eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

ENTREVISTA - José Antonio Sarría, presidente de la CEN

"En Navarra hay un interés desmedido por sacar casos de corrupción. Y ni hay tarjetas black ni nada en absoluto"

El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, José Antonio Sarría, repasa la situación económica, las acusaciones de corrupción en la CAN, la creación del Consejo de Diálogo Social y otras polémicas que afectan a la comunidad.

“En este país hay desconfianza por todo. ¿Por qué? No nos fiamos unos de otros, y es porque hemos visto que al pillo, al tramposo, le va bien”, valora.

Sobre el polémico Consejo de Diálogo Social, asegura que "me parece más importante decir sus funciones que preguntar cuánto dinero se le va a dar. Le garantizo que no supondrá un coste mayor para las arcas forales".

- PUBLICIDAD -
El presidente de la CEN, José Antonio Sarría.

El presidente de la CEN, José Antonio Sarría.

El caso Caja Navarra, la creación del Consejo de Diálogo Social, la reforma fiscal y la posible marcha de empresas de Navarra por la presión de los impuestos… La Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) tiene muchos temas sobre los que debatir y su presidente, José Antonio Sarría, rara vez da una declaración que no tenga repercusión. Esta vez no es una excepción. Porque asegura que no tiene constancia de corrupción política en la Comunidad Foral, que nada le escama en Caja Navarra, que las movilizaciones en el ámbito laboral no llegan a ningún lado y que, para mejorar la economía, es necesario lograr una mayor implicación de las plantillas y no hablar de derechos “como si el capital y el trabajo tuvieran que estar enfrentados”. Este es el repaso del portavoz de los empresarios a la actualidad navarra.

¿Cuál es su valoración de la situación económica en Navarra?

La economía, tanto la navarra como la española, están sensiblemente mejor que hace un año. Eso ya es una mejora importante con respecto a anteriores ejercicios. Y el desempleo va bajando, aunque lentamente. La pregunta clave es: ¿esto va a ser consistente? ¿Va a subir para volver a caer? Yo creo que no va a caer. No obstante, el desempleo es tremendo, muy grande. Estalló la burbuja inmobiliaria y un 50% de los desempleados de este país provienen de la construcción o de sectores vinculados a ella. Y este sector tendrá un crecimiento lento y nunca volverá a ser el que fue. De ahí que la industria y los servicios no sean capaces de asumir a todo ese personal. Por eso vamos a convivir con tasas de desempleo altas durante bastante tiempo.

¿Cree que los trabajadores  han perdido derechos durante la crisis?

¿Derechos? (Guarda silencio unos segundos). Mire, no me gusta nada hablar en esos términos. Yo creo que lo que los trabajadores han perdido es empleo, y lo que le duele a la ciudadanía es la dificultad para volver a encontrarlo.

Si es más difícil encontrarlo, es más fácil que, por ejemplo, no haya movilizaciones.

Las movilizaciones no solucionan nada. No tendríamos que hablar tanto de los derechos de los trabajadores y de los intereses de los empresarios, sino de lo que necesita la empresa en la que trabajamos. Nuestra empresa.

Para lograr una implicación mayor de la plantilla, ¿no debería cuidarse que, en época de vacas gordas, también se repartan mejor esos beneficios? Porque cuando la situación es negativa, está claro que sí se nota.

Pues hagamos que cambie eso. Debemos sentarnos a hablar. Habrá que, por ejemplo, exigir más información al empresario de cuando la situación es buena o no lo es tanto…

¿No cree que pesa la desconfianza?

Mire, en este país hay desconfianza por todo. ¿Por qué? No nos fiamos unos de otros, y es porque hemos visto que al pillo, al tramposo, le va bien. Y por eso hay dos efectos negativos: el pillo se reafirma en ese camino y quien no lo es, desconfía. Esto ocurre desde la escuela. También en los colegios se copia, y quien lo hace no se esfuerza y defrauda a sus compañeros y al profesor. Porque ese que copia en el examen, mañana igual, si tiene la oportunidad de hacer una factura sin IVA, puede que lo haga.

Que haya  empresarios que han dirigido la CEOE imputados o en la cárcel también contribuye a esta mala imagen.

Podría hablarme también de los políticos, que hay muchos más. Pero le digo que tanto los políticos como los empresarios son ciudadanos. ¿Cree que el político es especialmente corrupto? El problema es que el político tiene más oportunidades, y muchos nos deberíamos preguntar qué haríamos en esas situaciones.

Por esa regla de tres, en Navarra hay corrupción.

En Navarra no hay corrupción política de ese tipo. Cada comunidad tiene sus peculiaridades, y Navarra es una comunidad muy austera. Aquí a la gente no le gusta hacer exhibición de nada. Yo no he conocido corrupción de ningún tipo.

¿No le ha escamado nada del caso Caja Navarra (esta entrevista se realiza un día antes de publicarse que la Audiencia Nacional ha reabierto el caso de Banca Cívica)?

Es que en Caja Navarra no ha habido ningún caso de corrupción.

¿Y las dietas por asistir a reuniones o ver vídeos?

Mire usted, yo he formado parte de Caja Navarra. Y asistir a reuniones en las que se formaba al personal, y que te den no sé si era 400 o 700 euros brutos por ir a un consejo de esa naturaleza, empleando tiempo, y que haya tres o cuatro al año… ¿A usted eso le parece corrupción?

La cuantía es cuestionable.

Bueno, podrá haber opinión sobre eso, pero de corrupción nada. En Navarra hay un interés desmedido por sacar casos de corrupción. Y ni hay tarjetas black ni nada en absoluto. ¿En otros ámbitos? Yo no conozco.

También ha habido debate sobre el Consejo de Diálogo Social. Diario de Noticias, poco después de salir adelante este consejo, publicó que en la CEN había sueldos de 133.900 euros.

Hay un interés desmedido por sacar que no son. Como que el secretario general tenga un salario determinado, que eso sí que es verdad, ¿y qué? ¿A usted le parece que no es un salario acorde al director de una casa con una tremenda responsabilidad?

Pues mientras los salarios en general han caído, a cualquier ciudadano sí le llama la atención un importe de más de 133.000 euros.

Vaya a una empresa a ver lo que ganan.

¿No cree que hay una brecha importante entre quienes más ganan y los que menos?

Depende de las responsabilidades que cada uno tenga. Es la Ley de Mercado. Creo que es un salario razonable para la función que desempeña, y punto. Luego se saca, se debate… Cada uno hace su juego político, porque no me negará usted que detrás de este tema lo hay. Si quiere hablamos del Consejo de Diálogo Social.

Sí, claro. Los sindicatos ELA y LAB  han criticado su aprobación y acusan a la CEN, CCOO y UGT de repartirse importantes subvenciones y asegurar, de esta forma, que haya más paz sindical.

Mire, yo he estado en muchas empresas y me he sentado con personas con las que me separan muchas diferencias. Pero nos hemos respetado, nos hemos escuchado y negociado, hemos cedido y hemos alcanzado acuerdos. Y eso es lo que necesita la sociedad española.

¿Y ve más posibilidades de sentarse con UGT y CCOO que con otros sindicatos?

UGT y CCOO son sindicatos más representativos, tanto en España como aquí en Navarra. Yo me he sentado con todos los sindicatos, y he llegado a acuerdos con todos ellos, pero ELA y LAB fueron invitados al crear los primeros acuerdos y se marcharon. No quieren estar, porque consideran que va en contra del sindicalismo. Y fueron a los Tribunales y perdieron.

¿Para qué va a servir ese Consejo?

Creo que necesitamos el diálogo social. Este país necesita acuerdos. ¿Se imagina que, cuando el Gobierno de Navarra presenta la reforma fiscal, en lugar de decir todos que no se hubieran sentado a negociar?

Pero, por cerrar el tema del Consejo: ¿cuándo se va a saber cuánto va a costar su funcionamiento?

Me parece más importante decir qué funciones tendrá el Consejo que preguntar cuánto dinero se va a dar a esta gente. Yo no lo sé. Pero le garantizo que no supondrá más dinero para las arcas forales.

Los ciudadanos ven que, en general, los partidos están luchando entre sí para arrebatarse el poder y no se preocupan por las personas

Hablaba antes de la reforma fiscal. Usted dijo, al conocerse que no saldría adelante la propuesta de UPN, que había empresas que se estaban marchando de Navarra.

Creo que Navarra no podía quedarse como una isla, con unas condiciones notablemente inferiores a las del resto de España. Sobre la marcha de empresas, yo sí dije que hay empresas que se han marchado, por este y otros motivos. No es una cuestión generalizada, pero si no sacamos una reforma fiscal, ¿qué pasaría?

Pero habla más de un temor a la marcha de empresas que una constatación, entonces.

Sí. Ha habido pequeñas empresas que se han marchado, y otras que no están contentas con lo que ha ocurrido, evidentemente. Y lo dije en ese sentido.

Parece que  habrá acuerdo entre PSN y UPN sobre este tema. ¿Le parece positivo?

Que haya acuerdos políticos siempre es bueno. Pero, ¿no debería haberse logrado ese acuerdo al principio? En Navarra nunca ha habido mayorías absolutas, y no nos ha ido tan mal. Los ciudadanos ven que, en general, los partidos están luchando entre sí para arrebatarse el poder y no se preocupan por las personas. Y por eso la ciudadanía se harta y opta por otras alternativas. Eso es en buena medida por los casos de corrupción, pero también por ese guerreo continuo.

¿Le preocupa la irrupción de Podemos?

Me preocupa. Es que les he visto decir lo que no hay que hacer, pero no lo que sí. Hablan de nacionalizaciones, de pagar la deuda legítima pero no la ilegítima… Yo quiero para mis hijos algo mucho más sensato que eso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha