eldiario.es

9
Menú

DESALAMBRE

Austria sigue la estela de Orbán y se retira del Pacto Mundial para la Migración ante el "lamento" de Bruselas

El Gobierno de conservadores y ultranacionalistas de Sebastian Kurz, presidente de turno de la UE en este semestre, ha anunciado que se retira del Pacto Mundial para la Migración

La Comisión Europea "lamenta" la decisión, anunciada este miércoles: "La migración es un desafío global que requiere políticas mundiales" 

"Un derecho humano a la migración es ajeno al sistema legal austríaco", declara el Gobierno: "La creación de la categoría internacional inexistente del 'migrante' debe ser rechazada"

- PUBLICIDAD -
Victor Orbán y Sebastian Kurz, en Viena.

Victor Orbán y Sebastian Kurz, en Viena. bundeskanzleramt.gv.at/

Austria, presidente de turno de la UE en este semestre, se apunta a la mano dura con la migración. El primer ministro, Sebastian Kurz, ha seguido este miércoles la estela de su homólogo húngaro, Viktor Orbán, que en el verano anunció que su país no participaría en el Pacto Mundial para la Migración; o del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, "héroe" de Orbán en esta materia.

"Lamentamos la decisión del Gobierno austriaco", ha afirmado la Comisión Europea este miércoles: "La migración es un desafío global que requiere medidas globales y aproximaciones globales. Austria como presidente de turno de la UE ha hecho un gran trabajo para mediar sobre este asunto en el Consejo Europeo, es una pena que se descuelgue de este pacto".

Austria se retira por considerar que puede sentar la base para que sea considerada como un derecho humano, según ha anunciado el canciller federal, Sebastian Kurz: "Para nosotros es importante que Austria no adquiera un compromiso de derecho internacional consuetudinario, por lo que hemos decidido que no nos uniremos al pacto".

En consecuencia, Austria no estará presente en la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno para adoptar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, acordado en julio pasado en la ONU, convocada para los días 10 y 11 de diciembre en Marruecos.

Además, "nos abstendremos en la votación de la Asamblea General de 2019", añadió Kurz en unas declaraciones recogidas por la radio pública ORF. El jefe de Gobierno consideró que el acuerdo, que no es vinculante ni establece un derecho a la migración, "sí contempla algo así como un compromiso del país si se firma".

"Hay algunos puntos que vemos de manera crítica y donde tememos una amenaza a nuestra soberanía nacional", subrayó Kurz poco antes de iniciarse una reunión del Gobierno, integrado por su Partido Popular (ÖVP) y el ultranacionalista Partido Liberal (ÖVP) del vicecanciller, Heinz-Christian Strache.

Entre sus críticas al documento de Naciones Unidas, en cuya elaboración técnica sí participó Austria, se refirió a pasajes que podrían limitar las actividades de las fuerzas de seguridad para deportar a inmigrantes.

Viena cuestiona desde la reunificación familiar de los inmigrantes, hasta el eventual compromiso de combatir los delitos de odio, en la medida en que esas propuestas no se ajusten a la legislación nacional vigente.

También se menciona el principal argumento del Gobierno austriaco de que el acuerdo podría sentar una base para la creación del derecho a la migración como un derecho humano. "Un derecho humano a la migración es ajeno al sistema legal austríaco", declara el Gobierno, según ha recogido la agencia Efe: "La creación de la categoría internacional inexistente del 'migrante' debe ser rechazada".

Entre otras medidas favorecidas por el acuerdo internacional a las que se opone el Gobierno destaca "la prohibición de expulsiones colectivas" o prevenir "el internamiento" de los inmigrantes.

Austria tampoco quiere comprometerse a mejorar la inclusión de los inmigrantes en el mercado laboral, transferirles derechos a la seguridad social, garantizarles la prestación de servicios básicos, facilitarles recursos escolares, o concederles acceso al sistema de salud y a la educación superior.

Rechaza asimismo los puntos que favorecen "opciones de asentamiento para refugiados climáticos", la adopción de "buenas prácticas de integración", la propuesta de evitar "el perfil de perpetradores (de delitos) por raza, etnia o religión", e incluso la lucha contra la intolerancia. También habló de "ideas que podrían conducir" a una falta de diferenciación entre migración legal e ilegal, migración laboral y asilo.

Kurz confirmó que la decisión oficial de retirar a Austria de este proceso internacional será sancionada este miércoles por el consejo de ministros, y que Viena enviará a Naciones Unidas una explicación formal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha