Carmena reivindica el diálogo entre Madrid y Barcelona en el pregón de las fiestas de la Mercè: "Hay que hablar y escuchar"

Manuela Carmena, durante su pregón, vista desde la Plaça Sant Jaume

Una exalcaldesa de Madrid ha dado este viernes el pistoletazo de salida a las fiestas de Barcelona. Manuela Carmena, que vivió un tiempo en la capital catalana a finales de los 60, ha pronunciado el pregón de las Fiestas de la Mercè tras recibir este verano el encargo de Ada Colau, en una elección con la que la alcaldesa ha querido reivindicar la insólita buena relación mantenida por los gobiernos de ambas ciudades durante los últimos cuatro años.

La actriz Leticia Dolera y la trabajadora migrante Carmen Juárez comparten pregón de la Mercé para reivindicar "la Barcelona invisibilizada y feminista"

La actriz Leticia Dolera y la trabajadora migrante Carmen Juárez comparten pregón de la Mercé para reivindicar "la Barcelona invisibilizada y feminista"

"Soy la pregonera de la fiesta de la Mercè, pero no soy de aquí, me tengo que presentar", ha empezado la exjueza, ahora retirada de la política institucional tras su derrota en las elecciones municipales de mayo. Carmena se ha definido como "madrileña por los cuatro costados" pero "enamorada irremisiblemente de Catalunya y de Barcelona". Y "empeñada" en unir, "como sea y para siempre", su ciudad y la que hoy la invitaba a pregonar su fiesta desde el Saló de Cent del Ayuntamiento.

Carmena ha dividido su discurso en dos partes: la primera, dedicada a recordar sus vivencias en la Barcelona tardofranquista que la acogió entre 1966 y 1969, y la segunda, a reivindicar el diálogo de la capital catalana con Madrid. En este capítulo, ha querido destacar el movimiento 'Parlem/Hablemos', que aunque no tuvo continuidad consiguió movilizar en una ocasión a miles de personas que reclamaban un entendimiento entre Gobierno y Generalitat en pleno clímax del procés.

La pancarta con este lema apareció en ambas ciudades "a modo de armisticio en la guerra de banderas", según Carmena. "¡Hablemos! Cuántos de esos gritos hubiéramos necesitado, cuántos seguimos necesitando", ha abundado la exalcaldesa de Madrid. "Hablar, escuchar, son verbos que describen la esencia de la democracia”, ha proclamado, para luego insistir, en sus últimas palabras, que esto forma parte de la esencia de la capital catalana: "Hay que hablar y escuchar, pues esta y no otra es la identidad de esta ciudad, siempre deseada y deseable".

De sus recuerdos como joven abogada en Barcelona, ciudad a la que acudió tras ser represaliada y expulsada de la universidad en Madrid, Carmena ha evocado una ciudad "modernista y modernísima" a pesar del franquismo, pero también la pobreza y la exclusión a la que estaba sometida la población, en su mayoría inmigrante, que habitaba los distintos barrios de chabolas de la ciudad. De entre ellos, ha querido recordar a Pura, analfabeta, madre de familia y "reina" de la chabola de la Bomba, a quien representó como abogada tras ser la mujer detenida un 1 de mayo. "Me enseñó más de la vida que mis verdaderos maestros", ha loado.

De su etapa en Barcelona, también destaca su participación en la creación de la asociación Dones Democràtiques, donde coincidió con la escritora Montserrat Roig y la activista Mercè Olivares, ambas vinculadas al partido PSUC.

Carmena ha cerrado su discurso animando a los barceloneses a acudir a una fiesta que permita a cada uno "verse con los ojos de los demás". "¡Barcelona, ciudad sin exclusiones. Barcelona, ciudad mágica querida por todos y por tantos!", ha finalizado entre aplausos.

Etiquetas
Publicado el
20 de septiembre de 2019 - 19:17 h

Descubre nuestras apps

stats