eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Ferdinand real: un becerro de un año salvado de la tortura en Madrid

La presión de los activistas ha logrado salvar a un pequeño becerro de apenas un año de morir tras ser torturado en la localidad madrileña de Collado Villalba

Ferdinand, como se llama el becerro en honor al toro pacifista creado por Munro Leaf, vivirá a salvo el resto de su vida en el Santuario Compasión Animal mientras seguimos luchando por la abolición de los festejos taurinos y su más cruel exponente, las becerradas

- PUBLICIDAD -
Ferdinand, el becerro rescatado de la tortura.

Ferdinand, el becerro rescatado de la tortura. Jaime Alekos

El cuento  Ferdinand, escrito por el autor estadounidense Munro Leaf y publicado en 1936, narra la historia de un toro que prefiere oler las flores en lugar de luchar en las corridas de toros pero que es seleccionado por error para ser lidiado. Ferdinand odia la violencia y no participa en la lucha, siendo devuelto finalmente a su prado. Por esta razón, Mahatma Gandhi, el gran defensor de la no violencia, llegó a afirmar que era su libro favorito.

La historia fue después adaptada por Walt Disney en un corto de animación que logró en 1938 el Óscar al mejor cortometraje animado, y recientemente por la 20th Century Fox, de manos del director Carlos Saldanha.

Esta semana, en la localidad madrileña de Collado Villalba, un animal cuyo destino era morir en la plaza de toros ha sido salvado y podrá vivir el resto de su vida disfrutando de una vida de paz en libertad. La historia de Ferdinand se ha hecho realidad gracias a una campaña de presión organizada por varias organizaciones antitaurinas de Villalba, entre ellas Gladiadores por la Paz, AnimaNaturalis y Villalba Sin Sangre, junto a numerosos vecinos del municipio. 

Gracias a esa campaña, un becerro de apenas un año de edad se ha librado de ser torturado y asesinado, aunque no así otros, cuyo destino seguiremos denunciando y combatiendo. Las becerradas, volvemos a insistir una vez más, son un festejo taurino especialmente cruel al tratarse de cachorros que son "lidiados" por vecinos que no solo simulan torearlos sino que además los golpean, los agarran, los aterrorizan y los humillan. Su sufrimiento y agonía es incluso mayor que el de los toros en las corridas, donde los matadores suelen ser al menos más certeros en la siniestra tarea de matar.

En cuanto tuvieron conocimiento de la celebración de una becerrada en la localidad, las organizaciones animalistas pusieron en marcha  una petición en la plataforma change.org que en apenas cinco días logró reunir más de 41.000 firmas pidiendo la suspensión del festejo.

Además, denunciaron en las redes sociales  el hecho de que el Ayuntamiento haya destinado 180.000 euros a festejos en los que se maltratan animales, en una localidad con grandes necesidades sociales y en la que, por ejemplo, aseguran, hay más de 11.000 personas en riesgo de exclusión.

Desde el Ayuntamiento aseguran que a los becerros no se les aplican banderillas ni otras suertes, pero las organizaciones impulsoras de esta campaña señalan que, según los  estudios veterinarios realizados por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA), las becerradas no solo infligen un terrible daño físico a los animales, sino que son expuestos a una tortura psíquica extrema, agravada por el hecho de que son crías totalmente indefensas.

Fruto de la presión, el Ayuntamiento finalmente firmó la cesión a los activistas de uno de los becerros, al que han llamado Ferdinand en honor a la famosa historia de Munro Leaf. Con el patrocinio de Animal Guardians, ha sido ya trasladado al santuario Compasión Animal, en Valencia, donde vivirá libre el resto de su vida.

El pequeño Ferdinand vivirá a salvo el resto de su vida.

El pequeño Ferdinand vivirá a salvo el resto de su vida. Jaime Alekos

Los activistas buscan con esta acción que el de Ferdinand sea el rostro de los miles de becerros que cada año son torturados en pueblos y ciudades de toda España para la diversión de un público que ignora el sufrimiento atroz del animal del que abusa con total impunidad y respaldo institucional. Quieren que el rostro de Ferdinand muestre a ese mismo público que defender la vida es mucho más bello y enriquecedor para el ser humano que disfrutar con la tortura y la muerte.

Óscar del Castillo, fundador de Gladiadores por la Paz, sostiene que el rescate de Ferdinand debe ser "un ejemplo de concienciación que abra la brecha definitiva para terminar con las becerradas a nivel nacional por el increíble sufrimiento que padecen estos animales de apenas un año. No queremos que este becerrito sea el primero de mucho Ferdinandos, queremos que sea el primero de todos los becerros, pues ningún otro debe ser torturado para divertir a un público".

Ferdinand disfruta ya de su nueva vida en el Santuario Compasión Animal

Ferdinand disfruta ya de su nueva vida en el Santuario Compasión Animal Jaime Alekos


"Es inconcebible que una parte de la sociedad siga disfrutando viendo el sufrimiento y la muerte de animales que solo desean vivir. Pero que además sean partícipes del maltrato a un becerro de menos de un año es inaceptable", añade Alberto Terrer, cofundador de Santuario Compasión Animal. Laura Llácer, presidenta de ese mismo santuario, defiende que es posible otra relación con los demás animales. "Es mucho más bonito cuidarles y ayudarles que torturarlos y verles morir. Hoy este pequeño becerro iba a morir en una plaza, pero este cuento va a tener un final feliz. A partir de hoy, dejará de ser un número para convertirse en Ferdinand, el pequeño toro que cambió la historia".

“Seguiremos apoyando la lucha contra la tauromaquia en los ocho países donde tiene lugar, pues no hay peor maltrato que el que se realiza por diversión, especialmente cuando se ejerce sobre pequeños animales indefensos, como en las becerradas. Demostraremos que se disfruta mucho más viéndoles vivir que viéndoles morir. Ferdinando será el símbolo de una sociedad que exige una relación armoniosa con nuestros hermanos los animales”, concluye Marta Esteban, de Animal Guardians.

El Santuario Compasión Animal abrirá una campaña de crowdfunding para recaudar fondos para las instalaciones que necesitará Ferdinand como toro bravo y para poder rescatar más animales procedentes de este tipo de explotación. Toda la información estará disponible en su página de  Facebook.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha