La falta de inversión deja a varias comarcas de Granada con dos bomberos para atender a 50.000 habitantes

Los parques de bomberos de Guadix y Loja están infradotados en cuanto a personal

Si hay un incendio en Pedro Martínez, en pleno corazón de Los Montes orientales de la comarca de Guadix, u ocurre otro en Zagra, en el poniente granadino de la comarca de Loja, apenas dos bomberos podrán acercarse a apagar las llamas, tardando unos 40 minutos en llegar. Esa es la situación a la que se enfrentan dos de las principales comarcas de la provincia de Granada por la falta de inversión que provoca que el servicio de bomberos esté infradotado y que los ayuntamientos y los profesionales reclamen más medios para luchar contras los incendios y evitar que estas zonas estén desprotegidas. De acuerdo con las cifras de habitantes y plantilla, estas comarcas cuentan con dos bomberos de servicio para 50.000 habitantes. Una cifra muy lejana a la ratio de bomberos por población que recomienda la Unión Europea que es de uno por cada 1.000 personas, mientras que los propios bomberos recomiendan que haya al menos tres personas por servicio.

Suspendidas las oposiciones de bomberos de Granada por una presunta filtración de información sobre el examen de conducir

Suspendidas las oposiciones de bomberos de Granada por una presunta filtración de información sobre el examen de conducir

La lucha contra los incendios en cascos urbanos en la provincia de Granada cuenta con dos organizaciones distintas. Una, conocida como la Agencia Provincial de Extinción de Incendios (APEI), dependiente exclusivamente de la Diputación y que da soporte a localidades menores de 20.000 habitantes; y la otra, llamada Consorcio Provincial de Bomberos que tiene una participación mixta entre la propia Diputación y los municipios a los que da soporte y en los que viven más de 20.000 habitantes. Una división de servicios que es el origen del conflicto que hay actualmente a la hora de trabajar en la extinción de incendios. Porque la APEI es la más potente en cuanto a recursos y plantilla y el Consorcio no consigue dar el soporte que necesitan comarcas como Guadix y Loja. Aunque la Diputación admite la “desigualdad” de algunas zonas, recuerda que su ámbito de competencia no es el de las poblaciones mayores.

Pero el sindicato CSIF sostiene que el sistema provincial hace que haya parques en los que los servicios mínimos sean de solo dos efectivos, mientras que en otros no haya problemas similares. Un escenario que es aún peor cuando se tienen en cuenta las condiciones laborales de los profesionales en función de si pertenecen a la APEI o son miembros del Consorcio. Mientras que los bomberos que trabajan en la APEI cobran alrededor de 2.000 euros netos al mes sin guardias por pertenecer al cuerpo de funcionarios C1, los que lo hacen en el Consorcio se embolsan una media de 1.400 euros netos porque están en la categoría C2. Una diferencia de casi 600 euros que hace que los segundos se sientan tratados de forma descompensada.

Un problema de financiación

Sin embargo, el principal problema al que se enfrentan en parques como el de Guadix y Loja es el de no poder tener un servicio óptimo para poder luchar contra los incendios. Juan Manuel Roldán, portavoz de CSIF en el sector de bomberos, parte de la premisa de que esta división entre organizaciones está provocando que haya “ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”. Algunos municipios como Armilla (con más de 20.000 habitantes y por tanto, atendida por el Consorcio), que no tiene parque de bomberos, recibe una aportación económica de la Diputación provincial de unos 200.000 euros anuales que no necesita porque este municipio está cubierto por el parque sur de Granada capital. Otros como Guadix, que también pertenece al Consorcio pese a tener menos de 20.000 habitantes y cuenta con parque propio, apenas percibe 600.000 euros al año por parte de Diputación que solo cubre el 60% del presupuesto anual. Algo que se traduce en que en Guadix solo pueden tener dos apagafuegos por servicio y Armilla tiene todos los que tenga el parque de Granada capital, que ronda los seis efectivos de media por intervención.

Además, lo que ocurre con Guadix es una anomalía porque hace dos años que bajó de los 20.000 habitantes, por lo que la normativa obligaría a la Diputación a hacerse cargo de su parque e incluirlo dentro de la APEI. Sin embargo, eso aún no ha ocurrido, por lo que es el Consistorio el que pone la mayor parte del dinero que tiene el servicio para gestionarse cada año. El alcalde accitano, Jesús Llorente (PP), recuerda que debido a la población, “Guadix, ahora mismo, no tiene que tener competencia en el servicio de extinción de incendios”. Para el regidor, se trata de una cuestión que exige reordenar las cuentas para que municipios como Armilla, que no necesitan inversión para bomberos porque no tienen parque, no perciban ese dinero y sí lo hagan localidades como Guadix, que necesita de esa inversión. Llorente afirma que “el parque de bomberos no solo tiene personal, sino que hay otros gastos como la luz o el agua que hay que pagar”.

“Si Diputación nos pagase el 100% del importe del servicio, no nos importaría seguir manteniéndolo, pero la realidad es que lo que tiene que hacer es asumirlo”. El primer edil asegura que los técnicos del Ayuntamiento de Guadix y los de la Diputación provincial llevan tiempo hablando para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga a las partes. "Espero no tener que llegar a los tribunales". Sobre todo, porque ahora mismo solo hay 14 bomberos para atender a una comarca que tiene cerca de 50.000 habitantes, lo que permite que solo haya dos por turno. “Si un compañero tiene que estar pendiente del camión, el otro tiene que apagar él solo las llamas, pero eso es imposible. Lo que acaba pasando es que el servicio se vuelve muy difícil. A eso hay que añadir que a veces los pueblos están lejos y se tarda en llegar”, explica Juan Manuel Roldán de CSIF. Por fortuna, dice el alcalde de Guadix, la situación se va salvando porque “los bomberos son profesionales y cuando hay incendios vienen hasta los que no están de servicio”.

Un asunto "complejo"

Pero si mala es la situación de Guadix, Loja no está mucho mejor. En este caso, el municipio lojeño sí cumple con el número de habitantes para tener parque propio y pertenecer al Consorcio, pero recibe 300.000 euros anuales de Diputación. La capital de la comarca de Loja cuenta con más de 20.000 vecinos, cifra que se dispara a más del doble si se suman todos los municipios que la conforman. Lo que hace que en Loja ocurra lo mismo que en tierras accitanas y que haya solo dos bomberos para casi 50.000 habitantes en cada servicio de extinción. “Vemos que mientras que la Diputación tiene unos 60 efectivos para toda la provincia, en Loja o Guadix solo hay 14. Por eso, la APEI puede tener tres bomberos por servicio y en estas comarcas solo hay dos”, lamenta Juan Manuel Roldán de CSIF.

“Creemos que quienes tienen que tomar cartas en el asunto son los ayuntamientos para presionar a la Diputación y que absorba o se quede esos servicios y si no, que pongan los medios y recursos necesarios para que eso ocurra”, añade el portavoz sindical. Precisamente desde el Consistorio de Loja promovieron una moción el pasado mes de julio para reclamarle al ente provincial que se acabe con la desigualdad en la prestación del servicio. El teniente de alcalde lojeño, Joaquín Ordoñez (PP), señala que “según los datos recabados hay una falta total de igualdad de aportación de la Diputación de Granada por el servicio según el parque. La diferencia llega a ser de 67 euros de inversión por parte de la Institución provincial en gasto operativos entre un parque de bomberos y otro por habitante”. Mientras que Diputación invierte 12 euros por un ciudadano en Loja, Alhama percibe casi 80 por pertenecer a la APEI.

“Esta falta de criterio hace que haya una gran diferencia de recursos personales en cada parque de bomberos de nuestra provincia, tanto en número de efectivos como respecto a la retribución de estos”. Por eso, piden que se incremente la inversión o que se hagan con el control de los parques de aquellos municipios que tengan menos de 50.000 habitantes para que otras localidades como Baza o Almuñécar también estén cubiertas porque tienen los mismos problemas de inversión provincial que Guadix y Loja, salvo porque cuentan con una plantilla superior y pueden tener tres efectivos en sus servicios mínimos.

Aunque la denuncia actual parte de CSIF, otros sindicatos como CCOO o UGT también están de acuerdo. De hecho, Benjamín Capilla, de CCOO, va un paso más allá y aclara que desde su sección sindical reivindican que haya una dotación mínima de 5 bomberos y no de 3. Además, cree que la Diputación debería crear un servicio provincial unitario. "Es lo más óptimo desde el punto de vista de la operatividad y de la profesionalidad". David Castillo, jefe de bomberos de Loja y sindicalista de UGT suscribe también la opinión del resto de sus compañeros.

Al respecto de la polémica, fuentes de la Diputación provincial recuerdan que sus competencias son solo para aquellos municipios que tengan una población inferior a 20.000 personas. “Lo que ocurre es que luego se compensan a esas localidades mayores a través de inversiones de material porque atienden a toda su comarca”. El diputado encargado, José Giralte, admite que es un asunto “complejo” y que en algunos lugares pueden producirse “desigualdades”. “Se está haciendo un esfuerzo enorme aumentando la financiación en los últimos años”, recalca.

Etiquetas
Publicado el
9 de octubre de 2021 - 20:29 h

Descubre nuestras apps

stats