Las empresas podrán seguir haciendo ERTE mientras dure la paralización de la actividad económica no esencial

Reunión telemática del Consejo de Ministros extraordinario.

El Gobierno ha dado luz verde a lo que ha definido como una medida "innovadora y creativa": el permiso retribuido recuperable a través del que se paralizará toda la actividad económica no esencial desde este lunes hasta el 9 de abril para intentar revertir la curva de contagiosidad del coronavirus. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha explicado que cederán las empresas que mantendrán intactos los sueldos de los empleados y también los trabajadores que tendrán que devolver los próximos ocho días laborables. La titular de Trabajo ha enfatizado que se da un "amplio margen a la negociación" para que cada compañía decida cómo articula el parón y ha explicado que los ERTE se podrán seguir aplicando mientras dure la paralización.

Sánchez anuncia la paralización de la actividad económica no esencial hasta el 9 de abril

Sánchez anuncia la paralización de la actividad económica no esencial hasta el 9 de abril

"Claro que pueden seguir haciendo ERTE", ha respondido Díaz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario en el que se ha acordado la paralización total de la actividad económica a excepción de la considerada esencial -sector sanitario, alimentario y algunas labores imprescindibles para que estas funcionen- y en la que ha comparecido junto a la portavoz, María Jesús Montero. Lo que sí ha especificado la ministra de Trabajo es que aquellos empleados afectados por un ERTE que implique reducción de jornada no podrán ir a sus puestos de trabajo en la parte que no se ve afectada por el ERTE sino que tendrán que quedarse en casa y acogerse al permiso retribuido temporal.

Díaz subraya la flexibilidad: "No son vacaciones obligatorias"

Díaz también ha explicado que las personas que actualmente están teletrabajando no tendrán que paralizar la actividad sino que seguirán desempeñándola a distancia. También ha rechazado que se trate de unas "vacaciones obligatorias" y ha apostado por las medidas de "flexibilidad interna para los trabajadores". Así, ha asegurado que habrá planteamientos dispares, como los hay hasta ahora, como distribuciones irregulares de las horas, por ejemplo. También ha afirmado que se permite que "en atención de cada sector puedan negociar cómo van a hacer la devolución de las horas" que ha insistido corresponderán "solo a ocho días laborables". La recuperación tendrá que producirse antes del 31 de diciembre.

Esta medida extraordinaria, que fue anunciada este sábado por Pedro Sánchez, persigue rebajar al mínimo los desplazamientos laborales y así reducir los contagios para aplanar al máximo la curva del coronavirus evitando el colapso de los hospitales. "El objetivo de incrementar el confinamiento tiene que ver con una misión: conseguir una movilidad absolutamente reducida", ha expresado Díaz, que ha asegurado que la pretensión es convertir "todos días de la semana en domingos".

El Gobierno ha detectado una reducción de la movilidad de unos doce puntos por debajo los fines de semana con respecto a los días laborales y considera que bajar al máximo esa movilidad ayudará a reducir la contagiosidad del coronavirus y así a revertir la curva evitando el colapso de los centros sanitarios. No obstante, Montero ha rechazado que la decisión se haya tomado por un empeoramiento respecto a las expectativas de contagios del Covid-19 en las últimas fechas.

"No ha habido ninguna situación de alarma añadida por parte de los expertos", ha sentenciado la portavoz antes de explicar que "los modelos que están desarrollando para ver cómo se contagia y cómo se reduce aconsejaba que, tras estos primeros días de confinamiento, poder aprovechar el periodo próximo de Semana Santa" para reducir la actividad.

"No tiene sentido hacer diferencias de confinamiento"

Montero también ha aprovechado para reclamar a la oposición que abandone las críticas: "Es el momento de arrimar el hombro poner soluciones encima de la mesa no es momento de reproches ni de buscar el enfrentamiento". Y mientras el presidente mantenía un encuentro telemático con los jefes de ejecutivos autonómicos, la portavoz ha pedido unidad a los territorios, desde los que llegan críticas por la falta de material, y ha aprovechado para desglosar las ayudas que se les han hecho llegar. Los cálculos de Hacienda es que las medidas adoptadas por el Gobierno ascienden a 125.104 millones de euros (de los cuales, 3.945 se destinan a medidas sanitarias, 116.235 a medidas económicas, 4.299 a medidas laborales y 625 a medidas sociales).

Además, Montero ha asegurado que en los próximos días llegará material sanitario de las adquisiciones valoradas en 628 millones de euros que ha hecho el Gobierno: "Quiero transmitir un mensaje de tranquilidad porque el trabajo desarrollado empieza a dar sus frutos y, por tanto, durante el fin de semana y la semana que viene estaremos en condiciones de recibir más material sanitario adquirido, por ejemplo, a China".

Lo que ha descartado la portavoz del Ejecutivo es que la paralización de la actividad no esencial se pueda llevar a cabo en unos lugares y no en otros, que es la fórmula que planteaba Quim Torra desde hace semanas (el confinamiento total de Comunidad de Madrid, La Rioja, Catalunya y Euskadi que son las más afectadas por la pandemia). También ha rechazado las críticas del lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha lamentado la unilateralidad de Sánchez a la hora de adoptar esta medida, en línea con otros presidentes, como Alberto Núñez Feijoó.

"No tiene sentido de hacer diferencias de confinamiento entre comunidades autónomas. El virus no entiende de fronteras, ideologías o estatus económico. No tendría ningún interés que una parte del territorio tomara medidas en concreto porque el virus se expande", ha afirmado Montero.

Aviso: "No vamos a aceptar presiones de ningún tipo"

En el inicio de su intervención, la ministra de Trabajo ha enviado un mensaje nítido a los sectores, especialmente empresariales, que rechazan la paralización total. "El Gobierno prioriza el interés general por encima del particular. No vamos a aceptar presiones de ningún tipo en orden a alterar este confinamiento que estos días va a ser más duro", ha sentenciado Díaz.

Montero ha asegurado que en los próximos días y meses el Gobierno seguirá trabajando en medidas económicas y sociales que palien los efectos de la pandemia y ayuden a "resucitar y reconstruir" el modelo productivo. "Seguiremos acudiendo a medidas económicas que puedan contribuir en que nuestro sistema productivo entre en una suerte de estado de hibernación en estos días de confinamiento", ha señalado la ministra de Hacienda.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2020 - 16:11 h

Descubre nuestras apps