Catalunya se encomienda a los tests masivos en zonas 'calientes' para controlar los contagios

Un paciente es atendido por un gestor de covid-19 en el CAP Roger de Barcelona

Tests, tests, tests. La OMS no se ha cansado de repetir que su receta para controlar los contagios de COVID-19 pasa por hacer muchas pruebas PCR y adelantarse así a la incidencia del virus. Con esta recomendación como guía, Catalunya ha puesto en marcha una campaña para hacer tests generalizados en algunas zonas concretas, por el momento sobre todo dentro del área metropolitana de Barcelona y que, a partir del fin de semana, extenderá también a dos barrios de la capital.

El departamento de Salut tiene previsto hacer una apuesta decidida por los tests masivos. Una práctica "de ataque", según definen los expertos, con la que la Generalitat confía en detectar muchos positivos asintomáticos y afianzar así la tenencia a la baja que el virus ha tenido en la comunidad durante las últimas semanas.

"Sabemos que hay un porcentaje de casos asintomáticos que pueden generar muchos contagios, por eso es importante actuar antes de que las cifras se eleven. El objetivo es detectar esos casos, identificar sus contactos, ponerlos en aislamiento y romper cuanto antes las cadenas de transmisión", explica el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon. Según avanza, su plan de pruebas masivas no es puntual. "Dependiendo de cómo se desarrolle la pandemia nosotros iremos adaptándonos. Intentaremos ser proactivos e incluso intentaremos ir un paso por delante del virus, aunque eso es muy difícil", explica el responsable.

El cribado a grandes grupos implica un importante despliegue logístico que debe combinarse con un aislamiento correcto de los positivos detectados y con una capacidad de rastreo de contactos a la altura. Este miércoles la consellera Alba Vergès lo reconocía así: "De nada sirve hacer pruebas si después no podemos hacer que la gente se aísle", explicaba ante los medios desde un centro de salud de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

Pese a esto, los relativamente buenos datos epidemiológicos que Catalunya está registrando animan a las autoridades sanitarias a apostar por una estrategia activa. Argimon dio este martes por "estabilizados" los brotes que habían preocupado en las anteriores semanas. Un día después la cifra de nuevos contagios en 24 horas era una de las más bajas del verano.

"Los tests masivos son una estrategia que a veces se denomina de ataque, más ofensiva o más activa, porque se trata de salir tú a buscar positivos asintomáticos, para completar el rastreo normal, que es que quien tenga el síntomas acuda a su centro de salud", explica el jefe de epidemiología del Hospital Clínic, Antoni Trilla. "Es una práctica que entra dentro de las recomendaciones de la OMS, y que puede servir para adelantarse y romper determinadas cadenas de contagio antes de perder el control de la situación", afirma el experto. Trilla advierte que una de las cuestiones clave es elegir correctamente la zona o el grupo de población al que se somete a estos tests masivos.

Brotes detectados o aumento de casos

El plan de Salut Pública se enfoca hacia dos tipos de situaciones, dependiendo de la incidencia del virus: los lugares en los que se han detectado brotes, donde se realiza un cribado "dirigido y ampliado" en torno a esos focos, y zonas en las que, sin llegar a grandes incidencias, se detecta un aumento de casos, en las que se opta por someter a pruebas a grandes poblaciones.

En el caso de Granollers se actuó por ser una zona que ya registraba cifras altas pero después de detectar un foco de contagios con síntomas. Ante esa situación, Salut decidió ampliar el radio de los tests en la zona concreta donde se consideraba que había transmisión comunitaria. En otras ocasiones, como el caso de Sabadell, se apostó por las pruebas masivas aunque los contagios detectados estaban por debajo de la media, debido a las características de la ciudad y al aumento relativo de los positivos.

Además de las localidades citadas, las pruebas indiscriminadas comenzaron a realizarse la semana pasada en Terrassa y Ripollet, ciudades de la misma comarca que Sabadell. Como resultado de aquel cribado se detectaron 94 positivos asintomáticos, lo que representa algo más de 1,5% de incidencia invisible del virus en la zona. Una cifra que contrasta con las obtenidas en Granollers, donde se optó por el método "puerta a puerta" y la incidencia encontrada superó el 10%. "La explicación de esto es que en Granollers se partía ya de unos casos de infección que ya conocíamos, hasta el 30% eran sintomáticos", asegura Argimon.

En vista de las cifras obtenidas en las zonas en las que no se habían detectado brotes, el departamento de Salut ha optado por extender las pruebas masivas a otros municipios. Este miércoles han comenzado por dos barrios de Santa Coloma de Gramenet, Llatí y Fondo, donde se han convocado hasta a 12.000 vecinos, de los cuales se calcula que acudirán finalmente a realizarse la prueba un tercio.

A partir de este fin de semana se sumarán además dos barrios barceloneses: Torre Baró y el Maresme. Todas las zonas elegidas hasta el momento combinan varios de los factores que hacen especialmente vulnerable a su población, como es una renta baja, mayor densidad urbana o empleos más precarios. "El factor principal es la densidad, tanto de población general como de personas que viven juntas. Hay lugares en los que no podemos fallar", explica el responsable de Salut Pública. 

Rechazo a la PCR y dificultad para el aislamiento

Una de las cuestiones que la incipiente campaña de tests masivos ha sacado a la luz es el rechazo que una parte de la población siente hacia las pruebas PCR. Según explicó el departamento de Salut, un porcentaje importante de las personas contactadas para hacerse test se niega a hacerlo debido a falta de confianza o información sobre el proceso. Según los datos proporcionados por la Generalitat, en algunos lugares hasta uno de cada cuatro ciudadanos rechazó someterse al test.

Ante esta situación, la Generalitat ha optado por pedir la colaboración de las autoridades locales. "Lo más importante es saber a quién te diriges y dirigirte de forma adecuada. En Santa Coloma hemos trabajado mucho con el ayuntamiento, con líderes vecinales y con mediadores que nos ayudan a transmitir el mensaje y superar barreras culturales o idiomáticas", afirmaba este miércoles la consellera de Salut.

Más complicado aún es persuadir a los casos sospechosos para que se aíslen y guarden la cuarentena debido a sus condicionantes económicos o sociales. "Hay que entender que quien se hace una PCR quizás luego no pueda ir a trabajar, y eso para mucha gente puede tener consecuencias dramáticas", explica el doctor Trilla, que considera que tan importante como hacer tests es que las administraciones puedan poner recursos para garantizar que puedan quedarse en casa. "Hemos puesto el acento en la red social, de la familia, los amigos o los vecinos, y eso está muy bien, pero a veces no llega, y por eso es importante que haya apoyo social y ayudas si queremos que la gente cumpla las cuarentenas", afirma el epidemiólogo.

Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2020 - 21:42 h

Descubre nuestras apps

stats