eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Punto y aparte

Sería precioso que no hubiera diferencias sociales entre unos y otros. Este debe ser nuestro objetivo para el futuro

- PUBLICIDAD -
C:\fakepath\sun-ball-tennis-court.jpg

Raqueta de tenis.

Parece poco, pero lo que ha conseguido Alex Hunt entra en los anales de la historia del deporte, más concretamente en el tenis.

Este neozelandés de veintitrés años es el primer tenista con discapacidad que consigue un punto ATP. El circuito tenístico profesional es duro y exigente, no entra cualquiera, pero con esfuerzo, tesón y las condiciones adecuadas, se pueden romper las barreras más duras. Hace unos años apareció la figura de Pistorius, el primer atleta con discapacidad física en competir con atletas sin discapacidad.

Estos hitos nos van acercando y difuminando fronteras. Es importante entender que la discapacidad es una circunstancia en la vida que en muchos casos limita, pero en otros muchos lleva a sacar lo mejor de nosotros. Es duro, qué duda cabe, pero esto añade un plus de energía para muchas personas que se quedan ancladas en el victimismo y da un halo de esperanza y energía para poder alcanzar una independencia lo mayor posible, dentro de las circunstancias de cada uno, claro.

Alex Hunt lleva persiguiendo este sueño desde los catorce años, sin apenas medios, patrocinio o entrenador. Apenas con una beca para estudiar en Estados Unidos se logró hacer un hueco entre los tenistas más conocidos de su país, aunque bien es verdad que no tiene mucha tradición en este deporte.

Lo importante de esta noticia es que se empieza a comprobar que el término discapacidad es un término erróneo, puesto que somos mucho más capaces en algunos terrenos que otras sin ella.

Es una noticia importante porque esto ayuda a tener una imagen más clara de lo que es una persona con discapacidad. Ayuda a dejar de vernos como personas desvalidas para empezar a vernos con respeto y valorando cómo es cada uno.

Porque en el fondo esto es lo que queremos, más allá de una independencia real y efectiva, queremos que se nos trate como al resto.

Aún queda. Alex Hunt contaba una anécdota en una entrevista hace unos días que, cuando era pequeño, el padre de una contrincante suya se quejó de que tener la mano ortopédica le ayudaba   y por eso ganó. Quedan prejuicios que desmontar. Queda mucho por hacer y trabajar para que tengamos una realidad igualitaria.

Este punto conseguido es un pequeño paso para Alex Hunt, pero un gran paso para todos nosotros, tanto retrones como sin discapacidad. ¿Será posible que la categoría discapacidad desaparezca de nuestra sociedad? Sería precioso que no hubiera diferencias sociales entre unos y otros. Este debe ser nuestro objetivo para el futuro. Este punto es algo grande. Este punto es un aparte en la Historia, del deporte y en general, que hará que por fin nos encaminemos para una sociedad más igualitaria en derechos. Como dicen los futboleros: "Este punto sabe a gloria".

Vuelvo a recordar, como siempre, que esto es un trabajo colectivo, que esto no se puede hacer solo desde un lado. Todos tenemos que trabajar por la inclusión porque nunca se sabe cuando se puede estar en el otro lado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha