Los turistas vuelven a España, pero el sector prevé una tímida recuperación

Una calle turística de Barcelona a principios de julio.

0

Las islas de Palma e Ibiza han dado el pistoletazo de salida a la llegada de turistas alemanes a nuestras costas. Después de meses de parón completo de la actividad, el sector turístico, que representa alrededor del 13% del PIB español, se adentra así en una nueva normalidad marcada por la crisis, la incertidumbre y las medidas de prevención contra el virus, por lo que el sector da por perdida la temporada de verano. 

La orden ministerial que hacía posible este proyecto piloto de llegada de turistas a las Islas Baleares ha permitido que, pese al cierre de fronteras y a la prohibición de viajar desde la península impuesta hasta el 1 de julio, en la última quincena de junio llegaran al archipiélago 57 aviones alemanes procedentes de Fráncfort, Hamburgo, Düsseldorf, Stuttgart y Hanóver. La norma establecía, además, que los viajeros no tenían la obligación de guardar un periodo de cuarenta, una medida que sí seguía vigente para el resto de personas que entrasen en el país, fuera cual fuera su procedencia. Además, la norma fija una estancia mínima de cinco noches y los turistas deben rellenar en el avión una carta de localización del pasajero, que será entregada en la frontera y que permitirá que las autoridades sepan dónde estará alojado y cómo contactarle en el caso que fuera necesario.

¿Cómo está siendo la vuelta a la normalidad del sector?

No cabe duda de que la llegada de los turistas se ha hecho notar en la actividad comercial de las Islas Baleares. En los últimos siete días, el gasto de alemanes en Palma ha representado un 26% del mismo periodo de 2019, según los datos de Pulso, la herramienta de Banco Sabadell que, a partir de las interacciones con Terminales de Punto de Venta (TPV) del banco, permite analizar en tiempo real la evolución económica. En el último mes, este porcentaje era solo de un 11%. En Ibiza, la cifra sube hasta un 33% en la última semana (frente al 12% del último mes). 

Con todo, los profesionales del sector no son muy optimistas de cara a la temporada de verano. Según las previsiones de Hostelería de España, unas 65.000 empresas cerrarán y se perderán unos 400.000 empleos. Y es que, pese a que se comienzan a ver los primeros síntomas de recuperación, el despertar se prevé lento. Si tomamos como referencia el sector de la restauración, industria muy dependiente del turismo, vemos que el crecimiento de la actividad comercial de los restaurantes de Palma en la última semana fue del 15% respecto a la semana anterior, según los datos de Pulso, mientras que en el último mes ha crecido cerca del 40%. 

Es evidente que este año habrá menos turistas extranjeros que visiten nuestro país. El tráfico aéreo no recuperará los niveles precrisis hasta 2023, según señaló Luis Gallego, presidente de Iberia, en la cumbre 'Empresas españolas liderando el futuro', organizada por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). La crisis sanitaria y económica ha impulsado un turismo de proximidad, asequible y no masificado, por lo que es probable que muchos españoles opten por el turismo nacional. Ahora bien, a pesar de la existencia de ese “trasvase de los que éramos turistas internacionales y que este año visitaremos otros lugares de nuestro país, va a haber una caída muy significativa del turismo internacional que el nacional difícilmente va a poder compensar hasta los niveles que pudieran hacer de este verano un buen verano”, señala Paula Nevado, secretaria general de Marcas de Restauración. 

Los empresarios miran a Europa

Los principales países de la Unión Europea han puesto en marcha medidas de reactivación económica, alivio fiscal y planes de empleo, concentrados en los denominados planes Marshall por un valor conjunto de casi 100.000 millones de euros. Francia ha destinado un total de 18.000 millones de euros, Grecia, 24.000 millones e Italia, 55.000 millones. Durante su participación en la cumbre empresarial de la CEOE, el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, además de un Plan Marshall para nuestro país, hizo hincapié en la necesidad de aplicar "incentivos a la demanda" como desgravaciones en el impuesto de la Renta o bonos para potenciar el turismo nacional, a imagen de lo que ya han hecho otros países europeos.

Francia y Alemania han puesto en marcha incentivos que incluyen subvenciones a fondo perdido para empresas del sector, bonos turísticos y exenciones en cotizaciones, así como medidas fiscales. Además, otra de las medidas más destacadas que se están aplicando en Europa son los llamados pasillos turísticos con los que los países reabren sus fronteras y permiten la circulación de viajeros entre regiones en los que la evolución de la pandemia es similar. 

En este contexto, los empresarios del sector han pedido que los ERTE se amplíen hasta final de año y que el Gobierno apueste por un plan de promoción del turismo tanto a nivel internacional como nacional. 

Etiquetas
Publicado el
8 de julio de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats