Opinión y blogs

eldiario.es

A mí también me ha pasado: el machismo en las redacciones de los medios

Pertenezco a un oficio en el que hay más licenciadas que licenciados, más redactoras que redactores, y sin embargo muchos más jefes que jefas

A la enorme dificultad de ejercer un periodismo libre entendido como un servicio público se suma el gigantesco obstáculo de ser mujer en un mundo en el que el poder lo tienen casi exclusivamente los hombres

80 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Vídeo Micromachismos

Imagen del vídeo #Amítambién de Micromachismos.

Al hilo de la iniciativa #Amítambién de eldiario.es con un vídeo que recoge testimonios sobre situaciones machistas, algunas periodistas de distintos medios hemos intercambiado mensajes e impresiones sobre las escasas denuncias públicas que suele haber contra el machismo en nuestro oficio, a pesar de ser una profesión profundamente marcada por la discriminación salarial y laboral. Por eso me animo a compartir con ustedes algunas rutinas que, como tantas otras compañeras, he vivido como periodista desde que empecé a ejercer este oficio en los años noventa del siglo XX.  

A mí también me ha pasado ver cómo las jefas de redacción suelen tener un margen de maniobra inferior al de los jefes. Y cómo en voz alta solo se elogia el trabajo de ellos, mientras se silencia el de ellas.

A mí también me ha pasado ver cómo se quiere cosificar a compañeras, negándoles los espacios intelectuales. Se nos quiere para rellenar espacios, para hacer preguntitas, para asumir los marrones. Pero las cuestiones clave e importantes se asignan a los hombres. 

A mí también me ha pasado ver cómo a menudo a los compañeros que llegan de cubrir guerras se les recibe con un "qué valiente", "los tienes cuadrados, macho", "qué trabajo tan cojonudo", mientras que cuando regresamos nosotras suelen decirnos "lo habrás pasado fatal", "estás loca, ¿cómo no te viniste antes?" o "pobrecita".

A mí también me ha pasado ver cómo en reuniones de trabajo de jefes de diversas redacciones periodísticas cuando ellos hablan, se escucha; cuando ellas hablan (siempre son minoría) algunos juguetean con el móvil, otros se levantan o cuchichean, hacen chistes jocosos sobre lo que ellas plantean, interrumpen o cuestionan.

A mí también me ha pasado ver cómo una compañera asume responsabilidades laborales propias de una jefatura pero sin ascender de categoría ni cobrar por ellas. 

A mí también me ha pasado que algún compañero periodista occidental nos dijera a las reporteras en lugares como Bagdad, Kabul, Gaza, El Cairo o Beirut que, a medida que se acercaba una situación de cierto peligro, ese lugar no iba a ser el adecuado para nosotras.

A mí también me ha pasado que he tenido jefes que querían irse a la cama conmigo. Y que me surgieran problemas por no hacerlo. 

A mí también me ha pasado que, a pesar de tener una reconocida trayectoria, haya compañeros con menos experiencia que yo que sientan la necesidad de mandar sobre mí sin ser mis jefes, de cuestionar mis tareas, de decidir cómo tengo que hacer mi trabajo, de querer imponerme sus formatos. Y ha ocurrido que a veces los directivos se lo permiten. 

A mí también me ha pasado que cuando se produce un atentado islamista o pasa algo relacionado con el mundo árabe y musulmán los medios se olvidan de las excelentes arabistas y especialistas que hay en nuestro país y los hombres siguen copando las tertulias sin necesidad de saber absolutamente nada sobre el mundo árabe y musulmán. 

A mí también me pasa que, a pesar de estar especializada académicamente en Oriente Medio y de haber cubierto la región desde hace muchos años, he tenido jefes que, sabiendo apenas nada sobre el tema, me negaron espacios dignos para publicar sobre ello y optaran por dárselos a otros compañeros sin estudios ni experiencia al respecto. 

A mí también me ha pasado ver cómo se excluye a las mujeres jefas de ciertas reuniones importantes. 

Yo también me he encontrado a compañeras llorando en el baño del trabajo porque algún jefe las había humillado en público. 

A mí también me ha pasado que quieren que me crea el cuento de que la liberación de las mujeres pasa por estar doblemente explotadas, con jornadas eternas, salarios más bajos, techo de cristal y maltrato laboral. Pertenezco a un oficio en el que hay más licenciadas que licenciados, más redactoras que redactores y sin embargo muchos más jefes que jefas. 

A mí también me ha pasado que, cuando planteo otro modelo de trabajo más humano, más eficaz, más sano, alguien me acuse de no querer asumir las dinámicas de trabajo o incluso traten de venderme la moto de que la libertad de la mujer consiste en estar dispuesta a entregarse a los caprichos del mercado laboral hasta las últimas consecuencias: la liberación entendida a través del lema "todo por y para la empresa". Hasta que prescinda de ti. 

A mí también me ha pasado pensar a menudo que dejo definitivamente esta profesión, porque estoy cansada de luchar tanto. Porque a la enorme dificultad de ejercer un periodismo libre entendido como un servicio público se suma el gigantesco obstáculo de ser mujer en un mundo de estructuras patriarcales en el que el poder lo tienen casi exclusivamente los hombres.

A mí también me pasa que creo en otro mundo posible en el que se pueda trabajar con respeto hacia las mujeres, con capacidad de escucha, con confianza, complicidad y compañerismo, de igual a igual.

A mí también me pasa que cuento con el apoyo no solo de muchas compañeras, sino también de muchos compañeros que entienden que no hay valor menos transformador que querer quedar siempre por encima. A mí también me pasa que quiero creer que contarlo sirve para mejorarlo. Para que deje de pasar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha