La portada de mañana
Acceder
Europa se conjura frente a Putin
Silencio y cabezas gachas en el colegio mayor de los cánticos machistas
OPINIÓN | 'No hay vertedero moral para tanto detritus', por Esther Palomera

Las líneas defensivas del yacimiento íbero de Oliete salen a la luz tras retirar 2.600 metros cúbicos de escombros

Cabezo de San Pedro, en Oliete

ElDiarioAragón


3

El yacimiento íbero del Cabezo de San Pedro, ubicado en el término municipal de Oliete, ha cambiado radicalmente de aspecto tras la última intervención de excavación y consolidación financiada por la Diputación de Teruel con 155.000 euros. Se han evacuado 2.600 metros cúbicos de rellenos y escombros que se acumulaban entre las dos murallas que conforman el recinto fortificado, espacio que se corresponde con 128 de los alrededor de 300 metros de perímetro del recinto.

De esta forma, se ha llegado hasta el terreno natural donde se apoyan las dos líneas y esto ha permitido descubrir nuevos dispositivos defensivos de los que no se tenía constancia, como un segundo portillo de acceso al interior del poblado, un paño de muralla que podría ser del siglo III a. de C. o un torreón de forma trapezoidal.

El desescombro no solo ha exhibido la estructura interior de las fortificaciones, sino que ha supuesto sacar a la luz la verdadera monumentalidad del complejo, al ganar en altura prácticamente tres metros en las líneas de fortificación y los torreones. Esta intervención, desarrollada a través del Museo de Teruel, se ha completado con la consolidación de las estructuras que han salido a la luz y cuyo estado era precario. Nuevos elementos que complican y, a la vez, enriquecen la complejidad de la fortaleza.

El presidente de la DPT, Manuel Rando ha visitado junto al diputado de Cultura y Turismo, Diego Piñeiro, el yacimiento para conocer el estado de las obras y ha apuntado que estos trabajos son solo la primera fase pues en los próximos días se va a encargar la ejecución de una segunda fase en la que se terminará la excavación y consolidación de la segunda línea defensiva y el espacio entre torreones.

Además, el trabajo se va a completar con un estudio petrográfico y el análisis de materiales para poder determinar si el sistema constructivo de las fábricas era por el método de piedra seca o tenía algún tipo de argamasa o ligante en su ejecución.

“Las intervenciones de este año han sido visualmente increíbles”, ha dicho Manuel Rando destacando el trabajo llevado a cabo por la empresa contratada y los profesionales del museo. “Estos trabajos son cosa de tiempo y es necesario que tengan continuidad, y a nivel político hay que concienciarse de que esto es así”, ha afirmado.

El presidente ha resaltado las actuaciones que se llevan a cabo tanto en este yacimiento como en Alto Chacón en Teruel o La Caridad en Caminreal, donde va a empezar una nueva campaña de excavaciones este próximo 1 de agosto que se va a extender por dos meses. “Tenemos claro el valor que tiene todo esto”, ha apostillado.

Trabajos de excavación

Aparte de este proyecto de restauración y consolidación, dirigido por los arquitectos José María Sanz, Sergio Izquierdo y Javier Sanz y ejecutado por la empresa Damarín, esta semana terminan los trabajos de excavación arqueológica habituales de cada verano en esta importante fortaleza ibérica que estuvo ocupada durante 500 años y cuenta con una sucesión de sistemas de defensa muy complejos que hacen que este núcleo “sea uno de los más interesantes y más espectaculares desde el punto de vista monumental de toda la cultura ibérica”, ha expuesto el director del Museo de Teruel, Jaime Vicente.

La campaña de excavación, que comenzó el pasado 1 de julio, se ha centrado en empezar a conocer la estructura interior del poblado fortificado.

Los trabajos, dirigidos Beatriz Ezquerra, Sara Azuara y Jaime Vicente, se han realizado junto a una de las habitaciones descubierta hace unos años. Se ha ampliado una superficie considerable y se han excavado los niveles superiores, partiendo del nivel de destrucción de las construcciones y sin llegar todavía a los suelo. El poblado puede alcanzar una profundidad en torno a los dos metros y con varios niveles de ocupación.

Se ha localizado parte de al menos tres viviendas y dos calles, en un sector en el que las prospecciones de georradar el año pasado ya indicaban que podría esconder un cruce de calles y varias fachadas de viviendas. El objetivo es empezar a conocer el urbanismo del poblado interior, del que apenas se tiene información.

El director del Museo de Teruel y codirector de la excavación, Jaime Vicente, ha considerado que los resultados son muy buenos. “Se han localizado muros de piedra completados a partir del metro y veinte centímetros con adobe de grandes dimensiones y un conjunto de material muy abundante y rico que nos está informando sobre los usos de estos espacios. Es material de almacenamiento, cerámica de mesa, de transporte de aceite y vino, que cuando terminemos de procesarlo va a contribuir a conocer un poco mejor la cultura ibérica”, ha dicho.

Los trabajos de los profesionales del Museo de Teruel han sido una vez más apoyados por el Parque Cultural del Río Martín, el Ayuntamiento de Oliete y la Comarca Andorra Sierra de Arcos. “La suma de esfuerzos de las instituciones nos permite avanzar en el conocimiento de este lugar tan impresionante”, ha recordado el presidente Manuel Rando.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats