eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Demócratas quieren retrasar la "vía rápida" para los acuerdos comerciales de EE.UU.

- PUBLICIDAD -
Demócratas quieren retrasar la "vía rápida" para los acuerdos comerciales de EE.UU.

Demócratas quieren retrasar la "vía rápida" para los acuerdos comerciales de EE.UU.

El líder de la minoría demócrata en el Senado de EE.UU., Harry Reid, dijo hoy que su grupo bloqueará el debate de la llamada "vía rápida" para agilizar acuerdos comerciales hasta que se solventen antes otras cuestiones que consideran prioritarias.

Reid, que forma parte de un grupo de destacados demócratas que se oponen abiertamente a los acuerdos de libre comercio impulsados por el presidente Barack Obama, declaró a "The Huffington Post" que hay otras "dos cuestiones muy complicadas" que deben considerarse antes de estudiar cuestiones como el "fast track" o "vía rápida" para acuerdos comerciales.

Los dos asuntos que el Senado debe abordar de forma prioritaria, según Reid, son una ley para autorizar la dotación de fondos para autopistas y la renovación y modificación de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por su sigla en inglés).

"Creo que el comercio deberá esperar hasta que regresemos", afirmó Reid, en referencia al retorno de los senadores del receso del 23 al 31 de mayo, por lo que dio a entender que su intención es que la "vía rápida" no se empiece a debatir hasta junio.

La legislación conocida como "vía rápida", o Ley de Promoción del Comercio, allanará el camino para negociar acuerdos comerciales como el de Asociación Transpacífico (TPP) o el Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP) al facilitar y acelerar el proceso.

De salir adelante, permitiría que si el presidente Obama cumple en las negociaciones unos parámetros preestablecidos por el Congreso los tratados no podrían ser enmendados por el Legislativo, sólo aprobados o rechazados.

El objetivo fundamental del texto, que en principio tendría una validez de tres años, sería lograr de manera más expedita la entrada en vigor del TPP, que involucra a once países de América Latina y Asia central en el que sería el mayor acuerdo comercial de EE.UU. desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá (TLCAN).

A diferencia de lo que ha sido la dinámica habitual de la legislatura, Obama ha encontrado en esta cuestión el apoyo de la mayoría republicana en el Senado y la Cámara de Representantes, pero la oposición de gran parte de la bancada demócrata, encabezada por políticos influyentes como el propio Reid o la senadora Elizabeth Warren.

Warren, respaldada por los sindicatos y otros grupos afines, argumenta que las políticas que plantea el presidente beneficiarán a los grandes negocios estadounidenses pero afectarán irremediablemente a los trabajadores.

Por su parte, Obama asegura que tanto el TPP como el TTIP que está negociando con la Unión Europea no caerán en los errores del pasado, y garantiza que serán efectivos y contendrán líneas de protección para los trabajadores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha