La portada de mañana
Acceder
La escalada de hospitalizaciones dispara la alarma entre el personal sanitario, agotado tras meses de epidemia: “Si viene la segunda ola no sé cómo aguantaremos”
Los profesores tratan de blindarse para que no les responsabilicen de los contagios ante una “vuelta al cole caótica”
Seis meses de lucha contra un enemigo invisible y todavía estamos muy lejos de cantar victoria

Holanda y sus aliados meten presión ante la cumbre de líderes de la UE sobre el fondo de recuperación: "El dinero debe ir en préstamos"

Los cuatro frugales: Sebastian Kurz, canciller de Austria; Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca; Mark Rutte, primer ministro de Países Bajos; y Stefan Lofven, primer ministro de Suecia.

Ya hay un millón y medio de contagiados y más de 170.000 fallecidos en la Unión Europea por el coronavirus. Pero los gobiernos de la UE siguen atascados para desbloquear la respuesta para la recuperación de los países, las economías y las sociedades europeas.

Este jueves se reúnen los líderes de la UE, pero ya se han emplazado para seguir hablando en torno al 9 de julio, esta vez previsiblemente cara a cara, para intentar ir cerrando un acuerdo sobre la propuesta de la Comisión Europea que Holanda no prevé para "antes de otoño": un fondo de 750.000 millones –500.000 en transferencias y 250.000 en préstamos– y un presupuesto plurianual de 1,1 billones de euros.

Pero los jefes de Gobierno no sólo llegan divididos, sino que quienes más se oponen a la propuesta de la Comisión Europea, Holanda y sus aliados están metiendo presión en las horas previas a la reunión con un artículo en el Financial Times en el que llaman al "gasto responsable" y vuelven a apostar por los préstamos, lo cual iría a aumentar la bolsa de la deuda de los países, en lugar de transferencias o subvenciones.

Los autodenominados frugales –Suecia, Países Bajos, Austria y Dinamarca–se preguntan:"¿Cómo podría ser responsable de repente gastar 500.000 millones de dinero prestado y enviar la factura al futuro?"

En el texto, eso sí, hacen una defensa del mercado interior: "Hacer que este mercado único vuelva a funcionar a toda velocidad es de suma importancia para liberarnos de esta crisis. Los trabajadores de Volvo en Suecia y los trabajadores de Philips en los Países Bajos dependen del desarrollo económico en Grecia y Eslovaquia. Cuanto más fuertes sean las economías italiana y española, mejor para Dinamarca y Austria. Y viceversa. Estamos en esto juntos".

Los frugales alertan: "No se deben arrojar por la borda principios importantes. ¿Cómo podría ser responsable de repente gastar 500.000 millones de dinero prestado y enviar la factura al futuro? Parte de la reciente propuesta de la Comisión de la UE se basa en encontrar nuevas formas para que el bloque se financie a sí mismo. Pero no existe dinero nuevo o fresco. El dinero gastado también deberá ser ganado y devuelto por los contribuyentes. Apoyamos la creación de un fondo de recuperación de emergencia por tiempo limitado. Queremos que apunte a aquellos que han sido los más afectados por la crisis de Covid-19. Creemos que cuando pedimos prestado dinero juntos en la UE, la forma fundamental de utilizar ese dinero es convertirlo en préstamos para aquellos que realmente los necesitan, en las mejores condiciones posibles".

Y concluyen: "Debe haber criterios específicos y relacionados con la crisis para tomar las decisiones. Tomar decisiones ahora basadas en estadísticas previas a la crisis simplemente no tiene sentido. El fondo de recuperación de emergencia debería estar abierto hasta finales de 2022".

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2020 - 10:34 h

Descubre nuestras apps

stats