eldiario.es

9
Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Tres trucos caseros para saber si un huevo es fresco o no

¿Cómo podemos saber si un huevo dela nevera está pasado? 

- PUBLICIDAD -
Foto: Joăo Estęvăo A. de Freitas

Foto: Joăo Estęvăo A. de Freitas

Abrimos la nevera, buscamos en la puerta y encontramos un par o tres de huevos. Irán de perlas para hacer una tortilla, una cena rápida ideal para un día sin ganas de cocinar. Pero surge un problema: no recordamos muy bien cuánto tiempo llevan ahí estos huevos . Quizás una semana, incluso dos o más. Es evidente que, con el tiempo, la calidad de un huevo empieza a disminuir. 

Este alimento se considera fresco hasta los 28 días después de la puesta, pero siempre y cuando se haya conservado bien, es decir, que no haya sufrido cambios térmicos bruscos y que se haya puesto en la nevera inmediatamente después de la compra. Tras los 28 días mencionados, es posible que pierdan frescura y también parte de sus cualidades, como la de emulsionarse para hacer mayonesa casera.

Por tanto, y si queremos que nos duren un poco más, es aconsejable tener en cuenta dos premisas a la hora de comprar:

  1. elegiremos los que tengan una fecha de caducidad más lejana.
  2. o aquellos cuya fecha de puesta sea más reciente.

Tres trucos para saber si el huevo es fresco

La calidad de un huevo se mide sobre todo por su frescura. Esta viene determinada sobre todo por el tiempo que pasa entre la puesta y el consumo, y también por las condiciones de conservación, como ya hemos dicho. Pero si queremos saber si un huevo es más o menos fresco, podemos recurrir a tres simples trucos caseros:

  1. ¿ Flota?: En un vaso casi lleno de agua, se añade un poco de sal y se mezcla la solución hasta que quede disuelta. Después, se introduce el huevo; si se hunde, está fresco; si se queda en medio del vaso significa que tiene unos días; si flota, no es fresco. Esto no significa que esté en mal estado, sino que es de peor calidad. Esta prueba se basa en la estructura interna del huevo, denominada cámara de aire. Al tener la cáscara una superficie porosa, con el paso de los días se va introduciendo aire en esta cámara y, en consecuencia, permite que el huevo flote.
  2. La prueba del sonido: Se coge el huevo con la mano y se agita. Si el interior se mueve y se oye el contenido significa que el huevo no es fresco. En los huevos frescos la capa transparente se mantiene firme y amortigua la yema de manera que el huevo parece sólido, por tanto, al agitarlo no se escucha ningún sonido.
  3. Yema consistene: A diferencia de los dos anteriores, el siguiente truco nos obliga a romper el huevo. Una vez roto, se pone sobre una superficie plana, como una paella; si es fresco, la yema se mantiene en el centro, se mantiene la parte central y queda compacta; si no es fresco, la yema se desvía hacia los lados de la clara. La yema de un huevo fresco es densa, está centrada en la clara y tiene un cierto abombamiento. Además, deberemos fijarnos en la clara, que tiene que ser transparente, sin manchas, de consistencia gelatinosa y sin materias extrañas.
Foto: Guy Courtois

Foto: Guy Courtois

Porqué tienen colores y tamaños distintos

Atributos como el color de la cáscara o el tamaño (no todos los huevos son igual de grandes) no son atributos propiamente de la calidad, aunque a menudo se asocian de manera errónea a la calidad. Se trata más bien de factores que dependen más de los gustos y preferencias de cada consumidor. De ahí que el mercado ofrezca una amplia variedad de huevos.

El tamaño del huevo no depende de la alimentación de la gallina; este es más o menos grande en función de la edad de la gallina. Cuanto mayor sea la gallina, más grande será también el huevo; cuanto más joven, el huevo será más pequeño. Una de las principales diferencias entre ambos es que los huevos grandes pueden tener la cáscara más frágil y, por tanto, con un mayor riesgo de romperse. 

Foto: Timothy Titus

Foto: Timothy Titus

El color de la cáscara tampoco es un indicador de la calidad, ni gusto, ni valor nutricional. No son distintos, solo varía la pigmentación de la cáscara, el resto es igual. La cáscara puede ser de color blanco o castaño claro, según la variedad de la gallina ponedora. De forma también errónea se llegó a considerar los huevos marrones como más nutritivos que los blancos. Pero esto no es así; que sea de un color u otro depende de la raza de la gallina, por tanto, ya está determinado genéticamente.

Las gallinas de color marrón ponen huevos marrones y las blancas, huevos blancos. A rasgos generales, esto tiene cierta lógica. Otros factores como la dieta de la gallina, el estrés o la temperatura pueden afectar a la tonalidad o la homogeneidad del color.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha