La portada de mañana
Acceder
La última bola extra del PP para acabar con Begoña Gómez, por Sáenz de Ugarte
Esteban González Pons desvela ante el Parlamento Europeo su sobresueldo
OPINIÓN | 'Tiempos de violencia', por Rosa María Artal

Qué es “Swiss Made”: cómo gastarte menos de 250 euros en un reloj suizo

pexels transtudios photography & video 3153853 (1)

Juan Carlos Votto

3

Desde siempre el reloj es, en muchos casos, el complemento más importante de nuestra vestimenta. Puede aportarnos elegancia, presencia o facilitarnos algunas tareas como cronometrar o medir el tiempo a la hora de hacer ejercicio; además de que, para algunos de nosotros, siguen siendo el mejor método para ver la hora.

A pesar de que los smartwatches se hayan convertido en una alternativa inteligente a los clásicos, la realidad es que aún muchas personas prefieren utilizar los analógicos. Ya sea para ocasiones especiales o porque, simplemente, creamos que no le vamos a dar uso a todas las opciones que aportan los relojes inteligentes.

Entre los relojes analógicos, y aunque nos encontremos ya en 2022, hay un tipo que destaca sobre el resto: los relojes suizos. La relojería suiza está considerada, si no la mejor, una de las mejores del mundo. En primer lugar, por ser una de las maquinarias más precisas en comparación a los digitales. En segundo lugar, porque el sello “Swiss Made” es representativo de que estamos ante un reloj de esos que “te duran toda la vida”.

¿Qué es exactamente 'Swiss Made'?

Swiss Made es una etiqueta que, a priori, reconoce el origen del reloj. Es decir, es el equivalente en relojería a la “Denominación de Origen” de los vinos. Si un reloj tiene escrito “Swiss Made” significa que cumple unos requisitos mínimos de calidad y ensamblaje.

Ahora bien, ¿qué determina que una pieza sea “Swiss Made”? La ley de 1971 aprobada por la Confederación Suiza y que ha sido modificada en varias ocasiones -la última de ellas, en enero de 2017-. Esta ley establece unos mínimos por los cuales un reloj puede ser considerado de fabricación suiza:

  1. El movimiento del reloj es suizo (el movimiento, o calibre, es el mecanismo que permite medir el tiempo sin que se adelante o retrase). Esto quiere decir que debe: ser ensamblado e inspeccionado en Suiza y al menos el 60% de los componentes deben haber sido fabricados en el país helvético
  2. El 60% de los costes de fabricación deben proceder de Suiza
  3. El fabricante debe realizar la inspección final en Suiza

En principio, estos son los requisitos mínimos para que un reloj pueda llevar grabado “Swiss” o “Swiss Made”. También existen otras denominaciones como “Swiss movement” para indicar que, por ejemplo, gran parte de las piezas del movimiento proceden de Suiza pero este se ensambla en otro lugar. A esta la acompaña “Swiss Quartz”.

El mercado, dominado por los grandes

Eso sí, la relojería “Swiss Made” suele ser cara. En 2019, se calculaba que la entrada de los smartwatches -que también pueden llevar esa etiqueta- y el recrudecimiento de la ley en 2017, había provocado que la media superara los 1000 dólares por reloj.

Esto se refleja en que las marcas suizas (“Swiss Made”) más vendidas son de alta gama. En 2020, el mercado minorista fue liderado por Rolex con una cuota del 24,9%, seguido de Omega (8,8%) y Cartier (6,7%). Según el informe realizado por Morgan Stanley, el principal motor de este volumen de ventas sería China.

Ese mismo año, 2020, Tim Stracke, co-CEO de Chrono24, aseguraba que el mercado de segunda mano “creció en un 13%” a pesar de la pandemia. Al mismo tiempo, Justin Reis, CEO de WatchBox, también aseguró que el valor medio del reloj de segunda mano se situaba entre “12.000 y 18.000 dólares”.

Es decir, la relojería suiza, tal y como explican desde swissinfo, tiene su mayor baluarte en la gama alta: el país helvético supone el 95% del mercado de lujo. Algo que es muy diferente en la “gama de entrada” (menos de 200 euros), donde Suiza vende realmente poco -por ejemplo, Apple vende más relojes que todo el país-.

¿Relojes suizos baratos?

¿Es posible encontrar relojes “Swiss Made”? La realidad es que es bastante complicado encontrar modelos asequibles que porten esa etiqueta. Ahora bien, sí existen distintos relojes suizos -de origen y fabricación- que no cumplen estos requisitos (muchas veces porque ensamblan en países asiáticos, donde es más barato) pero ofrecen una gran calidad.

A pesar de ello, hay algunas opciones “Swiss Made” muy lejos de los 1000 euros de media que suponen y asequibles para muchos bolsillos que busquen tener un reloj para toda la vida.

Swiss Military Hanowa 06

Swiss Military Hanowa es una marca de entrada a los relojes “Swiss Made” muy interesante, sobre todo porque ofrece un precio realmente competitivo.

El 06 es un reloj de acero inoxidable con un mecanismo analógico de cuarzo. La esfera, por su parte, es de color azul con el logo de la empresa en la parte superior y la leyenda en tonos grises metalizados, como la cadena. Un diseño clásico.

Swiss Military Hanowa 06 por 207,07€

Essence Mondaine

Otra marca de entrada a los “Swiss Made” muy conocida y, sobre todo, asequible. El Essence es el reloj suizo más conocido de Mondaine, con un diseño mucho más moderno que el anterior. 

Con correa de plástico procedente de botellas recicladas y esfera de acero inoxidable, se trata de una buena opción para quienes busquen un reloj más casual. Además, se puede sumergir hasta 30 metros bajo el agua.

Mondaine Essence por 159€

Certina DS Podium

Certina ya empieza a ser una marca de mayor renombre que las anteriores, pero no por ello mucho más cara. El DS Podium es un reloj de correa de piel el cual la esfera está fabricada en acero inoxidable. La leyenda mezcla un naranja apagado en las manecillas, negro en el cronómetro y rosa en los números.

Certina DS Podium por 231,32€

Wenger 01

¿Y si no queremos ni acercarnos a los 100 euros? El 01.1441 de Wenger puede ser nuestra gran opción. Un reloj “Swiss Made” con movimiento de cuarzo fabricado en acero inoxidable con correa de piel.

Un diseño clásico, discreto, pero muy bonito a la vista y con casi cualquier vestimenta.

Wenger Classic por 83,79€

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, eldiario.es recibe una comisión.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
stats