INVESTIGACIÓN

Estafada por una criptosecta: “Captan a enfermos de cáncer y les sablean miles de euros”

Criptos3

“Todos tenemos una vulnerabilidad. Ellos encuentran la tuya y la retuercen para hacer lo que quieran contigo”. Así habla Andrea, nombre falso tras el que se halla una mujer que no quiere revelar su identidad. Lleva casi cinco años viendo cómo gran parte de su familia es “absorbida por una secta” que la está alejando de ella y le está estafando miles de euros.

Brokers fantasma y centenares de miles de euros que desaparecen: las víctimas cuentan cómo se cae en un ‘criptofraude’

Brokers fantasma y centenares de miles de euros que desaparecen: las víctimas cuentan cómo se cae en un ‘criptofraude’

Andrea, además de mantener su identidad en secreto, también quiere resguardar la de los suyos. “Son personas listas, con estudios universitarios y muy cultos. Presumen de ser los únicos lúcidos que entienden la verdad, pero seguro que si no les hubieran lavado el cerebro tendrían vergüenza de lo que hacen”, reflexiona. Por eso, además de no querer dar el nombre de sus parientes, tampoco quiere decir qué relación de sangre los une a ella. “No quiero que se reconozcan en este texto”, dice.

Todo empezó hace algunos años, cuando una pariente enferma de cáncer llegó a un grupo de Telegram sobre sanación cuántica. Se trata de un movimiento pseudocientífico basado en que las partículas y energías pueden cambiar la salud de las personas. En ese chat hay más de 500 personas enfermas y desesperadas por encontrar ayuda. “Cada día hay centenares de mensajes motivadores. Entre las falsas esperanzas y la angustia de las víctimas, generan un vínculo muy perverso. Una confianza ciega en cualquier cosa que los líderes digan. Por eso captan a enfermos terminales, a los que sablean miles de euros”, cuenta Andrea.

La clave es la confianza. Cuando la han creado, a veces después de años en el sedal, llegan las propuestas. En el caso de la familiar de Andrea fue una plataforma de inversión en criptomonedas. Se trataba, según les dijeron, de una apuesta segura. La fe en los líderes no sólo llevó a la mujer a invertir, sino a atraer a amigos y familiares. “La secta es consciente del poder que tiene y les dice que, aunque esas oportunidades son una especie de secreto, no deberían permitir que sus seres queridos queden fuera”, recuerda Andrea.

Hacer creer a las víctimas que son únicas es una de las estrategias de este tipo de sectas. “El gurú se erige como una persona escogida y si tú estás en su círculo es porque eres especial. Eso, aparte de ayudar a aislarte de tu entorno, también te da una misión: ayudar a los demás haciéndoles ver la luz”, explica Miguel Perlado, psicólogo especializado en sectas. “Sienten que curando a los demás, se curarán ellos”, apunta el experto, resumiendo cómo se consolida la estafa piramidal en este tipo de grupos. 

Hacer creer a las víctimas que son únicas es una de las estrategias de este tipo de sectas

Así fue como tres miembros más de la familia de Andrea cayeron en esta trampa, que fue la primera de muchas. Después de esta plataforma de inversión vinieron estafas de compra de bonos de deuda chinos, formaciones en 'economía cuántica' e, incluso, propuestas para invertir en una criptomoneda creada por el mismo grupo de sanación, con cuyos beneficios se iba a ayudar al desarrollo del tercer mundo.

Andrea desconoce cuánto dinero ha perdido su familia, ya que la mayoría le ha retirado la palabra tras tratar de advertirles de la estafa de la que eran víctimas. No se atreve a calcular una cifra, pero sabe que es alta. “Son muchos miles de euros sin que hayan recibido ni un sólo céntimo de beneficio”, lamenta Andrea, que todavía no entiende cómo sus familiares no ven que les están estafando. “Da igual las pruebas que les enseñe. Seguirán creyendo que les tengo envidia y no quiero que sean felices, que es lo que les dicen en estos mensajes que les envían por Telegram”.

Comprar la felicidad con bitcoins

El caso de Andrea es el de miles de personas que son estafadas por sectas que llevan años dedicándose a lo mismo. El objetivo no es nuevo, lo que sí ha cambiado es que se están adaptando a las posibilidades que ofrecen herramientas como las criptomonedas. “Pensamos que las criptoestafas sólo afectan a jóvenes ambiciosos que se quieren forrar sin esfuerzo, pero como casi nadie entiende cómo van, son perfectas para cualquier engaño”, explica Juantxo Domínguez, presidente de RedUNE, associación de prevención contra las sectas, quien recuerda que, al no estar reguladas, se hace muy difícil rastrear el dinero perdido y, por tanto, existen pocas posibilidades de recuperar las pérdidas. 

Pensamos que las criptoestafas sólo afectan a quienes se quieren forrar sin esfuerzo, pero como casi nadie entiende cómo van, son perfectas para cualquier engaño

Que estos grupos usen las criptomonedas no es sólo oportunismo, sino que, según Perlado, se adaptan perfectamente a su estructura. “Los gurús, en su delirio totalitario, buscan construir civilizaciones aisladas del sistema para gozar de total control de sus acólitos”, explica el psicólogo, que recuerda que los grupos de meditación trascendental ya en la época de los Beatles inventaron su propia moneda. Hoy, muchas sectas han creado su divisa cripto particular; es el caso del grupo que captó a la familia de Andrea y también de otros muy conocidos como el Telar de los Sueños. 

El uso de una criptodivisa responde a una voluntad de salir de un mundo que no ha sabido ayudar a esas personas que acaban siendo captadas por sectas. “Se hace desde la rabia de no querer pagar impuestos a un sistema del bienestar que no te ha protegido”, asegura Perlado, quien alerta de que la rabia es un factor de vulnerabilidad. 

Pero no sólo las sectas usan sus propias divisas cripto. Estas monedas (de difícil rastreo y exentas de impuestos) también han llegado a otras instancias como la Iglesia. La International Christian Fellowship (ICF), una de las congregaciones evangélicas más grandes de Suiza, fue pionera en 2017 en aceptar la criptomoneda Ethereum como método de pago para diezmos y donaciones.

A pesar de que la Iglesia, a diferencia de las sectas, no use las criptomonedas para estafar a sus feligreses, sí que coinciden en un aspecto. Son divisas con las que, en sus inicios, se podían obtener rentabilidades altísimas (de hasta un 10% mensual) y se aseguraba a los seguidores que, con parte de los beneficios, se sufragarían proyectos de cooperación en el tercer mundo. 

Esa pulsión supuestamente altruista convence a muchas personas como los familiares de Andrea. “Les decían que eran especiales, más sensibles que el resto de la sociedad a los problemas ajenos, y que eso les hacía capaces de ayudar, repartiendo el dinero de pocos entre muchos. Pero fue al revés”, lamenta la mujer. 

Apelar a la caridad de personas con graves problemas es, para Domínguez, la parte más perversa de estas sectas. “Estamos ante personas desesperadas, engañadas por la filosofía New Age que, realmente, quieren ayudarse en colectivo”, lamenta, recordando el ejemplo de las sectas del Telar. Se trata de grupos sólo para mujeres que, desde una perversión del feminismo, impulsan la cooperación e interdependencia femenina a través de falsas inversiones y estafas piramidales. 

La trampa de la desesperación

La primera persona del seno familiar de Andrea que se metió en la secta acabó muriendo de cáncer después de invertir gran parte de sus ahorros, pensando que dejaría a los que la sobrevivieran una buena suma. Pero eso no pasó. No recibió ni un céntimo de lo prometido.

Siendo así y después de la ingente cantidad de noticias que alertan del riesgo de las criptomonedas, ¿por qué las víctimas de estas sectas no sólo no salen, sino que siguen invirtiendo? La respuesta a esta pregunta es múltiple. Por un lado, está el engaño. “Saben que el riesgo es alto, pero los gurús se encargan de hacerte creer que los que fallan es porque no están preparados o no tienen la guía adecuada”, explica Perlado. 

Andrea reconoce este argumento y explica cómo sus familiares se dejaron una buena suma de dinero en asistir a una escuela de inversión, en la que, como en IM Academy, no se dedicaban a aprender, sino a captar a más adeptos a la causa. Pero con la diferencia de que la base de la formación era la ‘economía cuántica’, que asegura que las inversiones no se rigen por los flujos de la oferta y la demanda, sino por las energías. “Poner la espiritualidad en el centro hace que las víctimas se sientan especiales, algo de lo que tienen una imperiosa necesidad”, añade el psicólogo. 

Poner la espiritualidad en el centro hace que las víctimas se sientan especiales, algo de lo que tienen una imperiosa necesidad

Otro de los motivos por los que la gente no abandona la secta es la persuasión coercitiva. Se trata de amenazas veladas y sutiles, sin violencia, que alertan de que quien se vaya es débil, que no merece estar entre los elegidos y que verá que todos sus esfuerzos se irán al garete. Y esto, teniendo en cuenta que se trata, en algunos casos, de personas que se meten en estos grupos para curarse de una enfermedad terminal, es “tremendamente perverso”, tal como alerta Domínguez. 

“Salir es renunciar a todo el sistema de creencias que te has montado, sobre el cual se sostiene, a veces literalmente, tu supervivencia”, añade Perlado. Pero no solo se trata de la propia subsistencia, sino también de la de los seres queridos a los que se ha atraído al engaño. “Reconocer que has sido estafado implica sincerarte con tus amigos y familia y decirles que has perdido sus ahorros”, resume Domínguez. 

Por eso, miles de personas, como los familiares de Andrea, siguen adelante. Cayendo en cada nueva propuesta para subsanar las pérdidas de la anterior. Esperando unos beneficios que no llegan. Ni en lo económico ni en lo personal. Andrea escapó de las garras de la secta y ahora lucha por sacar a los suyos. Pero no será fácil, reconoce. Con la ayuda de Redune está intentando que entren en razón y poder interponer una demanda, tal como explica después de narrar su historia. Una historia que la ha apartado de sus seres queridos. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats