La portada de mañana
Acceder
La tercera ola deja incidencias récord en una veintena de provincias
Los testigos desmontan en el juicio la versión de Cifuentes sobre su falso máster
Opinión - La libertad de expresión de los fascistas, por Rosa María Artal

Musicant: "Esta crisis nos ha servido para darnos cuenta de las carencias que existen en el mundo de los músicos y de que muchos no tienen nada"

Asociación de Músicos de Cantabria.

David Gutiérrez es miembro de la Junta Directiva de Musicant, la Asociación de Músicos de Cantabria, agrupación recién creada y que tiene unos objetivos muy claros: dignificar a un sector tradicionalmente maltratado y que durante la pandemia ha sufrido especialmente las consecuencias de estar tan precarizados." Muchos no han cotizado y no porque no quieran, sino porque el mismo sistema está montado así y nadie se preocupa porque se cumpla la normativa", cuenta Gutiérrez.

Hace unos días, elDiario.es habló con él sobre la situación del sector, sobre la respuesta de la Administración y sobre si la música es o no compatible con el virus.

¿En qué consiste exactamente Musicant?

Musicant es la Asociación de Músicos de Cantabria que ha surgido a raíz de la pandemia. Con el parón del confinamiento tuvimos un poco de tiempo para descansar del día a día del trabajo y nos planteamos sacarla adelante entre unos cuantos músicos de la comunidad.

¿Qué ha supuesto para el sector de la música esta crisis sanitaria y económica?

La música, como ocurre con otros sectores, congrega a mucha gente por lo que ha sido lo primero que se ha prohibido (por motivos lógicos). Y aunque hay otras pequeñas formaciones que a nivel local sí que se han podido hacer, lo cierto es que las grandes actuaciones no. Y, por ejemplo, solo en el mundo de las orquestas con la cantidad de músicos que tiene ha habido cero de trabajo. Absolutamente nada. Así que hay mucha gente, además de ellos, que han tenido que buscar otros trabajos cuando hace unos meses se dedicaban exclusivamente a ser músicos. Sí que es cierto, como explicaba antes refiriéndome al nivel local, que hemos podido funcionar con otros formatos más pequeñitos en programaciones como Enredarte o La Cultura Contraataca, pero comparándolo con el volumen de trabajo que teníamos no ha supuesto ni un 20%.

¿La música es compatible con el coronavirus?

La música sí, lo que no lo es son las manifestaciones de masas como los conciertos de gran formato, pero la música está presente en nuestras vidas constantemente, desde que te la pones en tu casa hasta que vas a ese concierto. Y se ha podido hacer música durante este tiempo en muchos lugares, y no solo de música sino de artes escénicas también, y hemos cumplido las medidas de aforo, las distancias y todo lo necesario. Sí que se han hecho actuaciones y sí que se ha hecho música, y además hemos visto que la gente está deseosa de volver a la normalidad, se nota la euforia contenida de salir y bailar... Porque al final la música no es solo música, también conlleva el aspecto social de relacionarse, tomar algo, bailar... Nos libera del día a día.

¿Cree que lo que nos está pasando cambiará la concepción de la música?

No lo creo. Cuando pasan estas cosas enseguida olvidamos porque el ser humano tiene esa capacidad. Lo que sí estamos empezando a hacer es defender más el tirar de los artistas locales, de los nuestros, porque en Cantabria tenemos una gran cantera con grandes agrupaciones. Y no creemos que eso esté reñido con que, por ejemplo, un ayuntamiento quiera traer a una figura nacional porque atraiga a más público. Solo es que consideramos que eso no está reñido con que también haya una programación para artistas locales... No se puede gastar todo el dinero en el artista nacional y luego que los de casa no tengan ni siquiera en su comunidad la posibilidad de hacer un concierto.

En el ámbito musical, ¿Cantabria tiene una situación diferente a la del resto de España?

La situación es un poco genérica, y me parece que, más que dependiendo de la comunidad autónoma, las verdaderas diferencias las encontramos en el propio sector, y es que la profesión es muy dispar. Hay músicos que son funcionarios, que tienen su propio sindicato, su propia mutua… Hay otros que son docentes y se regulan por la normativa de la educación. Hay otros que son músicos de salas, y solo se dedican a la música tocando en grupo. Es muy, muy dispar y eso ha repercutido en que haya sido tan complicado fusionarse, porque cada uno tiene unos intereses diferentes. Pero es un problema que ocurre en todas partes, tal y como pasa con la temporalidad del trabajo. Un músico no puede estar dado de alta en autónomos un año entero porque no genera lo suficiente como para poder hacerlo, y al ser altas temporales, esas altas deben salir por parte del contratante. Sin embargo, nadie lo suele cumplir.

Por lo que cuenta, parece que la situación ya estaba tocada antes de la crisis sanitaria.

Sí, nuestra asociación se ha formado durante la pandemia, pero la pandemia no es el motivo por el que se ha creado, ya que consideramos que esto es algo coyuntural. Lo que sí ha ocurrido es que esta crisis sanitaria nos ha servido para darnos cuenta de las carencias que existen en el mundo de los músicos y de que muchos no tienen nada. Muchos no han cotizado y no porque no quieran, sino porque el mismo sistema está montado así y nadie se preocupa porque se cumpla la normativa, ni siquiera las propias instituciones que no miran ni si un artista está dado de alta o no. Esto ha pasado siempre, pero ahora queremos intentar que esas condiciones mejoren porque darse de alta te da unas ayudas, un paro y una jubilación.

¿Cree que la Administración ha dejado de lado a su sector durante la pandemia?

Bueno, considero que esto ha ocurrido y nos ha cogido a todos desprevenidos, por eso las cosas se han hecho corriendo. Aquí en Cantabria el Gobierno ha intentado seguir con la programación de Enredarte y ha sacado adelante La Cultura Contraataca. Y eso más que un incentivo económico -puesto que son cuatro actuaciones que no te dan para comer todo el año- ha servido para que la gente quite el miedo a asistir a espectáculos y para que los ayuntamientos también se animen a hacer cosas a nivel local. Así que en nuestro caso sí que creemos que el Gobierno ha apostado por la cultura, pero en el caso de los ayuntamientos muchos han sido muy reticentes a realizar espectáculos y nos han dejado de lado.

¿Qué espera Musicant del 2021?

El objetivo principal es volver a la normalidad, y esperamos hacerlo para el mes de junio. Ahí queremos volver a tocar y disfrutar, pero todos, nosotros y la gente. A nivel de asociación queremos seguir trabajando a futuro porque nuestro objetivo al crearla ha sido conseguir medidas a largo plazo y tener la voz que nos faltaba en la sociedad.

Etiquetas
Publicado el
28 de noviembre de 2020 - 20:29 h

Descubre nuestras apps

stats