eldiario.es

Menú

El 'chollo' de participar en la política

Varios altos cargos han cobrado importantes cantidades de dinero público por ocupar puestos 'fantasma' de asesores.

El actual presidente del PNV de Álava, Xabier Agirre, percibió 300.000 euros entre 1999 y 2004 por su cargo de asesor del Gobierno vasco pero iba a la sede de Lakua a recibir clases de euskera.

Una ex consejera del Ejecutivo vasco, Anjeles Iztueta, también permaneció en un puesto de funcionaria durante tres años sin casi ir al trabajo, periodo en el que percibió cerca de 200.000 euros.

- PUBLICIDAD -
El PNV consensuará un punto de partida para lograr un nuevo estatus para Euskadi

El presidente del PNV de Álava, Xabier Agirre.

El caso del ex alto cargo del PNV que ha cobrado 210.000 euros de una empresa pública en los últimos tres años sin ir a trabajar no es el único. En Euskadi ha habido episodios similares de significados políticos. El actual presidente del PNV de Álava, Xabier Agirre, cobró cerca de 300.000 euros durante cinco años (entre 1999 y 2004) como asesor del Gobierno vasco sin apenas acudir a trabajar y lo mismo hizo la ex consejera de Educación del Ejecutivo vasco, Anjeles Iztueta, (de Eusko Alkartasuna, partido integrado en Bildu), quien percibió alrededor de 200.000 euros durante tres años como funcionaria del área de Industria sin casi ir a su puesto.

Agirre, quien fue el anterior diputado general de Álava, cobró entre 1999 y 2004 con rango de viceconsejero, según la información que tiene eldiarionorte.es. Entró en enero de 1999 y permaneció hasta marzo de 2004. Los funcionarios del área de Agricultura se enteraron de su situación porque durante unos meses acudió a la sede del Ejecutivo en Vitoria a recibir clases de euskera. El Boletín Oficial del País Vasco no publica los nombramientos de los asesores de las consejerías, a diferencia de los otros altos cargos como viceconsejeros o directores, con lo que pueden ser conocidos solamente por el consejero, quien firma el nombramiento, y el propio asesor.

Xabier Agirre fue uno de los pocos cargos de la consejería de Agricultura que utilizó las clases de euskera. El departamento pagaba por este servicio cerca de 30.000 euros al año a dos  euskaltegis, uno de Vitoria y otro de Bilbao. "Solía ir una vez a la semana. El consejero nunca la utilizó y los directores, casi nunca. Se pagaba ese dinero por nada, porque los profesores no venían si se les avisaba que no había nadie para recibir las clases", precisan funcionarios del Ejecutivo vasco.

Agirre mantuvo el cargo de asesor en Agricultura hasta marzo de 2004 y desde entonces ha mantenido cargos públicos o políticos. En 2004 pasó a ser parlamentario del PNV en sustitución de Emilio Olabarria. Siguió en la Cámara hasta febrero de 2005. Entre mayo y octubre de este último año fue asesor de Sanidad, cargo que dejó al regresar como parlamentario, también como sustituto, esta vez de Javier Balza. De forma paralela, Agirre fue también juntero alavés (1999-2003) y miembro de la ejecutiva nacional del PNV (2000-2004). "Es una práctica habitual en la Administración que cobren de ella personas que, en realidad, trabajan para el partido, o simplemente para pagar favores. También ocurría con algunos funcionarios, que no iban a su puesto", agregan las fuentes informantes. En julio de 2007, se convirtió en diputado general alavés y desde marzo de 2012 es el presidente del PNV de Álava, pese a haber quedado tercero en las elecciones forales de ese año.

Cuando se difundió este caso, en 2010, Xabier Agirre aseguró que asistía “a todos los consejos de dirección” del Departamento de Agricultura y que su presencia en Lakua “era habitual”. “Jamás me he ganado la vida sin trabajar”, afirmó.

La ex consejera Iztueta

Anjeles Iztueta, quien fue consejera de Educación por Eusko Alkartasuna entre 2001 y 2005, cobró cerca de 200.000 euros brutos durante tres años (de junio de 2006 a mayo de 2009) como funcionario del área de Industria sin apenas ir al trabajo. Sus repetidas ausencias laborales (a diferencia de los asesores tenía que fichar) causaron un gran malestar ente sus compañeros y un director general de Industria del entonces Gobierno Ibarretxe trató de encubrir el caso en 2009 antes de que llegase el Gobierno socialista.

Iztueta tiene plaza en el Eustat, el Instituto Vasco de Estadística, pero en 2006 pidió una comisión forzosa para el área de Industria, a donde apenas no iba a trabajar, según los testimonios de sus entonces compañeros. En 2007, se le trasladó al Parque Tecnológico de Álava, donde, según las mismas fuentes, acudía a su puesto “cuando y como quería” y sin ningún control horario. El traslado al Parque Tecnológico no constó en la consejería de Administración Pública, encargada de estos asuntos. En 2009 volvió a su puesto en el Eustat, donde ha trabajado estos años con normalidad y cumpliendo su horario habitual. Al difundirse estas irregularidades a mediados de 2010, Iztueta se limitó a afirmar que “he cumplido mi trabajo fielmente”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha