La Justicia europea abre la puerta a que ocho millones de consumidores reclamen la nulidad de los gastos hipotecarios por abusivos

El Tribunal de Justicia de la UE, con sede en Luxemburgo.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado este jueves sobre el pago de los gastos hipotecarios y otras cuestiones como la comisión de apertura o las costas de estos litigios, que afecta a hasta ocho millones de consumidores, según cálculos de Asufin. Y ha abierto la puerta a que los consumidores puedan reclamar los gastos por abusivos.

El TJUE se ha pronunciado sobre el pago de los gastos hipotecarios (notario, registrador, gestoría, tasación e impuestos) y otras cuestiones relevantes como la comisión de apertura o las costas de estos litigios, planteados por los juzgados de Palma de Mallorca en procedimiento contra CaixaBank y de Ceuta contra BBVA.

El Tribunal de Justicia declara, en primer lugar, que el derecho europeo se opone a que, en caso de nulidad de una cláusula contractual abusiva que impone al consumidor el pago de la totalidad de los gastos de constitución y cancelación de hipoteca, el juez nacional niegue al consumidor la devolución de las cantidades abonadas en virtud de esta cláusula, salvo que las disposiciones de Derecho nacional aplicables en defecto de esa cláusula impongan al consumidor el pago de la totalidad o de una parte de esos gastos.

En segundo lugar, el TJUE recuerda que debe entenderse que las cláusulas contractuales incluidas en el concepto de "objeto principal del contrato" son las que regulan las prestaciones esenciales de ese contrato. En cambio, las cláusulas de carácter accesorio respecto de las que definen la esencia misma de la relación contractual no están incluidas en dicho concepto. El hecho de que una comisión de apertura esté incluida en el coste total de un préstamo hipotecario no implica que sea una prestación esencial de este. En cualquier caso, un órgano jurisdiccional de un Estado miembro está obligado a controlar el carácter claro y comprensible de una cláusula contractual referida al objeto principal del contrato.

Además, la corte, sostiene que, conforme al derecho europeo, una cláusula de un contrato de préstamo celebrado entre un consumidor y una entidad financiera que impone al consumidor el pago de una comisión de apertura puede causar en detrimento del consumidor, contrariamente a las exigencias de la buena fe, un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se derivan del contrato, cuando la entidad financiera no demuestre que esta comisión responde a servicios efectivamente prestados y gastos en los que haya incurrido, extremo que debe comprobar el juez nacional. 

Así mismo, el Tribunal de Justicia recuerda que la ley europea no se opone a que el ejercicio de la acción dirigida a hacer valer los efectos restitutorios de la declaración de la nulidad de una cláusula contractual abusiva quede sometido a un plazo de prescripción, siempre que ni el momento en que ese plazo comience a correr ni su duración imposibiliten en la práctica o dificulten excesivamente el ejercicio del derecho del consumidor a solicitar esa restitución.

En quinto lugar, y por último, el Tribunal de Justicia declara la directiva europea y el principio de efectividad se oponen a un régimen que permite que el consumidor cargue con una parte de las costas procesales en función del importe de las cantidades indebidamente pagadas que le son restituidas a raíz de la declaración de la nulidad de una cláusula contractual por tener carácter abusivo, dado que ese régimen crea un obstáculo significativo que puede disuadir a los consumidores de ejercer el derecho, conferido por la directiva, a un control judicial efectivo del carácter potencialmente abusivo de cláusulas contractuales. 

Así, el tribunal de Luxemburgo reconoce al consumidor el derecho de acudir a un juez para que se declare el carácter abusivo de una cláusula contractual y para que esta se deje sin aplicar: "En consecuencia, condicionar el resultado de la distribución de las costas de un procedimiento de esa índole únicamente a las cantidades indebidamente pagadas y cuya restitución se ordena puede disuadir al consumidor de ejercer ese derecho debido a los costes que implica una acción judicial". 

Una de las claves por las que se preguntaba al TJUE son los gastos hipotecarios. Después de que el Tribunal Supremo declarase nula, por abusiva, la cláusula de gastos en 2015 y dijese que los efectos de esta nulidad pasan por una restitución "moderada" de las cantidades, se plantea al TJUE si estos efectos restitutorios son compatibles con la directiva europea sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con los consumidores.

Por otro lado, se preguntaba por la imposición al prestatario del abono del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), que la actual ley hipotecaria atribuye al prestatario, y si la declaración de nulidad por abusiva de estas cláusulas debe llevar aparejada la condena en costas.

Asimismo, se cuestionaba a Luxemburgo si la comisión de apertura supera automáticamente el control de transparencia o si, por el contrario, el profesional debe probar que ha proporcionado información previa y negociación individual de la misma, y se planteaba al TJUE si la declaración de nulidad de los gastos pueden seguir surtiendo efectos cuando se hacen novaciones o cancelaciones de la hipoteca.

El pasado 20 de mayo Asufin ganó en los tribunales una demanda acumulada contra BBVA que obliga a la entidad a devolver cerca de 16.000 euros en gastos hipotecarios a 17 familias. El juez condenó a la entidad a abonar el 100% de los gastos registrales y el 50% de los notariales, de gestoría y tasación, pero dejó abierta la puerta a futuras reclamaciones por la totalidad en estos últimos conceptos, a la espera de la sentencia del TJUE.

Sentencia Asuntos Acumulados C-224-19 Caixabank y C-259-19 BBVA by eldiario.es on Scribd

Etiquetas
Publicado el
16 de julio de 2020 - 10:49 h

Descubre nuestras apps

stats