismo que el presidente del PNV viajó a Madrid para estar con los líderes que solicitaron su apoyo después del 20D, lo volverá a hacer sin problema. Lo único que el PNV tiene claro es que unas terceras elecciones serían un suicidio para "los cuatro magníficos", como denominan a PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos, pero también para el país en general.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha