Cantabria retrasará desde el miércoles el toque de queda a las 23.00 horas

Terrazas vías en la Plaza Cañadio de Santander. Archivo

Cantabria retrasará el toque de queda a las 23.00 horas a partir del próximo miércoles 17 de marzo. Así lo ha anunciado este jueves el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), quien ha detallado además que hará lo propio con el horario de cierre de los establecimientos de hostelería, de manera que tendrán que clausurar a las 22.30, una hora más tarde que actualmente.

Esta medida, que se alargará hasta el 9 de abril, irá acompañada de las referentes a reuniones sociales acordadas este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud Pública y que son de obligado cumplimiento para todas las comunidades desde el 26 de marzo. Según recoge el acuerdo, los encuentros estarán limitados a cuatro personas en espacios públicos cerrados, a seis en espacios públicos abiertos y a exclusivamente convivientes en el ámbito privado. De esta forma, habrá dos periodos diferenciados en cuanto a reuniones: desde el 17 hasta el 26 de marzo se mantendrán como hasta ahora, es decir, máximo seis personas en todos los casos, y a partir del 26 se restringirá a lo citado anteriormente. Así todo, la recomendación sanitaria es que en las reuniones no se junten personas pertenecientes a más de dos núcleos de convivencia.

El consejero ha afirmado que no descarta prorrogar estas medidas más allá del 9 de abril, en función de la evolución de la pandemia. "Quitar restricciones no ayuda", ha subrayado, tras asegurar que de momento mantendrá los aforos de la hostelería tal y como se impusieron la pasada semana, al 33% en interiores y al 75% en terrazas. "Es relativamente pronto para ver el impacto de ese alivio de las medidas. Hay que esperar", ha remarcado el titular de Sanidad, quien se ha mostrado "pesimista" puesto que esa flexibilización supondrá "un aumento de los contagios".

"Estamos entrando en una meseta"

Por otro lado, el director general de Salud Pública, Reinhard Wallmann, que ha estado presente en la rueda de prensa, ha explicado que la pandemia en Cantabria, tras 18 días en el nivel de alerta sanitaria 2, sigue descendiendo pero "muy lentamente". "Estamos entrando en una especie de meseta" y se están "estabilizando" los datos, ha advertido, recordando que el objetivo es bajar al nivel 1.

Para ello, la incidencia acumulada a los 14 días tendría que reducirse a la mitad, por debajo de 50 casos por cada 100.000 habitantes, cuando actualmente está en 97. En este sentido, ha apelado a "mantener la guardia" porque en el nivel actual, y más con las nuevas flexibilizaciones, "puede haber fácilmente eventos disparadores".

No obstante, ha indicado que los contagios están descendiendo en todas las áreas sanitarias, incluso en la de Torrelavega, que hace dos semanas tenia una incidencia "relativamente alta" y ahora es de 122 casos, por lo que se está "consolidando". Por su parte, Santander tiene una incidencia de 92 casos y Reinosa de 50. Asimismo, la situación está "controlada" en todos los municipios de más de 5.000 habitantes y a Sanidad, por ahora, no le preocupa "ninguno" especialmente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats