Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Muertes masivas por el calor extremo: la crisis climática ya no es ciencia ficción
Cuánto se cobra y cuánto paro se sufre según la carrera o FP que estudies
OPINIÓN | 'Independizarse de Ayuso', por Esther Palomera

Tribunales
La Justicia absuelve a Torres Hurtado, ex alcalde de Granada del PP, de la 'Operación Nazarí' que le obligó a dimitir hace siete años

Torres Hurtado queda absuelto de la 'Operación Nazarí'

Álvaro López

0

Siete años y tres meses después, José Torres Hurtado, ex alcalde de Granada por el Partido Popular, ha quedado absuelto de la 'Operación Nazarí' que le obligó a dimitir en abril de 2016. Según avanza The Objective y ha podido confirmar elDiario.es por fuentes judiciales, el que fuera regidor de la ciudad de la Alhambra sale indemne de la última pieza que investiga la construcción del Pabellón Mulhacén y por tanto se libera del caso que dinamitó al Ayuntamiento de la capital granadina y que llevó al ostracismo político a un Partido Popular local que contaba las elecciones por victorias y que no ha recuperado el bastón de mando hasta la reciente victoria en mayo de Marifrán Carazo.

Con esta resolución, se confirman las buenas noticias que ha ido acumulando Torres Hurtado a nivel procesal en los últimos años. Especialmente desde que en octubre de 2021 fuese absuelto de una de las once piezas que componían la 'Operación Nazarí'. Pese a que tuvo que comparecer en el expediente Obispo como investigado, el tribunal optó por absolverle al no encontrar pruebas suficientes que le incriminasen y al entender que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) se había extralimitado en sus informes haciendo valoraciones urbanísticas sobre las que no tendría conocimientos suficientes. Desde entonces, su nombre ha desaparecido de todos los expedientes por haber sido archivados o no haber nada contra él.

Ahora, el Juzgado de Instrucción 2 de Granada que sigue lo que queda de esta macrooperación urbanística, ha liberado al exalcalde del caso Mulhacén al entender que no hay indicios que le relacionen con la trama. Sí siguen en la causa como investigados la que fuera su concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, varios miembros de su concejalía y el promotor involucrado, Roberto García Arrabal. En este caso, que es el último que queda vivo de la 'Operación Nazarí' se investigan los presuntos enjuagues urbanísticos que se hicieron para permitir una construcción que invadía otra parcela, cambiando la concesión de forma presuntamente irregular.

Si bien la Policía Nacional llegó a considerar a Torres Hurtado como el “cabecilla” de la trama criminal y su detención desembocó en su posterior dimisión como alcalde, los tribunales le han absuelto. Solo cabe la posibilidad de que se presente un nuevo recurso de apelación contra la decisión del juzgado en esta pieza, aunque en principio no parece que se vaya a producir dicho escrito. Se pone fin así a más de siete años de un periplo judicial que acabó con la figura política del regidor que más años ha estado al frente del Ayuntamiento de Granada en democracia.

El “eterno” alcalde de Granada

José Torres Hurtado fue elegido alcalde en 2003 y continuó en el cargo hasta 2016, obteniendo tres mayorías absolutas y una simple en todo ese periodo. Fue detenido el 13 de abril de 2016 fruto de una operación de la UDEF que acabó también con la detención de la edil de Urbanismo, Isabel Nieto y buena parte de la cúpula de esa concejalía y del empresariado de la construcción granadina. La noticia tuvo un amplio recorrido, sobre todo porque se producía en plena investigación de la trama Gürtel contra el Partido Popular nacional.

Aunque Torres Hurtado trató de mantenerse en el cargo alegando que no había hecho nada irregular, tal y como la justicia ha acabado confirmando siete años después, fuentes populares argumentan que fue su propio partido el que le invitó a dejar el cargo. Una decisión que arrastró también al entonces presidente del PP de Granada, Sebastián Pérez, que aspiraba a competir contra Torres Hurtado para hacerse algún día con la Alcaldía. Finalmente, tras un acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE, el socialista Francisco Cuenca se hizo con el bastón de mando hasta las elecciones de 2019 en las que las consecuencias de la 'Operación Nazarí' se hicieron notar.

La travesía en el desierto del PP de Granada

Tras situar a Torres Hurtado en el ostracismo, el PP de Granada entró en una crisis interna en la que había dos facciones claramente enfrentadas entre sí. De un lado, los partidarios del exalcalde y de otro, los de Sebastián Pérez. Por inercia, Pérez se hizo con el control de la situación, sobre todo porque hasta entonces mandaba también en la Diputación provincial, pero lo cierto es que el ambiente en el seno de los populares era irrespirable. A pesar de eso, Pérez logró sobrevivir tres años más como máximo dirigente de la formación y presentarse como candidato a regidor en los comicios de 2019.

Aquellas elecciones locales fueron la puntilla para un PP en desintegración no solo a nivel nacional -donde acababan de haber perdido la moción de censura ante el PSOE de Pedro Sánchez- sino muy especialmente a nivel granadino. Sin apenas unidad, Sebastián Pérez presentó unas listas que le hicieron perder ante el PSOE, algo que no había sucedido en 30 años en la ciudad de Granada. Pese a la derrota, Pérez trató de conseguir el apoyo de la dirección nacional de su partido para llegar a un acuerdo con Ciudadanos para convertirse en regidor, pero el pacto que se selló no fue precisamente el que esperaba.

Fueron los naranjas, con Luis Salvador a la cabeza, los que se hicieron con la Alcaldía merced a un bipartito con el Partido Popular. Pérez, dolido tras haber sido depurado junto a Torres Hurtado en 2016 y quedarse sin ser el alcalde en 2019, aseguró tener un acuerdo de alternancia a los dos años con Salvador para convertirse en el regidor de la ciudad. Algo que el propio Salvador, Cs y su partido -aunque de forma sutil- negaron en todo momento. Lo que desencadenó una tormenta en 2021 en la que Pérez renunció como miembro del PP y dinamitó el gobierno municipal, obligando a que todos los concejales populares dimitieran. Aquello le puso el gobierno en bandeja de nuevo al socialista Francisco Cuenca.

Una travesía en el desierto para el Partido Popular de Granada que arrancó en abril de 2016 y que no ha terminado hasta mayo de 2023, cuando Marifrán Carazo se ha convertido en la primera alcaldesa de la historia de la ciudad y lo ha hecho además con mayoría absoluta. Casi dos meses después, los populares se llevan otra buena noticia con la absolución del exalcalde Torres Hurtado. Cerrando así un círculo en el que el Partido Popular ha conseguido dar un giro de 180 grados sin que ninguna de las direcciones local y nacional siga al frente de la formación.

Etiquetas
stats