Los sanitarios de un pueblo de Granada se plantan ante Salud porque están “saturados”

El personal de este ambulatorio está sobresaturado

Los seis sanitarios del ambulatorio de Cúllar Vega (Granada) se han plantado ante el Servicio Andaluz de Salud (SAS) porque no pueden más. Después de meses de solicitudes a los diferentes estamentos de la Consejería de Salud, estos profesionales han decidido que, si no se les completa el equipo médico, dejarán de atender las urgencias que les lleguen y se limitarán al dispositivo básico que tengan asignado porque están “saturados” y no pueden más. El Ayuntamiento de la localidad, gobernado por los socialistas, se ha puesto de su lado para reclamarle a la Junta de Andalucía que tome medidas para acabar con el estrés de estos seis sanitarios.

Vecinos de Fuente Vaqueros (Granada) se encierran en el centro de salud por no tener médico

Vecinos de Fuente Vaqueros (Granada) se encierran en el centro de salud por no tener médico

Se trata de tres médicos y tres enfermeros que dan cobertura a una población de 7.500 habitantes. Es decir, cada uno de los médicos tiene un cupo mínimo asignado de unos 2.000 ciudadanos, que puede incrementarse en función de las circunstancias. Mientras que los cupos normales suelen estar en los 1.500 pacientes y no deben pasar nunca de 1.800, aseguran los facultativos de Cúllar, estos galenos superan con mucho la carga de trabajo que deberían asumir. La concejal de Salud de Cúllar, Miriam Sanjuán, que se ha reunido con ellos en varias ocasiones, habla de un problema “grave” que estos trabajadores “llevan trasladando años y que el Ayuntamiento ha puesto en la mesa reiteradamente tanto en el Distrito Sanitario Metropolitano como en la delegación de Salud; reconocen que el problema existe, pero la realidad es que, lejos de resolverse, se agrava esta situación que ya se está alargando en el tiempo”.

Lo que piden es que haya un cuarto médico y se complete el cupo de enfermeros con otro cuarto efectivo. Así, dan por hecho que la atención ciudadana sería mejor y que dejarían de padecer la sobrecarga de trabajo que actualmente tienen. Según explica a este medio Filomeno Salvador, uno de los médicos del ambulatorio de Cúllar Vega, “las agendas están completas y normalmente se deben tener cinco huecos para poder atender las urgencias que se hacen con consultas de acogida que hacen enfermeros, pero aquí también están saturados”. Como falta personal, entre los tres médicos suelen atender entre 20 y 50 urgencias diarias, que pueden ser más si falta alguno de ellos.

Personal agotado

“El verano ha sido criminal y por eso hemos hecho un escrito a la dirección diciendo que no vamos a ver más urgencias hasta que no haya un cuarto médico o se contrate a un enfermero para consulta de acogida”. Porque la consulta de acogida es otra de las cuestiones que quieren resolver. Como los casos urgentes, que no tienen cita asignada, han de pasar por esa criba, dado que faltan enfermeros, estos tampoco pueden seleccionar si un paciente ha de ser visto con urgencia o no, por lo que todos acaban siendo atendidos por sus médicos. A todo esto, se le añade el problema de que el consultorio de Híjar, un municipio próximo, cerró durante la pandemia, derivando sus pacientes a Cúllar Vega.

“Aparte de los habitantes de Híjar que ya tenían su médico en nuestro pueblo, con la pandemia muchos más vecinos solicitaron el cambio de médico a Cúllar Vega, porque era más cómodo andar unos pocos metros para venir a nuestro centro de salud que tener que desplazarse dos kilómetros hasta Las Gabias, que es donde provisionalmente pasó consulta el médico de Híjar. Sin embargo, con la vuelta a la normalidad no ha habido un retorno en este sentido”, asegura el alcalde de Cúllar Vega, Jorge Sánchez. De hecho, desde el propio Consistorio se aportaron 30.000 euros para la ampliación del ambulatorio que se llevó a cabo hace dos años, precisamente para albergar a más sanitarios que aún no han llegado.

Filomeno Salvador, uno de los afectados, asegura que hay días que son “estresantes” porque hay veces que ni siquiera tienen tiempo de desayunar. “Además de las consultas programadas y las telefónicas, las de urgencias desbordan todo. El problema no es solo el estrés por el tiempo que tenemos, sino por el peligro que tenemos de dar peores diagnósticos”. De momento, se han plantado ante Salud y no descartan tomar más acciones si a pesar de ello desde el SAS siguen sin incrementar el número de efectivos que necesitan.

Por su parte, Salud asegura que la situación de Cúllar Vega se está “estudiando” y que se adoptará una decisión cuando se termine el concurso de traslados que actualmente está en marcha. “Cúllar Vega siempre ha contado con tres profesionales, si bien, como otros municipios del área metropolitana, está viendo aumentar su población de forma considerable”, zanjan las fuentes oficiales. Mientras, los sanitarios de este ambulatorio van a tener que seguir trabajando a destajo, aunque no puedan llegar a todo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats