Agricultores andaluces acusan a la Confederación del Guadalquivir de “especular” con el agua

Regadío. Foto de archivo.

Ya no solamente piden "precios justos para el campo" sino un reparto adecuado del agua ante el déficit hídrico que sufre la Cuenca del Guadalquivir y la situación de sequía extraordinaria aprobada recientemente. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Andalucía (COAG) ha presentado varias alegaciones al Proyecto de Plan Hidrológico de la demarcación del Guadalquivir 2022-2027 porque considera que la CHG, que depende del Ministerio de Transición Ecológica, no tiene por qué hacer una planificación de los cultivos que va "en perjuicio de las agriculturas tradicionales". "Una jugada sucia para quedarse con el agua", han criticado. "Un expolio a la agricultura tradicional para los fondos de inversión y cuatro listillos", han denunciado.

COAG se suma a la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), que considera igualmente que el nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir pone una "alfombra roja" a los cultivos superintensivos en detrimento de la igualdad entre regantes. Según han denunciado esta martes en rueda de prensa en Sevilla el secretario general de COAG Andalucía, Miguel López, y su secretario de Organización, Eduardo López, la propuesta que será elevada al Gobierno de España va "en contra de la política de ahorro" y , entre otras cuestiones, actúa "bajo la presión del capital financiero que invierte en agricultura y sistemas agrícolas societarios, especulan con los recursos y distorsionan el funcionamiento de los mercados", que están "posando sus tentáculos" en las producciones porque ven "un valor seguro". "Especulación y choriceo", ha resumido López, visiblemente enfadado ante el proyecto de la CHG, que augura "un enfrentamiento sin precedentes en el sector" y una "crisis tremenda" por el uso de los recursos hídricos, a sabiendas que los embalses de Andalucía siguen bajando sus reservas a espera de lluvias y tienen un 6,9% menos de agua que hace un año.

La sequía y la emergencia climática colaborarán en una gestión del agua "más difícil" y en que el sistema productivo agrario se vea sometido a un estrés hídrico que hace que el citado Plan, que prevé reducir el déficit hasta 430 hm3 en 20 años, tenga una gran importancia en el horizonte de seis años para evitar el colapso, han alertado los agricultores, que aseguran que por muchas razones tiene que ser "eficiente, eficaz y transparente" para "cuidar al tejido productivo, fijar la población al territorio y generar empleo, bienestar social y riqueza". "El proyecto no corrige el déficit hídrico de la cuenca", ha avisado Miguel López. A su juicio, la CHG está "disfrazando" un "supuesto ahorrro" del agua "incentivando cambios de cultivo", fomentando "una modificación al alza de las dotaciones" y favoreciendo "modelos intensivos de producción y ampliaciones de superficie" en lo que es "el mayor tejido productivo que tiene Europa".

"Esto no es un plan de ahorro sino todo lo contrario"

"¿Quién es la CHG para hacernos la planificación agraria y orientarnos los cultivos?", ha enfatizado Miguel López, quien le pide a la Confederación un mayor control sobre el destino del agua, la gestión de las comunidades de regantes y los regadíos ilegales, y no "destrozar la economía" y "engañar" con "cifras falsas". Las consecuencias, si no, serán "una precariedad y unos enfrentamientos insostenibles", entre otras cosas por incentivar el cambio de cultivo a leñosos intensivos de bajo consumo y alto valor añadido, fundamentalmente olivar y almendro, "quitando el agua a comunidades de regantes que llevan 50 años regando". "Eso es falso", afirman rotundos los agricultores, ya que, por ejemplo, a los olivares nuevos se le asignan dotaciones por debajo de los consumos reales. "La catalogación de olivar condena a las explotaciones tradicionales con una menor dotación de agua", han detallado, porque "un olivar superintensivo no consume 1.500 m3/ha"

Entre los "déficits" del Plan está la "falta de información de supercies regadas y agua consumida", con "datos farragosos" que "inducen a error y nuevas nomenclaturas "inventadas", ha asegurado Eduardo López, quien ha acusado a la CHG de tratar de establecer "mentiras por escrito". "No sabemos qué pinta la CHG planificando los cultivos. Eso es cosa de la administración agraria y del sector agrario", ha comentado.

Ambos representantes de COAG han pedido también que se acabe con los regadíos en precario con "concesiones definitivas, no con autorizaciones temporales". COAG exige a la CHG "que corrija el rumbo a la deriva de la cuenca del Guadalquivir" y solicita a la Junta de Andalucía "que actualice el inventario de los regadíos andaluces, que data de 2008". "Esto no es un plan de ahorro sino todo lo contrario", ha insistido Miguel Lopez. "Estamos engañando con cifras a las instituciones de España y Europa, y nos estamos cargando al tejido productivo. "Se está consumiendo más agua; los ahorros son teóricos", han insistido, acusando a la CHG de "mentir claramente" en su propuesta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats