eldiario.es

9

La prensa contra el periodismo

La verdad es que el periodismo de este país tiene un problema de coherencia y, por tanto, de credibilidad. Los periodistas se van de la conferencia de Pablo Iglesias, pero no cuando Rajoy da una rueda de prensa en plasma o cuando su partido veta, elige las preguntas o directamente las prohíbe en una rueda de prensa. Se levantan para defender a un redactor de El Mundo, pero la profesión se queda muda cuando la empresa de ese periódico, Unidad Editorial, está a punto de echar a 224 trabajadores.

28 Comentarios

Las malas formas estropean los buenos argumentos. Es lo que le ha ocurrido a Pablo Iglesias en su última polémica cuando personalizó en un periodista de El Mundo su crítica a la persecución de que es objeto Podemos por parte de la prensa tradicional. Se equivocó en cebarse con un redactor en concreto, pero el fondo es indiscutible. La mayoría de grandes medios de este país tiene a la formación morada en su línea de fuego y no sólo disparan los generales desde sus editoriales, tertulias y tribunas de opinión, los soldados se ven obligados a hacerlo también.

Iglesias podría haber aprovechado para señalar la precariedad laboral de la profesión y la debilidad de los curritos frente a la empresa que son las causas del mal periodismo, pero eso no quita para que lleve razón. La airada indignación del gremio contra él no ha hecho más que confirmarlo. La verdad escuece. La verdad es que, como él señalaba, se ha vuelto a aprovechar la ocasión para atacar a Podemos en lugar de censurar al poder que mueve los hilos para que así sea.

La verdad es que el periodismo de este país tiene un problema de coherencia y, por tanto, de credibilidad. Los periodistas se van de la conferencia de Pablo Iglesias, pero no cuando Rajoy habla en plasma o cuando su partido veta, elige las preguntas o directamente las prohíbe en una rueda de prensa. Se levantan para defender a un redactor de El Mundo, pero la profesión se queda muda cuando la empresa de ese periódico, Unidad Editorial, está a punto de echar a 224 trabajadores.

Se levantan para defender a un compañero de los ataques de Iglesias, pero no cuando este gobierno impone leyes mordaza, amenaza a periodistas desde el ministerio de Hacienda, destituye a directores de periódico, manipula los medios públicos, echa a otros compañeros o nos presiona, como nos sigue ocurriendo a algunos incluso en medios independientes. El corporativismo selectivo desprestigia al gremio tanto como el periodismo a sueldo de tiburones.

Los periodistas que ahora se movilizan porque les acusan de cercanía al poder, nunca protestan cuando el poder purga a otros. Es lógico que la corte aplauda al rey cuando corta cabezas, pero es absurdo que lo haga la plebe del periodismo, cuya cabeza puede ser la siguiente. Eso es lo que ha ocurrido, que el currela se alía con el patrón sin darse ni cuenta o por congraciarse con él. Las tropas han dado munición a los generales para el linchamiento a Podemos, en lugar de darse la vuelta y apuntarles con sus rifles por prostituir el periodismo.

Hemos perdido otra ocasión de apuntar al virus que ataca a la profesión desde dentro. El problema mayor no es Iglesias contra la prensa, como se dijo en redes, es la prensa contra el periodismo. Iglesias señala que el rey va desnudo y respondemos que señalar con el dedo está feo.



Este martes a las 12h hablamos de Zika, Ébola y Gripe ¿cómo funcionan los virus? En Carne Cruda. En directo en http://carnecruda.es

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha