Entrevista César Aja, director de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria

"La cuestión fundamental en estos momentos es atender a la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia"

César Aja, durante su toma de posesión como alto cargo del Gobierno de Cantabria.

César Aja (Torrelavega, 1965) suma a su labor institucional al frente de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria (ACAT) un nuevo reto en el plano orgánico de su partido como nuevo secretario de Política Municipal del PSOE de Cantabria, un cargo al que ha llegado esta misma semana tras la inesperada dimisión de su compañero Agustín Molleda. Este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad del País Vasco, especializado en Desarrollo Regional y Urbano, se marca como único objetivo "atender a la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia". A su juicio, y pensando en la futura recuperación, "los municipios deben ser impulsores de la sostenibilidad social, económica y medioambiental" para que los ciudadanos, con independencia del lugar en el que vivan, puedan acceder a un conjunto homogéneo de servicios. "Queremos impulsar una política abierta a la ciudadanía, con ayuntamientos integradores, impulsores de la tolerancia, la libertad, transparentes, participativos, colaborativos", insiste.

¿Cómo afronta el nuevo cargo orgánico que ha asumido esta misma semana dentro de la Ejecutiva Regional del PSOE de Cantabria como secretario de Política Municipal del partido?

Con mucha ilusión y, sobre todo, con muchísima responsabilidad. Aunque ya formaba parte de la Ejecutiva Regional y me encargaba de la Secretaría de Desarrollo Rural, ambas áreas están muy interrelacionadas. Creo que eso me va a ayudar. En el ámbito de la política municipal se puede hacer una gran labor desde el partido y es un reto muy bonito el que tengo por delante. Nosotros tenemos un proyecto político que nace con la victoria de Pablo Zuloaga en las primarias del PSOE de Cantabria en 2017. A veces nos olvidamos del poco tiempo que ha transcurrido desde entonces por todo lo que ha pasado en este tiempo. Ese proyecto liderado por nuestro secretario general se materializó en 2018 cuando se hizo la primera conferencia política. Fue un compromiso de Zuloaga y permitió que esa idea se vuelva más sólida y cristalice en un documento que estamos llevando a cabo desde entonces. El municipalismo es clave dentro del Partido Socialista de Cantabria.

¿Cuáles son las prioridades de esta nueva etapa en la política municipal?

Lo hemos hablado mucho y lo hemos discutido muchísimo a nivel interno, que nuestro modelo de política municipal tiene que ser diferenciable. Así se establece en ese proyecto político que estamos ejecutando. Tiene que ser una política diferenciadora también para los cántabros. La política municipal del PSOE debe buscar la mayor proximidad con los ciudadanos. Los ayuntamientos están muy cerca de sus vecinos, pero eso se debe de materializar mediante una política abierta a la ciudadanía, con municipios integradores, impulsores de la tolerancia, la libertad, transparentes, participativos, colaborativos en sí. Tenemos que tener en cuenta que los municipios deben ser impulsores de la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Eso es clave. Ese es el panorama hacia el que queremos ir. Queremos que en los ayuntamientos donde gobierna el PSOE de Cantabria haya una diferenciación clara. Lo fácil es asfaltar un camino. Eso lo hacen todos. La diferencia está en esos principios democráticos que refuerzan a la ciudadanía, la empoderan y son valores para la recuperación que debemos afrontar desde este mismo momento. Es fundamental coordinar nuestra política municipal en esa dirección. La pandemia nos obliga a tomar medidas excepcionales en todos los ámbitos y debemos de estar preparados para abordar proyectos que nos permitan superar sus efectos.

Hablaba de esa situación excepcional que se está viviendo en todo el mundo, y de esa recuperación que es imprescindible impulsar en el menor espacio de tiempo, una vez que se logre controlar la pandemia. Pero en este contexto, ¿cómo puede abordarse desde los municipios de Cantabria una etapa en la que objetivamente las cosas van a ser tan distintas a lo que conocemos hasta ahora?

Creemos que el medio rural tiene que tener un mayor protagonismo. Desde el PSOE tenemos una visión clara de que los ciudadanos, con independencia del lugar en el que vivan, puedan acceder a un conjunto homogéneo de servicios. Eso es fundamental. Hay que prestar especial atención a los municipios más rurales para que alcancen una convergencia con el ámbito urbano. Debemos luchar contra la despoblación a través de una estrategia política. Los municipios más pequeños, los más alejados del Arco de la Bahía de Santander donde se acumula una gran parte de la población de Cantabria, tienen muchas dificultades, pero atesoran una gran riqueza medioambiental, histórica, patrimonial y paisajística. Son los más golpeados por la despoblación, los más olvidados, y debemos llevar a cabo una política integral diseñada para superar esta situación. Llevamos muchos años sufriendo una dinámica paulatina, en la que solo se han puesto parches, y que no ha sido una política adecuada ante la gravedad del problema. Es evidente que, para estar preparados para la recuperación, debemos poder acceder a esos fondos europeos que tienen como ejes muchos de los retos que tenemos por delante en Cantabria.

Queremos impulsar una política abierta a la ciudadanía, con municipios integradores, impulsores de la tolerancia, la libertad, transparentes, participativos y colaborativos

¿Y cuál es el estado actual del partido en cuanto a su implantación territorial?

El proyecto que se inició en 2017 por la Ejecutiva liderada por Pablo Zuloaga tiene un compromiso muy importante con el ámbito municipal. Todos los hitos que nos hemos ido marcando se han cumplido y el documento que salió de la conferencia política está en desarrollo y crecimiento. Ya no solo en lo que se refiere al crecimiento de afiliados del partido, que también. Nosotros llegamos con unos 2.600 militantes y ahora son más de 3.100. En las elecciones municipales es cierto que se perdió un municipio importante como Torrelavega, en el que se sigue gobernando en coalición, y no pudimos alcanzar la Alcaldía de Santander, que era un objetivo prioritario, pero estamos trabajando en positivo desde la oposición, más ahora, en una situación de crisis sanitaria donde es importantísimo atender a las demandas acuciantes de los ciudadanos. Por eso creo que se está haciendo un trabajo buenísimo en Santander desde la oposición, con nuestro portavoz, Daniel Fernández. El PSOE está haciendo ahí una política en positivo y con la máxima responsabilidad. En el resto del territorio, donde gobernamos y donde estamos en la oposición, la prioridad es atender a las consecuencias de la pandemia. Mi intención es continuar con el trabajo que había hecho mi predecesor, Agustín Molleda, que creo que ha sido muy bueno. Seguiré coordinando esa política municipal para enfocarla hacia la recuperación económica a través de las medidas de lucha contra la pandemia a nivel sanitario y pensando en el futuro. Estamos aquí para trabajar para los ciudadanos.

Asume esta nueva responsabilidad dentro del PSOE de Cantabria tras la salida abrupta de Agustín Molleda, al que mencionaba, y que ha formado parte del núcleo duro de la actual Dirección del partido desde el primer momento. ¿Ha podido hablar con él?

No me he puesto en contacto todavía con él. Sí estoy en contacto directo con otros alcaldes del Partido Socialista como parte de mi labor institucional, como director general de la Agencia Cántabra de Administración Tributaria, porque nosotros colaboramos en muchos aspectos con los municipios.

¿Y no conoce de primera mano los motivos de su dimisión?

Respecto a la salida de mi compañero Agustín Molleda, debo agradecerle todo el trabajo que ha realizado en estos años en el partido y desearle muchísima suerte. Hay que entender que él haya considerado que su labor en la Alcaldía es ahora más importante que nunca y que debe de atender sus responsabilidades haciendo esfuerzos extraordinarios al frente de su Ayuntamiento. Es comprensible. Todos hemos pasado por situaciones personales difíciles y no tengo nada que decir al respecto. A veces hay que decidir, y algunas situaciones personales y laborales te llevan a tomar una decisión así. Su trabajo está ahí y hay que reconocérselo.

Y a nivel político, dentro del bipartito PRC-PSOE, ¿se han superado ya las discrepancias y los roces que estuvieron a punto de tumbar el Gobierno a principios de año como consecuencia del voto en contra del diputado regionalista José María Mazón a la investidura de Pedro Sánchez?

En el Gobierno de Cantabria lo tenemos muy claro: la cuestión fundamental en estos momentos es atender a la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia. Tenemos que superar esta situación extraordinaria y remar todos en la misma dirección. A nivel interno, en el Gobierno, siempre ha sido así. Es normal que cuando gobiernan dos partidos existan diferencias de concepción en algunas cosas, es lógico, pero eso se tiene que superar y se supera con el diálogo. Y ahora mismo, con más razón. Nuestra prioridad máxima es trabajar para que los ciudadanos puedan salir de este bache en las mejores condiciones. Todo lo demás queda fuera de la discusión política. Hay que ser responsables y saber lo que está ocurriendo. No podemos normalizar algo extraordinario como es una pandemia que está causando mucho dolor y muchas víctimas. Debemos de tenerlo presente, igual que la situación económica que tiene por delante nuestro país. Hemos diseñado un presupuesto inversor en el que no se incluyen los fondos europeos que estamos seguros que llegarán y que supondrán una inyección adicional para enfilar pronto una recuperación económica.

Etiquetas
Publicado el
22 de noviembre de 2020 - 06:30 h

Descubre nuestras apps

stats