La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni

México se convierte en campo de batalla entre Santander y BBVA con permiso del millonario Carlos Slim

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en la junta general ordinaria de accionistas 2022.

Diego Larrouy


2

Pese al tamaño que tienen BBVA y Santander en España, este no es para ninguno de los dos bancos su principal mercado. Ni en términos de ingresos, ni de beneficio. De hecho, no son líderes, ya que tras la fusión de Bankia y CaixaBank, este grupo les supera en territorio español. Son otras las geografías que más aportan a los dos mayores bancos españoles. Para BBVA, su principal mercado en beneficio es México y, para Santander, EEUU. Ahora, la entidad que preside Ana Botín se mueve para crecer en el principal territorio de su rival español y llevar hasta allí la batalla entre ambos.

La justicia europea libera al Banco Santander de indemnizar a los accionistas del Banco Popular

La justicia europea libera al Banco Santander de indemnizar a los accionistas del Banco Popular

Banamex es la filial de Citigroup en el país y, tal y como anunció el grupo a comienzos de año, está en venta. Se trata de uno de los principales bancos del país y varios competidores suspiran por hacerse con los activos que ya no quiere Citi, que busca dejar atrás sus negocios de banca minorista, de consumo y de empresas. Dos nombres destacan entre los aspirantes a hacerse con la filial de la estadounidense. Uno es Banco Santander. La entidad que preside Ana Botín no esconde su interés por este banco, que le daría un salto de tamaño importante en este mercado. El otro es Inbursa, división de negocio financiero del conglomerado de empresas que tiene el magnate local Carlos Slim.

Aunque esta subasta se encuentra en sus primeros pasos y puede prolongarse más allá del verano, el tamaño de Banamex, un antiguo banco nacionalizado y posteriormente privatizado, puede cambiar el mapa del negocio bancario en México.

Actualmente, BBVA es el principal banco del país —incluso patrocina la liga de fútbol como hiciera hace años en España— con una cuota de mercado que rondaría el 22%, según un informe realizado por la plataforma Rankia en base a los datos de activos de los distintos bancos del país comunicados a la CNBV, la CNMV mexicana. Santander estaría en segunda posición con el 14% y Banamex, el banco en venta, se situaría con el 12%. Una adquisición total o parcial de los negocios de los que se quiere desprender Citi darían al grupo presidido por Ana Botín un aumento importante de su posición en el país.

Citi, uno de los grupos bancarios más grandes de EEUU y del mundo, anunció a comienzos de este año su intención de dejar el negocio de banca de empresas y de consumo en México, con el fin de centrarse en el país exclusivamente en clientes institucionales. Este anuncio ha abierto un proceso que todavía no se ha concretado pero ante el que ya han surgido los dos candidatos principales, los citados Santander e Inbursa.

La propia Ana Botín lo reconocía a comienzos de este mes en una entrevista en Bloomberg, donde apuntó a este país como “un motor de crecimiento”. También el consejero delegado, José Antonio Álvarez, anunció públicamente el interés de Santander por hacerse con la subasta de Banamex en la reciente presentación de resultados del banco. Sin embargo, el grupo ha puesto algunas condiciones a esta operación. La fundamental es que pueda acometerla por un precio que le permita abonarla en efectivo, sin necesidad de ampliación de capital ni que altere la política de dividendos de la entidad. Botín aseguró en la citada entrevista que Santander no precisaría, en cualquier caso, de esta operación para alcanzar sus objetivos en México.

El otro gran nombre de los aspirantes a hacerse con Banamex es Inbursa, un grupo financiero propiedad del hombre más rico de México y con negocios en otros sectores como FCC o Realia, en España. En la última presentación de resultados del banco de Slim, sus responsables reconocieron ante la prensa y los analistas el “interés” por adquirir los negocios que dejará Banamex en México. Sin embargo, aseguraron que no acudirían a esta subasta de manera individual sino que lo harían con otros socios.

Según han explicado medios locales, Banamex ha abierto a los interesados en la compra sus datos financieros, si bien desde el Banco Santander se apuntó en la última rueda de prensa que se trata de una operación que podía prolongarse todavía en el tiempo, al no haberse concretado todavía algunos factores importantes del proceso. Otros actores como Banco Azteca o Banorte también han mostrado durante estos meses su interés por acudir a la subasta.

López Obrador prefiere “mexicanizar” Banamex

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseguró cuando se anunció la salida de Citi que era una buena oportunidad para “mexicanizar” a Banamex, un banco que nació a finales del siglo XIX y que el grupo estadounidense adquirió en una privatización hace dos décadas.

“No significa que vayamos a impedir que participen en la convocatoria inversores extranjeros, no estamos cerrados, no somos chovinistas”, aseguró, aunque dejó clara su preferencia por que fuera un inversor local el que se hiciera con la entidad. A finales del mes pasado, López Obrador y Botín tuvieron una reunión privada para abordar los planes del banco en México.

Sobre este proceso no se ha posicionado BBVA, que por su posición en el país tendría complicado participar. México es el principal mercado para el banco que preside Carlos Torres y aporta a la entidad más del 45% de su beneficio en el último año. También supone un tercio de los ingresos que obtiene el banco en todo el mundo.

Para Santander, sin embargo, el peso de este mercado es todavía inferior, aunque significativo. En torno a un 10% del beneficio procede de México. Este mercado pertenece al área de negocio, Norteamérica, que más aportó al banco durante el pasado año, gracias al avance en EEUU, que supone más de una cuarta parte de las ganancias del banco. En total, México supuso para ambos bancos un beneficio en 2021 de unos 3.300 millones de euros, de los más de 13.000 millones que sumaron ambas entidades en todo el mundo.

Además de intentar hacerse con Banamex, Santander ha anunciado estrategias comerciales más agresivas en México para hacerse con mayores cuotas de mercado en sectores como el hipotecario. Recientemente ha lanzado un nuevo modelo de hipotecas centradas en trabajadores de menores ingresos o que los tienen variables y tenían complicado firmar este tipo de préstamos.

El propio responsable de la filial mexicana, Héctor Grisi, aseguró en una entrevista en el diario local 'El Financiero' que el banco se había centrado “mucho en los niveles de las rentas altas, en la parte de arriba de la pirámide” y que ahora se ha asumido que “la única manera de crecer es que tenemos que entrar en rentas masivas e irnos de frente contra BBVA en estas rentas”. Santander aseguró en la presentación de resultados del primer trimestre que contaba con 4 millones de clientes vinculados, con un crecimiento del 9% en el último año. La filial mexicana ya tiene más empleados que la española, según las cuentas presentadas por la entidad.

Santander no es el único banco español que ha movido ficha en México durante las últimas semanas. Abanca, heredera de las cajas gallegas y propiedad del grupo venezolano Banca Echevarría, ha anunciado esta semana la creación de una filial en dicho país. Ainvest, como se llama esta nueva sociedad, tiene planeado invertir 500 millones en el país en los próximos años. El banco defendió que es un país “superatractivo para invertir” y nace con 100 millones en créditos que prevé aumentar en el segmento de pymes. Sobre la mesa, el banco tiene comprar a otras entidades del país para crecer en este territorio. También Sabadell tiene una filial mexicana, aunque con escasa aportación al conjunto del negocio.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats