ENTREVISTA | Francisco Martínez Arroyo

“España necesita a la huerta del Levante y es necesario llegar a un acuerdo con el agua”

Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural

El agua es protagonista esta semana en Castilla-La Mancha por varias razones. Por un lado, por la manifestación convocada este mismo lunes en Madrid por el Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura (SCRATS) contra las anunciadas reducciones de las derivaciones de agua desde la cabecera del Tajo.

Los regantes protestan en Madrid contra los recortes del trasvase Tajo-Segura

Los regantes protestan en Madrid contra los recortes del trasvase Tajo-Segura

Por otro, porque con la inminente publicación de los borradores con la nueva planificación de los ríos (por Castilla-La Mancha discurren los de siete cuencas hidrográficas) las comunidades autónomas, regantes y otros usuarios se apresuran a preparar sus alegaciones.

Una de las más importantes pasa por la petición desde el Alto Guadiana para regularizar los pozos ilegales e incluir en el Plan de cuenca del Guadiana una reserva estratégica de agua de 15 hm3 que llegarían desde la cabecera del Tajo, entre Cuenca y Guadalajara.

De estas y de otras cuestiones hablamos en una entrevista con Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

Los regantes del Tajo-Segura se han manifestado este lunes en Madrid porque se sienten perjudicados ante los recortes en el volumen de agua a trasvasar. La guerra del agua parece el cuento de nunca acabar…

Todo mi respeto a la manifestación, pero creo que no es la solución. Debemos buscar otros mecanismos. La ministra Teresa Ribera ha planteado un cambio de modelo y nosotros compartimos esa posición.

Hay que ser valientes, se lo reconozco a la también vicepresidenta, y hay que serlo en este momento y no esperar a que los acontecimientos resuelvan los problemas.

Es verdad que algunos se empeñan en mantener esta situación de desacuerdo permanente en materia de agua. A veces se hace una utilización excesivamente política de esta cuestión. No puede ser que el debate siempre gire en torno a esto porque hay otras cuestiones en las que debemos fijar la atención.

¿A quién se refiere?

Me refiero de forma particular al PP en las comunidades del Levante. Nosotros queremos ser muy solidarios. De verdad. Queremos serlo y de hecho lo estamos siendo.

Además, siempre traslado un mensaje de solidaridad para los pequeños y medianos agricultores del Levante que se sienten olvidados por el trasvase. Son también muy importantes, son muy parecidos a los nuestros y también necesitan agua.

Me acuerdo por ejemplo de los agricultores de Jumilla, con los que compartimos denominaciones de origen como la del vino o en Calasparra con el arroz que compartimos en Hellín y más recientemente en Moratalla con la nuez de Nerpio.

Ese tipo de agricultura está olvidada por el trasvase y queremos ser solidarios con ese modelo.  

Hay un tipo de agricultura como la del arroz en Calasparra y Hellín o la nuez en Nerpio y Moratalla, entre Murcia y Albacete, que está olvidada por el trasvase. En Castilla-La Mancha queremos ser solidarios con ese modelo

Además, creo que España necesita a la huerta del Levante y es necesario llegar a un acuerdo.

Hay mecanismos para que esos regantes tengan agua. Hay que ver de qué manera lo hacemos, pero lo que no puede ser es que el desarrollo de un territorio sea a costa del olvido de otro, como ha pasado siempre en nuestra tierra. Particularmente en la cabecera del Tajo.

Los municipios ribereños vienen reclamando justicia y, por primera vez en mucho tiempo, hemos conseguido avanzar con una inversión de 40 millones de euros para desarrollar su territorio.

También hemos avanzado en establecer un caudal ecológico mínimo que yo espero que se refleje en la planificación hidrológica del Tajo, en el reconocimiento de los derechos de la cuenca cedente, por ejemplo en cuanto al riego en el Alberche… O la necesidad de tener en cuenta el caudal ecológico mínimo también en cuestiones ambientales, en la conservación de la biodiversidad de ribera.

Si queremos luchar contra la despoblación, el agua es el elemento más vertebrador del territorio

El presidente de Castilla-La Mancha apelaba hace unos días al diálogo entre comunidades autónomas. “Es un buen momento para hablar”, decía, pero lo cierto es que Murcia y Andalucía han creado una alianza para frenar cualquier cambio en el trasvase. ¿Cree posible que se sienten a hablar todas las comunidades autónomas afectadas por al acueducto?

Nosotros estamos dispuestos. De hecho, compartimos algunos planteamientos con el Levante como la necesidad de invertir en la depuración de las aguas residuales, incluidas las de la Comunidad de Madrid en cuanto al río Jarama, que vierte al Tajo.

El Ministerio lo tiene también claro, aunque no se vaya a resolver de un día para otro. Y desde luego, no es un problema de depuración en Castilla-La Mancha sino en Madrid.

Nos vamos a sentar con todos. Estamos trabajando también con la Comunidad Valenciana de una manera muy leal para buscar soluciones y teniendo en cuenta que cada uno tiene su posición. Intentamos plantear cosas distintas que le sirvan a todos.

Por difícil que esté el reto demográfico en Guadalajara y en Cuenca, tenemos la obligación de defender a sus gentes que saben que, sin el agua, su futuro es peor.

Es algo sencillo de entender: si queremos luchar contra la despoblación, el agua es el elemento más vertebrador del territorio, el que más política de desarrollo rural hace.  

En una jornada organizada por su departamento el secretario de Estado de Agua habló de esa necesidad de mejorar en depuración en Madrid y avanzó que ya se han iniciado los trabajos de la Estrategia de Recuperación Integral del Río Tajo en su tramo medio. ¿Qué sabemos?

El Ministerio para la Transición Ecológica se ha comprometido a poner sobre la mesa una cantidad muy importante de fondos públicos para mejorar la depuración de las aguas que son competencia del Canal de Isabel II en Madrid.

La problemática en el tramo medio del Tajo es sobre todo esa: el Jarama viene con aguas insuficientemente depuradas de Madrid. Estamos con caudales ecológicos muy pequeños en el Tajo a su paso por Aranjuez y en cambio con caudales no ecológicos muy altos en el Jarama en su unión en la provincia de Toledo con el Tajo.

Hay que restablecer la biodiversidad del río y eso no se logra sin aumentar el caudal ecológico del río. Estamos trabajando con el Ministerio.

De hecho, WWF cree necesarios los caudales ecológicos para la conservación de especies fluviales y sobre todo que haya coordinación en los planes de cuenca. ¿Está de acuerdo?

Es muy importante. No podemos hacer demagogia. Solo en el Tajo, la inversión del Ministerio va a llevar 20 años para que sea una realidad. No podemos esperar ese tiempo a que la ribera se recupere por sí sola. Es necesario invertir mucho dinero y también un caudal ecológico más alto.

En principio para junio está prevista la presentación del borrador de la planificación hidrológica de las cuencas, también la del Tajo. La intención es que los planes hidrológicos puedan aprobarse en enero de 2022.

Espero que en el borrador ya se incluya un caudal ecológico superior al que ya planteó la Confederación del Tajo en el Esquema de Temas Importantes del río y así se lo hemos trasladado al Ministerio.

Entiendo que la Comunidad de Madrid intentará incluir las reservas de agua para la capital. Tenemos que tener en cuenta los intereses de las comunidades autónomas que están en la cuenca cedente, frente a quienes no dependen de forma natural de ella. Las directivas europeas así lo exigen.

La remodelación de la planificación hidrológica afecta de lleno a una región por la que discurren siete cuencas hidrográficas. ¿Qué pide Castilla-La Mancha?

En todas hemos alegado desde la Agencia Regional del Agua y desde la Dirección General de Desarrollo Rural. Se está haciendo un trabajo muy coordinado con el Ministerio para la Transición Ecológica. Hay sintonía en muchos planteamientos.

En el río Segura se van cumpliendo anhelos. Hemos abierto una sede de la Confederación Hidrográfica en Hellín (Albacete) que era una reivindicación histórica de regantes y usuarios en Castilla-La Mancha por donde, recordemos, discurre el 25% de la cuenca del Segura. Hemos acordado la reserva de agua de este río para los regantes de la Sierra del Segura, en Albacete y se han conseguido más de 7 hm3 de regadíos sociales en una zona que para nosotros es fundamental.

Ahora queda limar discrepancias en los ríos Júcar, Guadiana y en el Tajo. En el Júcar tenemos que garantizar reservas suficientes para desarrollos industriales, ganaderos y de riego eficiente en La Manchuela de Cuenca y de Albacete, y también para sustituir bombeos y para futuras concesiones de agua.

Hemos cerrado el acuerdo para la tubería manchega, con una inversión de un millón de euros para poner en marcha las instalaciones y se pondrán en marcha antes de que acabe el año. Pedimos un reserva de 15 hm3 en el nuevo Plan de cuenca del Guadiana

En el Guadiana hemos cerrado el acuerdo para la tubería manchega, con una inversión de un millón de euros para poner en marcha las instalaciones.

¿Hay fecha?

En principio, antes de que acabe el año. Es competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. No puedo aventurarse a decir cuánto les va a costar superar los trámites administrativos, pero el acuerdo político está. La tubería se va a poner en marcha. Tenemos acuerdo con los municipios, pero necesitamos una reserva de agua para regularizar los pozos de las explotaciones prioritarias.

Esa pretendida legalización de estos pozos se está interpretando desde algunos sectores no como un intento para garantizar el abastecimiento sino como la excusa para liberar recursos subterráneos. ¿Cuál es su opinión?

No va a ser así. Por ley tenemos derecho sobre el agua del trasvase, en concreto 50 hm3, para consumo humano en la cuenca del Guadiana. Solo para eso. Y no ejercemos ese derecho ningún año.

En el caso del Levante, y con el famoso Memorándum de la señora Cospedal, tienen derecho a unos 320 hm3 anuales y el 70% de ellos para regadíos. Ese derecho ellos lo ejercen todos los años.

Con la tubería manchega exigimos nuestros derechos para garantizar la calidad y cantidad de agua. Vamos a dar ese paso porque debemos hacerlo y me siento orgulloso. Es de justicia.

Es verdad que en alguna ocasión hemos planteado que, con el agua que se ahorraba, se pudieran regularizar los pozos de las explotaciones prioritarias. Sigue estando sobre la mesa. Pero para que cuadren los números, necesitamos una reserva de agua en Alto Guadiana. Sin ella, no se puede hacer realidad la concesión de regadíos.

Por ejemplo, para los regantes del Campo de Montiel tendremos una reserva de agua en el Plan Hidrológico del Guadalquivir. Será un apoyo fundamental para el olivar. Aquí lo mismo: necesitamos una reserva de 15 hm3 para cuando llegue el momento de regularizar los pozos.

Hoy en día se está regando con más agua que esa cifra de 15 hm3.

Habla de pozos ilegales…

Bueno, ilegales o alegales, o con pozos legales que usan más agua de la que tienen en concesión. Hay sanciones y eso se pone de manifiesto.

Nosotros queremos ir a un modelo absolutamente legal. Para eso hay que regularizar lo pendiente y después controlar que no se gaste ni una gota más. Como mucho podrá ser de 15 hm3 si es que se aprueba la reserva.

Ahora mismo el control de los pozos por parte de la Confederación del Guadiana es difícil. Necesita muchos millones de inversión, también en personal y en hacer un planteamiento moderno de gestión del recurso.  Ahora hay excesivos retrasos en la gestión de expedientes de los agricultores.

Si logramos la reserva, regularizamos los pozos y controlamos su uso, el ahorro de agua será espectacular y muy superior al de la tubería manchega que, no solo va a permitir sacar agua del subsuelo para consumo humano sino que va a suponer un aporte extra superficial del Tajo al Guadiana cada año.

Si no se cuestiona el uso de agua para consumo humano en el Levante parece lógico que tampoco se cuestione para el Guadiana.

Trasvase Tajo-Guadiana: “Es momento de ver las cosas con perspectiva y con sentimiento de región”

¿Y no teme que pueda abrirse otra guerra del agua, ahora intracomunitaria, debido al trasvase Tajo-Guadiana cuando esté en marcha la Tubería Manchega? Parte del recurso que va al Segura irá ahora al Guadiana, pero salir, sale del mismo sitio: la cabecera del Tajo y desde allí vienen diciendo que no hay agua y que no debe haber más trasvases…

Puede ser que haya discrepancias porque el agua se detrae del Tajo para el Guadiana. Pero insisto, va para consumo humano.

Cuando sale este debate apelo al sentimiento de región y a saber en qué condiciones llega el agua a municipios como Las Pedroñeras, en Cuenca, Villarrobledo, en Albacete o Socuéllamos, en Ciudad Real.

Hay que hacer ese esfuerzo. Si estamos diciendo que somos solidarios con Levante, también debemos serlo con Castilla-La Mancha. Creo que los ribereños del Tajo entienden esta necesidad. Estamos luchando por una mayor lámina de agua en la cabecera y el Memorándum se va a derogar ‘de facto’ en la nueva planificación hidrológica.

Es momento de ver las cosas con perspectiva y con sentimiento de región. Es necesario.

Sí, pero una cosa es eso y otra es que al mismo tiempo las organizaciones agrarias lleven meses lanzando un mensaje sobre la necesidad de aumentar los regadíos. Eso lleva a otras organizaciones, las ecologistas, a advertir de que vamos a hacer lo mismo que se le critica a Murcia, por ejemplo

En eso tengo que ser contundente. Es un planteamiento demagógico.

¿Por qué?

Porque nuestro modelo de desarrollo nada tiene que ver con el Levante. Nuestro medio rural se asienta sobre un sector agrario que ha generado mano de obra gracias al agua. Sin ella no hay futuro para la agricultura aquí.

Aquí se riega con una media muy baja en las concesiones de agua, unos 1.000 m3 por hectárea. Son diez o doce veces menos que en esos territorios. Además, aquí no se plantea incrementar la superficie de regadíos, sino regularizar la superficie que ya se está regando.

Reto a cualquiera a que me demuestre que vamos a ir a un modelo de más uso de agua. Si se regularizan los pozos iremos a un modelo de menos uso de agua. Los agricultores que hacen las cosas bien, y que son la mayoría, quieren que haya un control. Así no podemos seguir.

Nuestro modelo de desarrollo es natural, vinculado al territorio en los pueblos de La Mancha. Es que necesitamos el agua y no tiene nada que ver con los regadíos a cinco metros del Mar Menor, con la contaminación que todo el mundo sabe que hay y donde todo el mundo sabe que hay otras alternativas.

Siempre habrá gente que pueda intentar hacer trampas, pero nosotros hacemos un planteamiento extremadamente razonable si se compara lo que pedimos (15 hm3) con la media anual de trasvase de agua desde la cabecera del Tajo a Levante que es de unos 270 hm3 al año.

No hay otra forma que esta para hacer agricultura y lograr desarrollo económico o que haya gente allí viviendo.

En 2020 se hablaba Plan Especial de Control y Uso del Agua en Las Tablas de Daimiel, pero no ha entrado en vigor…

Tenemos novedades importantes porque el Ministerio para la Transición Ecológica va a comprar más derechos de agua en torno a Las Tablas. Se hará con fondos europeos de recuperación. Ya se hizo hace algunos años en el pre parque para encharcar más hectáreas y ahora se va a ampliar para ahorrar agua. Es una vuelta de tuerca más en el compromiso medioambiental.

Se han vuelto a abrir los pozos de recarga que están manando bien.

Por cierto, en marzo comentaba usted lo inminente de la aprobación de la Ley de Aguas. ¿Cómo están los trámites?

Nos comprometimos a que fuera a Consejo de Gobierno para su remisión posterior a las Cortes regionales antes del verano y es la previsión con la que trabajamos. Hemos avanzado a través de reuniones con colectivos afectados y hemos repasado alegaciones.

El objetivo es que quede aprobada antes de que acabe el año y que cuente con el respaldo de todos los grupos políticos en las Cortes. El trabajo está hecho a través de la Mesa Regional del Agua, con un acuerdo de posición, estamos trabajando bien con las confederaciones hidrográficas. Es verdad que se avanza de manera lenta, muy lenta para lo que nos gustaría a todos, pero avanzando.

Miramos hacia adelante y hay luz al final del túnel para que el agua nos permita generar desarrollo en Castilla-La Mancha. El agua es un bien público y un derecho humano y así lo hemos incluido en el acuerdo. Creemos que es el camino.

La Ley de Cámaras Agrarias que irá a Consejo de Gobierno el martes de la próxima semana

Además de esta Ley de Aguas teníamos comprometida la Ley de Cámaras Agrarias que irá a Consejo de Gobierno el martes de la próxima semana. Vendrá a resolver un problema histórico. Nos hemos puesto de acuerdo con las organizaciones profesionales agrarias que tienen todo el mérito.

Era necesario extinguirlas y ver cómo podemos rentabilizar su patrimonio, sobre todo poniendo a disposición de los jóvenes un Banco de Tierras si es que es posible.

“En los fondos europeos de recuperación habrá una ayuda específica para municipios que tienen el cauce de los ríos dentro de su núcleo urbano

Cada vez que los ciudadanos oyen hablar de una DANA en algunos territorios se echan a temblar ante el miedo a inundaciones. ¿Castilla-La Mancha tiene algún plan relacionado con la gestión del riesgo?

Está más bien en el ámbito de la Protección Civil, pero es verdad que el sector agrario se suele ver muy afectado y tenemos que mejorar el sistema de seguros agrarios a la hora de cubrir los daños que sufren los agricultores y ganaderos, sobre todo teniendo en cuenta que estos fenómenos cada vez van a producirse más.

Se lo pregunto también ante las alteraciones de cauces que pueden ser una de las causas de estas inundaciones, más allá de construir donde no se debe etc

Es cierto que tenemos la competencia compartida con las confederaciones hidrográficas. En los fondos europeos de recuperación se va a poner a disposición de las comunidades autónomas una ayuda específica para municipios que tienen el cauce de los ríos dentro de los núcleos urbanos.

Es muy importante para Castilla-La Mancha para municipios como Cebolla, un pueblo de Toledo construido dentro de un cauce de agua. Cualquier inversión será bienvenida. Por primera vez va a haber recursos para esto. Estamos trabajando con el Ministerio para la Transición Ecológica.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats