eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Portugal y España: la derecha europea necesita salvar a Rajoy

La derecha europea teme que el PP pierda las elecciones del 20 de diciembre y que el nuevo gobierno español convierta a la península ibérica en una plataforma de disidencia con Bruselas

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Por muchas maniobras antidemocráticas que esté haciendo el presidente Aníbal Cavaco Silva, parece inevitable que dentro de unas pocas semanas en Portugal se forme un gobierno de izquierdas que se saltará varias las reglas impuestas por Bruselas. En más de un momento del último medio siglo, la peripecia política española ha estado influida por la del país vecino y ha influido en ella. La derecha europea teme que el PP pierda las elecciones del 20 de diciembre y que el nuevo gobierno español convierta a la península ibérica en una plataforma de disidencia con Bruselas. Que podría animar a otros países –particularmente a Francia, sea con Le Pen o con Hollande a la cabeza- a orientarse en esa misma dirección. Por eso ha venido de urgencia a Madrid. Para tratar de salvar a Rajoy a toda costa.

El hecho de que Silvio Berlusconi y Víktor Orban hayan brillado con luz propia en la reunión, a la que ciertamente tenían pleno derecho a acudir pues se trataba del congreso del PP europeo, es un buen indicador de que Angela Merkel debe estar realmente preocupada por lo que puede ocurrir. Porque en otras circunstancias, la canciller alemana habría hecho todo lo posible por distanciarse de esos dos personajes, que empañan la imagen de cualquiera que sea visto junto a ellos. De Berlusconi porque es un cadáver político –él y su partido, Forza Italia, que se hunde cada vez más en los sondeos- y cuya presencia pública es hoy sólo un recordatorio de la de la larga lista de sus desmanes. Y del primer ministro húngaro porque es el máximo exponente de la xenofobia europea y el principal oponente de la actitud compasiva hacia los refugiados que mantiene el Gobierno alemán.

El hecho de que Silvio Berlusconi y Víktor Orban hayan brillado con luz propia en la reunión es un buen indicador de que Angela Merkel debe estar realmente preocupada por lo que puede ocurrir

Pero Angela Merkel no ha tenido más remedio que formar frente común en Madrid con socios tan poco recomendables como esos. Y además ha tenido que compartir el protagonismo de la reunión con un Nicolas Sarkozy que está acosado por sus escándalos particulares y que aún no tiene seguro ni su nombramiento como candidato presidencial de la derecha y que si lograra ese puesto resultaría seguramente derrotado por la ultraderechista Marine Le Pen para pasar a la segunda vuelta.

La derecha europea no está precisamente en su mejor momento. El único líder de los países grandes que goza de buena salud política es David Cameron, pero la deriva de la política británica, y en particular la del Partido Conservador, le han colocado en un rumbo de colisión con Bruselas, por lo que en este momento no se puede contar mucho con él para grandes empeños comunes. Con todo, lo peor que le puede pasar a esa derecha es que el PP no consiga ganar el 20D.

Se desconocen las encuestas que manejan en Berlín y en Bruselas, pero es seguro que no deben ser tan tranquilizadoras como las que publican el ABC y La Razón. Entre los analistas más respetables del continente está muy difundida la sensación de que España va entrar en un periodo de turbulencia política que no va a acabar el 20D. Porque aún si ganara el PP, la suerte del gobierno que podría formar va a ser muy incierta, dado que en cualquier caso tendrá frente a él a una amplia mayoría del Congreso y el riesgo de una crisis parlamentaria pesará sobre su andadura desde el momento mismo de su constitución. Pero, con todo, lo peor para Angela Merkel sería que Rajoy perdiera las elecciones. Y es muy probable que en los gabinetes de la derecha europea eso se vea como una posibilidad real.

Lo que está ocurriendo en Portugal hace que esa hipótesis adquiera rasgos dramáticos para la derecha europea. Porque en el país vecino se están dando los pasos para que se instale en el poder un gobierno del Partido Socialista apoyado por el comunista y por el Bloque de Izquierdas, una formación que algunos denominan el Podemos portugués. Las negociaciones para el acuerdo entre esas tres fuerzas están prácticamente concluidas y algunos de los puntos más destacados del mismo –la subida del salario mínimo, la reducción del IVA, la devolución del sueldo recortado a los funcionarios, el aumento de los impuestos a las grandes empresas y a los tramos más altos del IRPF- indican bien a la claras que el gobierno portugués de izquierdas romperá abiertamente la disciplina de la austeridad que la CEE, el FMI y el BCE han impuesto desde hace años a Portugal.

No está claro cuando tomará posesión ese gobierno. El presidente de la nación, el muy derechista Anibal Cavaco Silva, está haciendo todo lo que está en su mano, y más, para impedir que eso ocurra. Yendo bastante más allá de sus atribuciones constitucionales, que no son pocas, en un discurso televisivo pronunciado el jueves, se empeñó en encargar la formación del Gabinete al actual primer ministro, el conservador Passos Coelho, argumentando que había sido el partido más votado en las generales, aunque no ha logrado acuerdos para tener una mayoría parlamentaria. Porque el Partido Socialista, que en los últimos tiempos ha girado a la izquierda bajo el nuevo liderazgo de Antonio Costa, le ha negado su apoyo. Dado que una amplia mayoría del PS ha refrendado el acuerdo con la izquierda –algo que también ha hecho indirectamente el Partido Socialista Europeo al subrayar el derecho de sus correligionarios portugueses a defender sus opciones-, el jueves el presidente Cavaco Silva no tuvo reparo alguno en llamar a la disidencia en el interior del PSP, despachándose además con los comunistas y el Bloque a los que prácticamente presentó como diablos altamente peligrosos.

Si todo ocurre según lo previsto, la propuesta de gobierno de la derecha será derrotada dentro de pocos días en el parlamento lisboeta. ¿Qué hará entonces Cavaco? ¿Hará un nuevo encargo al líder socialista o convocará nuevas elecciones? Habrá que verlo. Pero en todo caso, Portugal ya es un foco de inquietud mayúscula para los defensores de la ortodoxia europea de la austeridad y de los recortes. Antes fue Grecia, que a pesar de haber perdido el primer pulso con Bruselas, seguramente demasiado ambicioso, sigue gobernada por Alexis Tsipras. Y que justamente este viernes ha sido visitada por el presidente francés François Hollande, que dice que ha ido a Atenas “para ayudar” y que nunca ha estado de acuerdo con la dureza que Angela Merkel ha empleado con los griegos.

En definitiva, que no pocas cosas se están moviendo en la escena política europea. Pero lo que cambiaría de verdad el panorama político actual sería una derrota del PP el 20D. A ver qué más se le ocurre a la derecha europea para ayudar a impedirlo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha