El fondo de rescates de la UE reconoce que “no prestó suficiente atención a las necesidades sociales de la población griega”

El exvicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

13

11 de junio de 2020. Prácticamente cinco años después del referéndum griego sobre el tercer memorándum de la troika para rescatar a Grecia, el informe de Joaquín Almunia sobre el rescate encargado por el Mecanismo de Estabilidad (MEDE), reconoce lo que en aquel momento votaron los griegos: “No se prestó suficiente atención al necesidades sociales subyacentes de la población griega. Bajo el programa del MEDE [fondo de rescates de la Unión Europea], responder al impacto social negativo del programa se convirtió en un objetivo estratégico adicional”.

“Grecia y sus ciudadanos han sufrido las consecuencias de ocho años de ajuste económico”, escribe Almunia en su informe: “Grecia saltó a los titulares mundiales con la mayor reestructuración de la deuda en la historia, una consolidación fiscal sin precedentes y la consiguiente pérdida de producción y repercusiones sociales”.

En todo caso, el MEDE defiende el rescate a Grecia: “La asistencia financiera brindada a Grecia ayudó a preservar la integridad de la zona del euro, estabilizar las finanzas públicas griegas y fortalecer el marco institucional en Grecia”.

Ya a finales de octubre pasado, Jean-Claude Juncker se despidió del Parlamento Europeo pidiendo perdón al “pueblo griego” por haberlo “pisoteado”. El ex presidente de la Comisión Europea entonaba el tercer mea culpa en su último año al frente del Ejecutivo comunitario por los recortes de derechos y servicios sociales, sacrificios económicos a los que se sometió a los griegos a cambio del rescate del país pilotado por la troika.

“Durante demasiado tiempo hemos pisoteado la dignidad del pueblo griego”, dijo Juncker en octubre pasado. “Siempre he lamentado la falta de solidaridad con la crisis griega”, dijo Juncker en Estrasburgo durante su discurso sobre el 20 aniversario del euro: “No fuimos solidarios con Grecia, la insultamos, la injuriamos, y nunca me he alegrado de que Grecia, Portugal y otros países se encontraran así. Siempre he querido que remontaran su lugar entre las democracias de la UE”.

Por el camino, ha vuelto la derecha al poder político en Grecia de la mano de Kyriakos Mitsotakis y, con él, las élites familiares y las biblias.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats