eldiario.es

Menú

La Inspección de Trabajo cerca a Novia Salcedo por irregularidades con los contratos de becarios

Se han abierto una veintena de actas por el empleo fraudulento de becas para suplir a trabajadores fijos, la más importante la del Guggenheim

La fundación ha roto relaciones con el lehendakari y enfadado al Gobierno central mientras prepara un plan internacional de empleo juvenil

- PUBLICIDAD -

La Inspección de Trabajo lleva varios años haciendo un seguimiento exhaustivo de la fundación sin ánimo de lucro Novia Salcedo, dedicada principalmente a ejercer de intermediaria entre empresas y jóvenes para la concesión de becas laborales y cuyo principal ámbito de influencia es Bizkaia. Según fuentes cercanas a estas investigaciones, se han levantado del orden de una veintena de actas por irregularidades con los jóvenes por “encubrimiento de una relación laboral con un contrato de beca”. Algunas de esas inspecciones –la más sonada fue la del Guggenheim este mismo año- han sido ratificadas ya por los tribunales y han recaído sanciones tanto para la empresa como para la fundación. Otros procedimientos siguen abiertos y también ha habido casos en que los afectados se han desdicho y las denuncias han decaído al no quedar probado el fraude laboral.

Las fuentes consultadas sostienen abiertamente que “hay un mercado laboral paralelo de becarios” para suplir a un menor coste muy inferior a trabajadores fijos, una práctica que se ha disparado con la crisis. Bajo el paraguas de una normativa de 2011, las grandes empresas (las más importantes de Bizkaia) acuden regularmente a Novia Salcedo y ésta les procura perfiles de jóvenes titulados a los que pagarán entre 600 y 900 euros mensuales durante un máximo de un año. También abonan un porcentaje a la intermediaria en concepto de gastos de gestión. Estos alrededor de 8.000-10.000 euros anuales, además, gozan de un trato fiscal ventajoso para las compañías, ya que se computa como “donación” a una entidad sin ánimo de lucro y no como coste de personal. “Nada los diferencia de una ETT al uso”, reconocen a eldiarionorte.es desde el entorno de la entidad social, que goza de cierto prestigio al tener como patronos a personalidades de relevancia social y económica y al haber recibido la visita de la Casa Real en varias ocasiones para sus grandes eventos. Anualmente, Novia Salcedo puede llegar a movilizar más de medio millar de puestos.

La Inspección de Trabajo, después de años de girar visitas a numerosos centros de trabajo y oficinas, ha descubierto que muchos jóvenes “van con máster y curriculum envidiable a una empresa y allí les dicen que sólo tienen puesto de becario” que deberán solicitar a través de Novia Salcedo. Sin embargo, según ha constatado una joven a este periódico, al llegar a la empresa su función es la ordinaria de cualquier compañero, lo que incluye jornada completa y libre disposición, nada de trabajo tutorizado como las becas universitarias.

Así las cosas, desde hace unos años, las sanciones laborales no recaen sólo sobre la compañía que suple trabajadores con becarios, sino también de forma “solidaria” en la intermediaria. “En un caso aislado te entra la duda, pero, si son decenas, es evidente que tiene una responsabilidad. Puede ser una cesión ilegal de trabajadores”, afirman quienes conocen los distintos expedientes abiertos. Y añaden: “Lo crudo es que no hay becarios en charcuterías o pequeñas empresas, sino en las más grandes y prestigiosas, que tienen todos los recursos del mundo”.

El caso más sonado, ratificado por el Tribunal Superior de Justicia a principios de 2016 tras un larguísimo recorrido judicial de unos cinco años, fue el del museo Guggenheim y sus becarios. En una de sus inspecciones sorpresa, los funcionarios (antes del Estado, ahora transferidos a la comunidad autónoma) detectaron que, por ejemplo, en el servicio de atención al visitante había un solo empleado con dos becarios y dos interinos de una ETT.

Pero es igualmente cierto que en los tribunales no todas las actas han corrido la misma suerte. “En principio, los becarios no son un colectivo propicio para denunciar. Con la beca, compran un boleto de lotería para luego conseguir un contrato y si denuncian rompen ese billete”, indican quienes conocen las investigaciones abiertas. Asumen también que “a veces el becario se desdice” en el juicio, por lo que los jueces no tienen elementos para probar la existencia de una relación laboral fraudulenta.

En todo caso, el Consejo Vasco de la Juventud ya ha manifestado formalmente también su preocupación por las precarias condiciones laborales de estos becarios. Algunas voces demandan poner fin a un modelo “paternalista” e impulsar verdaderas políticas activas de empleo para las nuevas generaciones. Los sindicatos tampoco tienen ninguna relación con Novia Salcedo e incluso han realizado algunas denuncias públicas.

Conflictos políticos y diplomáticos por el proyecto Pegasus

En paralelo, Novia Salcedo está inmersa en el denominado ‘proyecto Pegasus’, por el cual se pretende que la ONU declare la “década del empleo juvenil” y que designe como sede de la iniciativa a la ciudad de Bilbao. En el plan colaboran las principales instituciones, incluida la Casa Real y los Gobiernos central y vasco. Pero en los últimos meses se han sucedido los conflictos con la fundación.

En el caso del Gobierno de España, la gota que colmó el vaso fue que el patronato de la entidad, encabezado por el empresario Luis Cañada, se dirigiera a las cancillerías y jefaturas de Estado de medio mundo explicando el proyecto y solicitando apoyo para él saltándose todos los cauces y usos diplomáticos. Cañada, que a la vez es cónsul honorario de Noruega en España, ha sido expulsado asimismo del cuerpo consular de Bilbao.

En cuanto al Gobierno vasco, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha roto todas las relaciones con la fundación. El proyecto sobre empleo juvenil ha motivado infinidad de reuniones de trabajo entre las partes y el Ejecutivo autonómico está visiblemente molesto por el hecho de que Cañada haya aprovechado el proyecto para buscar con insistencia subvenciones para iniciativas privadas de otros miembros del patronato. Fuentes de Lanbide explican que no es de recibo que se haya pretendido poner en marcha un plan de expansión de una compañía concreta a costa de que la formación la sufraguen las instituciones públicas.

En la propia entidad, internamente, también se han producido momentos de tensión, con la salida de cualificados profesionales por diferencias con la dirección. En los últimos meses se han sucedido las voces que denuncian “nepotismo” y gastos superfluos en Novia Salcedo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha