La CUP exige a Puigdemont que concrete el referéndum y avisa que no avalará ningún "plan B"

Quim Arrufat en una imagen de archivo

Tras semanas sin alzar la voz, la CUP ha mandado este miércoles un mensaje al Govern de Carles Puigdemont. Los asamblearios han advertido que no aceptarán un "plan B" al referéndum, y han propuesto la creación de un nuevo órgano de coordinación de la consulta del que formen parte, además de la CUP, el Govern, el PDECat, ERC, los comuns, Demòcrates y las entidades soberanistas.

La reactivación del caso Forcadell cohesiona al soberanismo en medio de las dudas sobre el referéndum

La reactivación del caso Forcadell cohesiona al soberanismo en medio de las dudas sobre el referéndum

No ha sido ningún diputado sino los portavoces del Secretariado Nacional de la CUP, Quim Arrufat y Núria Gibert, los encargados de avisar a sus socios independentistas en una conferencia en el Museo de Historia de Barcelona. "No hay ni plan B, ni adelanto electoral, ni hoja de ruta alternativa al referéndum que valga", ha zanjado Arrufat, mientras que Gibert ha sostenido que la incertidumbre sobre el referéndum "solo confunde, desanima y decepciona".

Las palabras de la CUP no son por casualidad. Pese al "referéndum o referéndum" anunciado por Puigdemont para el mes de septiembre, en las últimas semanas sectores del PDECat y la ANC han abierto la puerta a escenarios alternativos a la consulta. En unos audios revelados en exclusiva por este diario, el coordinador organizativo del PDECat, David Bonvehí, inclusó valoraba la posibilidad de contar con un "candidato autonomista" si el procés fracasaba.

Hasta ahora la comunicación entre partidos, pese al apoyo parlamentario que brinda la CUP a JxSí, no ha sido lo más fluida posible. El propio Arrufat ha reconocido que la coordinación informal que venían manteniendo con el Govern, ERC y el PDECat "no ha producido todo lo que tenía que producir".

La CUP, con su conferencia pública de este miércoles, ha intentado zanjar cualquier tentación de sus socios. Para la CUP solo vale la autodeterminación "sin partidismos ni apriorismos", en palabras de Arrufat. De ahí la propuesta de la CUP de crear un órgano de coordinación entre Govern, los partidos independentistas, los comuns y las entidades soberanistas con el único objetivo de trabajar para el referéndum.

Asimismo, los asamblearios también han reclamado la formación de un comité de juristas nacionales e internacionales que asesore a los partidos. Respecto a las garantías para el referéndum, algo que los comuns reivindican con insistencia, los cupaires han considerado que deben abarcar el derecho a voto, el recuento –con presencia de funcionarios en los colegios electorales– y la campaña electoral. En otras palabras: que el referéndum no sea un nuevo 9-N organizado por voluntarios.

Más allá de reclamar –de nuevo– la fecha y la pregunta para el referéndum, Arrufat ha instado al Govern a no tener "pánico" para avanzar hacia el referéndum. "El Govern debe comunicar de forma clara y pública sus pasos hacia el referéndum y dejar de actuar desde el miedo y la filtración", ha aseverado el cupaire.

Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2017 - 19:29 h

Descubre nuestras apps

stats