Primer caso de enfermedad por amianto entre los trabajadores en activo del metro de Barcelona

Primer caso de enfermedad grave por amianto entre los trabajadores en activo del metro de Barcelona

Rafael Rubio sufre asbestosis, una enfermedad que puede ser grave y que se deriva del contacto con el amianto, después de haber estado trabajando desde 1978 en mantenimiento del metro de Barcelona. A día de hoy sigue en la empresa y es, por lo tanto, el primer empleado en activo de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) diagnosticado con esta fibrosis pulmonar. Al margen de algunos jubilados, por ahora sólo en Madrid se habían detectado empleados de metro en ejercicio que padecieran asbestosis.

El comité de Metro de Barcelona denuncia que un jubilado murió de cáncer por el amianto

El comité de Metro de Barcelona denuncia que un jubilado murió de cáncer por el amianto

Hasta 2002, cuando TMB empezó a tomar medidas de precaución y retirada del amianto, Rubio estuvo en el taller de la cochera de Vilapiscina, haciendo trabajos de mantenimiento como tornear ruedas y discos de freno. "Entonces nadie te venía y te daba una mascarilla", ha relatado en un acto en la sede del bufete de abogados Col·lectiu Ronda. En 2015 empezó a tener los primeros síntomas, como toser sangre, pero no fue hasta el pasado mes de octubre, cuando se hizo un TAC a raíz de las nuevas revisiones por posible afectación por amianto, cuando le diagnosticaron con asbestosis por contacto con este material.

TMB retiró en 2003 el amianto de los componentes eléctricos en varias series de trenes, pero en 2018 volvió a revisar los vagones al detectarse en Madrid pintura contaminada en varios de sus vagones. En Barcelona se constató entonces la existencia de amianto en la pintura bituminosa de 94 trenes de series 3000, 4000 y 2000, aunque desde TMB se informó que no era peligrosa si se mantenía sin manipular.

Desde entonces la empresa pública ofreció a todos los trabajadores potencialmente expuestos a amianto en el pasado someterse a una revisión médica. De los 715 que lo han hecho, 22 han resultado padecer afectaciones, aunque TMB ha informado de que ninguno de ellos sufría una "patología grave" ni requería "tratamiento médico". El caso de Rafael Rubio, sin embargo, contradice la versión oficial.

"Pedimos a la empresa que deje de negar que existen personas afectadas por exposición al amianto en sus instalaciones, y que si ocurre es porque no se han cumplido con las medias de seguridad", han denunciado desde el comité de empresa de los trabajadores del metro, que en los últimos meses ha convertido esta causa en una de sus principales reivindicaciones, hasta el punto de forzar la huelga durante el Mobile World Congress. El comité denunció incluso que le constaba incluso el caso de una muerte de un extrabajador, algo que TMB asegura desconocer.

TMB mantiene que no hay casos graves

Las exigencias del comité han caído en saco roto, puesto que minutos después de que se diera a conocer el caso de Rubio, TMB ha emitido un comunicado en el que ha negado una vez más que no han detectado ningún caso de asbestosis. Reconocen la afectación de este trabajador de mantenimiento pero defienden que en su examen médico se han encontrado "alteraciones" que, en la actual normativa, no se consideran enfermedad profesional.

Se refieren a manifestaciones como engrosamientos pleurales o placas pleurales no calcificadas. "Ninguna de estas afectaciones se puede considerar una patología grave y no ha requerido tratamiento médico, sólo se ha recomendado un control médico periódico más frecuente dentro del programa de vigilancia del colectivo", declaran.

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2019 - 12:24 h

Descubre nuestras apps

stats