eldiario.es

Menú

Una decisión irregular del alcalde de Vitoria perdona dos millones de euros a Michelin

Javier Maroto rebajó el 30% del IAE a la multinacional sin que esta lo solicitara en 2006, cuando era concejal de Hacienda, y la decisión se ha mantenido automáticamente hasta 2012, siendo el alcalde de Vitoria.

La denuncia de estos hechos ha llegado a los tribunales, que estudian nueva documentación presentada por el demandante para reabrir un expediente archivado provisionalmente.

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Una decisión irregular de Javier Maroto ha provocado que el Ayuntamiento de Vitoria haya perdonado a la empresa Michelin un 30% del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) que han de pagar algunas pymes y todas las grandes empresas. Esta bonificación, basada en la utilización de energías renovables, ha supuesto a las arcas públicas dejar de ingresar unos dos millones de euros entre 2006, año en el que Maroto aprobó la rebaja siendo concejal de Hacienda, y 2012, con el popular ya en la Alcaldía. La denuncia de estos hechos llegó en su día a los tribunales donde se archivó de forma provisional, pero según ha podido saber eldiarionorte.es la aparición de nuevas pruebas ha permitido a los demantantes presentar un recurso de reforma, aún sin resolver, para reabrir el expediente.

La bonificación del coste del IAE fue aprobada a instancias del propio Partido Popular en las Ordenanzas fiscales para el ejercicio 2006, autorizadas por el Pleno de la capital alavesa el 23 de diciembre de 2005. La medida, impulsada para reducir el uso de energías no renovables en la industria vitoriana, estaba premiada con el ahorro del 30% de la cuota anual del impuesto. En el texto legal se indicaba como inexcusable que dicha aprobación de la rebaja tenía "carácter rogado", es decir debía ser solicitado por la empresa; "no tendrá carácter retroactivo" y el expediente debería pasar por "el Servicio de Gestión Tributaria" que elaboraría la "propuesta de Resolución al órgano que compete adoptar el acuerdo de concesión o denegación".

Sin embargo, en el caso de Michelin, no consta en la documentación oficial ninguna solicitud escrita ni en 2005 ni en 2006. A pesar de ello, Javier Maroto, aplicó la rebaja directamente y de oficio para el ejercicio 2006 a través de una Resolución del 27 de noviembre del mismo año. Es decir, de acuerdo a la documentación que consta en el expediente de esta Resolución, incumplió la norma en cuanto a que no hay petición de la empresa, a la aplicación retroactiva del descuento y la necesidad de un informe técnico previo del Servicio de Gestión Tributaria.

"La empresa ya se ha beneficiado del máximo de años que contempla la Ordenanza, los cinco y por ello ya no podía acogerse a más bonificaciones", señalan desde el Ayuntamiento. Pero en realidad la empresa se ha beneficiado siete años.


En el año 2007 apareció la primera solicitud escrita de Michelin (MEPSA, en su denominación oficial), datada en el registro el 5 de enero del mismo año, por lo que no podría ser aplicada ese mismo ejercicio. No obstante, el Ayuntamiento le aplicó la rebaja a pesar de estar solicitada fuera de plazo, sin el informe técnico preceptivo y sin el aval del Servicio de Gestión de Tributos. A partir de este momento, la bonificación se incluyó en la matrícula de la empresa (el formulario que calcula de forma automática la cantidad que la empresa debe pagar de IAE) y se aplicó el descuento, incluida la época socialista en la Alcaldía, hasta el año 2012 que fue anulada dicha bonificación. Dado que la inclusión en la matrícula debe ir precedida de un acto administrativo expreso, y que solo existe el firmado en 2006 de forma irregular, todas las bonificaciones podrían incurrir en un vicio de nulidad.

En el año 2013, tras la modificación de la ordenanza, se excluye la bonificación a Michelin sin que tampoco haya expediente ni motivación y sin que la empresa haya presentado ningún tipo de recurso.

Incongruencia y contradicción municipal

Desde el Ayuntamiento encuentran explicación a este último punto. "La empresa ya se ha beneficiado del máximo de años que contempla la Ordenanza, los cinco y por ello ya no podía acogerse a más bonificaciones", relatan las fuentes consultadas del Gabinete de Javier Maroto Pero en realidad la empresa se ha beneficiado siete años, de 2006 a 2012 ambos incluidos, y en las ordenanzas de dichos ejercicios no aparecía en ningún sitio que el plazo máximo fuese de cinco, que en cualquier caso se hubiese superado. A la espera de realizar más averiguaciones sobre los hechos denunciados, las mismas fuentes sostienen que el hecho de no haber solicitado expresamente la bonificación, no implica la pérdida de la deducción porque las ordenanzas de entonces "no contemplaban tal requisito y así nos lo ha asegurado el concejal de Hacienda", contradiciendo al artículo 33º del texto de la propia norma del año 2006, el primero que se aplicó el beneficio.

Por su parte fuentes autorizadas de Michelin han asegurado a eldiarionorte.es que la solicitud de la empresa " se presentó por escrito, de acuerdo a derecho, en plazo, estando bien fundamentada y argumentada, y cumpliendo con los requisitos necesarios. La bonificación fue concedida y aplicada durante los años de vigencia, siguiendo disposiciones tributarias municipales". Explican que la planta de Michelin en Vitoria-Gasteiz dispone de una central de ciclo combinado con una instalación de cogeneración de energía que genera cerca de 40 MW. "Esta instalación se creó con la finalidad de consumir menos gas y menos energía no renovable, y ser así todavía más respetuosos con el medio ambiente. Con esta central modélica en funcionamiento, Michelin solicitó, en su momento, la bonificación establecida en la Gestión Tributaria del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz", concluyen las fuentes de la multinacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha