eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El nuevo Gobierno griego marca diferencias en las medidas de seguridad

Se pretende poner coto a la violencia policial que ha marcado las manifestaciones de los últimos años

Unos 2.000 policías que hasta ahora ejercían como escoltas de altos cargos serán asignados a otro tipo de actividades

- PUBLICIDAD -
El nuevo Gobierno griego marca diferencias en las medidas de seguridad

El nuevo Gobierno griego marca diferencias en las medidas de seguridad

"Los gases lacrimógenos no deben perseguir a maestros y jubilados". Con esta frase el viceministro de Protección Ciudadana, Yanis Panusis, abría esta semana una nueva era en las fuerzas de seguridad griegas.

Panusis, que afirmó que la policía solo debe actuar si hay altercados, ponía coto así a la violencia policial que ha marcado muchas de las manifestaciones de los últimos años en Grecia.

Ya el nuevo ministro griego de Interior, Orden Público y Reconstrucción Administrativa, Nikos Vutsis, había dicho en su toma de posesión, una semana antes, que los policías que se encuentran en la primera línea de manifestaciones o custodiando estadios deportivos deben ir desarmados, como recordó que recoge el marco legislativo en vigor desde 1996.

"Vuestra confrontación con la gente en las manifestaciones ha generado una impresión de autoritarismo. Se trataba de directivas políticas y no de vuestra iniciativa", dijo Vutsis dirigiéndose en tono conciliador al cuerpo de Policía.

Una de las primeras muestras de este cambio se pudo ver el sábado, cuando varios miles de personas participaron en Atenas en dos manifestaciones opuestas, una organizada por el partido neonazi Amanecer Dorado y otra por colectivos izquierdistas, ambas marcadas por un discreto operativo policial.

Fue una imagen muy diferente a la que se vivió el año pasado, cuando la manifestación correspondiente terminó en disturbios, gases lacrimógenos lanzados por la policía y una persona herida de gravedad.

Esta vez, un cordón de seguridad formado por solo dos autobuses de la policía y una treintena de agentes, algunos de ellos desarmados, impedía el paso a los manifestantes izquierdistas hacia el lugar donde se concentraban los simpatizantes de Amanecer Dorado.

En las redes sociales, miembros de colectivos anarquistas llegaron a compartir bromas como "yo sin lacrimógenos no puedo trabajar" y fotografías de ellos mismos delante de las furgonetas policiales pintadas con aerosoles sin que los antidisturbios actuaran.

Un turista inglés repetía que se trataba de "un momento histórico" mientras fotografiaba a los pocos antidisturbios presentes sin el casco puesto y en posición relajada que esperaban tras los furgones policiales.

"Para llegar a lanzar gases lacrimógenos, las cosas tienen que haber llegado a un punto extremo", afirmó Panusis en declaraciones a la radio Vima.

En otra decisión simbólica tomada por el viceministro de Protección Ciudadana, el martes pasado, mientras el nuevo equipo de Gobierno se hacía la foto en las puertas del Parlamento, se retiraron las vallas que desde 2011, coincidiendo con las manifestaciones de indignados, se podían ver delante del edificio.

"Debemos demostrar que no tenemos miedo a la gente", explicó entonces Panusis en declaraciones a la televisión MEGA.

Panusis, así como también Vutsis y el viceprimer ministro, Yanis Dragasakis, rechazaron disponer de guardas de seguridad uniformados ante sus hogares durante las 24 horas del día, según afirmaron fuentes policiales al portal digital TheToc.

De hecho, unos 2.000 policías que hasta ahora ejercían como escoltas para altos cargos serán derivados a otro tipo de actividades próximamente, explicó Panusis.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, en una decisión tomada en este mismo sentido, abandonó el viernes su Ministerio montado en su moto y sin ningún tipo de escolta, tras haber mantenido una reunión con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

El viceministro de Reforma Administrativa, Yorgos Katrúgalos, afirmó que el Gobierno pretende vender los coches ministeriales blindados que se usaban hasta ahora, incluido el BMW valorado en 750.000 euros de reciente adquisición del anterior ministro de Exteriores y líder del Pasok Evangelos Venizelos.

A partir de ahora, además, el personal de seguridad griego podrá llevar tatuajes en el cuerpo siempre que, una vez uniformados, estos queden ocultos y no muestren significado político.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha