La portada de mañana
Acceder
La hora de Casado: el discurso de Abascal allana el camino al 'no' del PP
El estado de alarma, principal escollo en la negociación de Sanidad con las Comunidades
Opinión - Fact-check para Trapero, por Elisa Beni

El transporte público colectivo a demanda, más cerca

El modelo de transporte cambiará en Andalucía.

Andalucía se unirá en breve a un nuevo concepto: el transporte público colectivo a demanda. Los habitantes de las localidades con baja densidad de población ya no tendrán una línea regular de autobús como hasta ahora. Los vecinos, dentro de unos meses, tendrán que llamar antes al bus o al taxi, dependiendo del caso, para que se desplace hasta su localidad. Ya no habrá autobuses vacíos de 50 plazas circulando por las carreteras andaluzas. Los pueblos que no contaban con servicio de taxi regular contarán con uno ajustado a su medida.

En la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta aseguran que el modelo de transporte público colectivo a demanda es una solución sostenible y económica para lugares donde el modo de transporte no se corresponde con el número real de viajeros. Los responsables de la Junta se refieren a zonas donde un autobús no es necesario para cubrir una ruta porque nunca se ha llegado a superar el número de plazas ofertadas en el vehículo. De este modo, el cambio comenzaría a realizarse en las zonas con menos población y en las que los autobuses no llegan a llenarse nunca, “sobre todo en las provincias de Jaén y Málaga”, donde la Junta ya está estudiando la posibilidad de implantar el sistema para dar “respuestas reales a la necesidades reales y con los medios apropiados”.

Este sería el caso de municipios como Faraján (Málaga), de 308 habitantes. Su alcalde, Fernando Fernández, dice que el autobús “pasa los lunes, miércoles y viernes, pero la mayoría de las veces sólo se sube un cliente o dos e incluso muchas veces ninguno”. El edil asegura que la empresa está asumiendo todos los costes. “Han intentado que el Ayuntamiento aporte algo, pero nos es imposible”, explica. El nuevo modelo que la Junta pretende implantar le parece “una buena idea porque ahorraría viajes en vano, siempre que no suponga ningún coste para las arcas municipales”.

En Salares, de 250 habitantes, la idea no ha gustado. “Eso sería un desastre”, dice Ángel Fernández, alcalde de la localidad malagueña. “La gente está acostumbrada a su autobús todos los días de las 6.45 horas y se montaría la revolución”. El primer edil reconoce que desde hace varios meses están intentando negociar con la empresa de transportes de la zona “porque nos han indicado que venir aquí no les sale rentable, que pierden dinero, y es entendible, porque el autobús se va muchas veces vacío”. La solución que están intentando encontrar en este pueblo es que el transporte escolar también pueda llevar pasajeros. “Hemos hablado con la Junta y estamos en negociaciones para ver si pueden ofrecernos una solución”, señala.

Financiación

FinanciaciónEl modelo ya funciona en otras regiones como Castilla-La Mancha, Castilla-León y GaliciaCastilla-León, aunque el sistema que el Gobierno andaluz pretende instalar sería más parecido al de Navarra, porque en esta comunidad las concesiones establecidas introducen otros medios de transporte público como taxis o microbuses. Navarra ha apostado por el modelo en el que los municipios de difícil acceso tengan conexiones directas con los pueblos principales de la comarca y desde allí ofrecer servicios regulares tradicionales. El único inconveniente para los ayuntamientos de la sería la financiación, ya que la mayoría corre con buena parte de los gastos para subvencionar el servicio (un 35% y un 65% respectivamente). En Andalucía, aún se debe de estudiar cuánto costará a las arcas municipales y autonómicas, aunque estas cifras serían el punto de partida.

Valeriano Díaz, director de la empresa Alsa en Andalucía tiene claro que “todo cuesta”. La diferencia está, matiza, “en si se paga en el billete o se abona a través de impuestos”. La empresa más importante de Andalucía en transporte por carretera, que cada año sólo en el interior de la comunidad desplaza aproximadamente a 22 millones de pasajeros, se muestra interesada en la utilización de las nuevas tecnologías para adecuar la oferta y la demanda. “Nuestra única petición es que estas nuevas implantaciones se consensuen con el operador, ya que somos los que conocemos la realidad y tenemos mucho que aportar en el desarrollo de un transporte más sostenible”. Alsa tiene 1.100 empleados en la región andaluza y ya trabaja con modelos a demanda en varias zonas de Cataluña y Castilla-León.

Carlos Díaz, propietario de Autocares Carlos, una empresa mucho más modesta y que realiza trabajos para municipios con poca población, piensa que “el sistema no tiene lógica”. Para el empresario, contar con un conductor y un autobús reservado para determinados días y después no recibir ningún servicio no le soluciona nada “porque tengo que pagar el conductor y el autobús por si alguien llama, los costes serían más o menos los mismos”. La solución para Díaz pasaría por recibir una subvención como tienen otras grandes empresas. “El pequeño empresario también necesita ayuda”, apostilla.

Convenios

ConveniosEn cuanto a la implantación del sistema en Andalucía, la Junta tiene previsto introducirlo a través de los acuerdos de concesión de transportes público colectivo por carretera, algo que se irá produciendo en los próximos meses “conforme se vayan renovando las concesiones”. El sistema a implantar dependerá en cada uno de los casos, pero el móvil e Internet serán las herramientas que los vecinos tendrán que utilizar a partir de ese momento si quieren que el autobús pase por su pueblo.

La ciudad de Granada, por su parte, será la primera en imponer un modelo parecido en una capital andaluza. El Ayuntamiento, que está redactando un nuevo Plan de Movilidad Urbana, ya ha anunciado que establecerá autobuses a demanda en aquellas zonas más alejadas de la capital y con menos población. La concesionaria del transporte implantará postes especiales donde los usuarios “picarán” sus bonobuses, lo que hará que el conductor del autobús reciba un mensaje que le indicará que en esa parada hay gente esperando. Sólo entonces acudirá a esta zona. El modelo se probará en la Zona Norte y Camino de los Neveros. En Tarragona la idea ya está funcionando.

Etiquetas
Publicado el
17 de abril de 2013 - 19:30 h

Descubre nuestras apps

stats