La portada de mañana
Acceder
Investigación - El gran negocio de tres inspectores del Banco de España
La coalición de Gobierno sigue encallada en la reforma laboral
Opinión - No es Netflix, es el catalán, por Neus Tomàs

5 formas prácticas de reutilizar tus sábanas viejas

Cinco formas prácticas de reutilizar tus sábanas viejas

Hay un arte en eso de hacer la cama, dirá quien se dedique al mundo del interiorismo. Aunque también en aquello de deshacerla, diremos los demás. Aunque en algo estaremos de acuerdo: tanto hacer y deshacer la cama, y revolverla, lleva consigo el inevitable desgaste de las sábanas.

Sábanas en verano, ¿cada cuántos días es conveniente cambiarlas?

Sábanas en verano, ¿cada cuántos días es conveniente cambiarlas?

Aun así, cuando llegue el momento de ponerse feas, no las tires. Puedes reutilizarlas. Y estos proyectos pueden resultar la excusa perfecta para alargar la vida de las sufridas sábanas que tanto te han soportado todos estos años.

1. Haz trapos de cocina con tus sábanas viejas

Si te preocupa el planeta, puede que te plantees dejar de usar tantas servilletas de papel. Porque utilizamos demasiadas: en España, nada menos que 697 toneladas de servilletas de papel y pañuelos desechables de otro tipo cada año, como te contamos en su día en el artículo Servilleta de papel o de tela, ¿qué es más sostenible para el medio ambiente?

Por eso, si tienes una sábana vieja, pero aún utilizable, puedes sacarle partido mientras que das un pequeño respiro al planeta. Es fácil utilizarla para hacerte unas servilletas de tela, pero también sirven para fabricar trapos de cocina reutilizables.

Y lograrlo es tan sencillo como parece: simplemente, coge esas tijeras y recorta unos rectángulos de tela de tus sábanas. ¡Listo! [Aquí te contamos también seis modos curiosos de reutilizar tus almohadas].

2. Hazte una bolsita para el bocadillo, o para los lapiceros

La tela de una sábana usada puede no resultar lo suficientemente resistente como para transformarla en un bolso. Pero será perfecta para confeccionarte una pequeña bolsa para guardar un bocadillo cuando vayas a trabajar o para utilizar como estuche para los bolígrafos. [¿También tienes una camiseta vieja que no quieres tirar? Aquí tienes cuatro ideas para darle una segunda vida]. 

3. Usa tus sábanas viejas para proteger las plantas

Las plantas necesitan, sobre todo, luz para crecer. Sin ella, el crecimiento se detiene y acaban por sucumbir. Una máxima que sirve incluso para las consideradas malas hierbas (técnicamente hierbas adventicias) que crecen en tu patio o jardín: esas plantas que crecen donde tú no quieres. 

Pues bien, además de utilizar cartón para frenar esas malas hierbas, también pueden ayudarte de unas sábanas viejas y gruesas, que te servirán para acabar con ellas. Eso sí: funciona mejor con sábanas de color oscuro, ya que frenan mejor el paso de la luz.

¿Y qué hay de las sábanas más finas y de color claro? También puedes usarlas para cuidar tus plantas. Estas resultan útiles para proteger a todas esas plantas de tu terraza contras las heladas en invierno. Y también harán su labor protectora contra el impacto de grandes tormentas y granizadas. 

4. Haz un juguete para tu perro

Y si vives con un perrito o una perrita, aquí va un proyecto muy divertido con tus sábanas viejas: utilízalas para fabricar un juguete mordedor con el que jugar al tira y afloja con tu mejor amigo peludo.

Para este proyecto, y con ayuda de unas tijeras, recorta tiras largas de tu sábana. Eso sí, intenta que las tiras sean de, al menos, cinco centímetros de ancho y de casi un metro de largo. Anuda todas las cintas juntas (con un gran nudo en el extremo) y, después, sepáralas en secciones de tres, para hacer una trenza con cada una. Después, sigue trenzando, pero esta vez utiliza las secciones ya unidas. Para terminar, anuda el final del mordedor, ¡y listo!

5. Hazte un cinturón o una cinta para el pelo

O puedes utilizar un juego de sábanas (viejo, pero aún bonito, y con partes no estropeadas) para hacerte complementos. Por ejemplo, un coletero, una cinta o una diadema para el pelo. La cinta para el pelo es muy sencilla: si recortas unas tiras, ya la tienes. Y te servirá para mantener tu melena bajo control. 

Para el cinturón, solo necesitas tener unas anillas redondeadas que te sirvan de hebilla, o reutilizar la hebilla de otro cinturón. Recorta una tira de tu sábana, según la talla de su cintura, ¡y listo! [Aquí te contamos también seis ideas para reutilizar tus viejas corbatas, y además cómo sacarle todo el partido a unas medias agujereadas]. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
8 de agosto de 2021 - 21:36 h

Descubre nuestras apps

stats