Los alcaldes de pueblos de Bizkaia con mayor incidencia de coronavirus piden a los vecinos que vayan a los cribados: "Durante todo el día de ayer acudieron 11 personas"

Una sanitaria le realiza un frotis bucal a un vecino para realizar una  prueba PCR. En Euskadi

Ermua amanecía este lunes con la cita de un cribado masivo a todos sus vecinos de entre 13 y 40 años de edad. El municipio lleva desde la semana pasada en la lista de los pueblos vizcaínos en alerta roja por superar los 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días. Su alcalde, Juan Carlos Abascal (PSE-EE), ha realizado un llamamiento desde primera hora para que acudan a realizarse la prueba del coronavirus y así, poder detectar personas asintomáticas entre los vecinos. "Entiendo que los responsables adoptan las mejores decisiones para paliar esta problemática. Ninguna de esas medidas es popular como para pensar que se hace sin pensar. Se toman estas decisiones porque la situación es preocupante", ha añadido, al tiempo que ha pedido a la ciudadanía responsabilidad y "no buscar culpables", ha explicado Abascal, que confiesa que era necesario tomar medidas ante el aumento de eventos sociales.

En Durango, este martes finalizaría un cribado que se ha dado por cerrado el domingo por la falta de personas que han acudido a realizarse la prueba. "Durante todo el día de ayer acudieron 11 personas", lamenta el primer teniente de alcalde Julián Ríos (Podemos Herriaren Eskubidea) en una entrevista con este periódico. "Cada vez lo tenemos más interiorizado, pero sí que hay gente despistada. Mandamos un mensaje de solidaridad, de concienciación y de que que si se hacen las cosas bien, saldremos. Es un problema comarcal que hay que abordar desde la línea comarcal, no tiene sentido que se hagan PCRs en Durango y no en toda la comarca", ha señalado Ríos.

Desde el ayuntamiento de este pueblo vizcaíno, aseguran que son importantes las medidas restrictivas, pero que también lo son los paquetes y medidas de apoyo para aquellos sectores que se ven afectados por este segundo cierre, como pueden ser la hostelería o el comercio. "Hay que hacer un colchón social para recuperar a la gente. Nosotros desde el ayuntamiento hicimos un plan para recuperar las personas, recuperar la cultura, el tema empresarial, que fueron más de 3 millones de euros, pero en medida que se van poniendo medidas más restrictivas es importante que las consejerías de Empleo, Educación y Sanidad den más recursos para ese colchón y si se van a hacer estos cierres y toques de queda, medidas para paliar el daño que va a hacer al comercio y a la hostelería", ha explicado el teniente de alcalde.  

Lekeitio, entre la alerta roja y la naranja

Lekeitio es uno de los pueblos que se mantiene en la cuerda floja entre la alerta naranja y la roja. La semana pasada formaba parte de la lista de municipios con mayor incidencia de coronavirus. Sin embargo, este lunes ha logrado salir de la lista a la que se han sumado Muskiz, Abanto-Zierbena, Amorebieta y Galdakao. A pesar de ello, el alcalde del municipio, Koldo Goitia (PNV), hace un llamamiento a la ciudadanía para que no se relaje y siga cumpliendo con las medidas restrictivas, que son las que "van a ir mejorando los datos".

"Lekeitio ha vuelto a alerta naranja, pero estamos un poco en el límite. La semana pasada también hubo un momento en el que pasamos a alerta naranja, pero en el caso de Lekeitio un solo positivo hace que estemos arriba o abajo. La verdad es que la tendencia que tenemos y según los datos de hoy, volvemos a bajar a la zona ámbar, pero yo tampoco quiero echar las campanas al vuelo, prefiero ser precavido y ver cómo evoluciona a lo largo de la semana, porque ya te digo que un positivo más o un positivo menos es lo que nos está haciendo estar en esta situación. En principio, desde el viernes que se decretaron las medidas de los municipios rojos la ciudadanía ha respondido bien y parece ser que los datos así lo avalan", ha señalado a elDiario.es/Euskadi, Goitia.

Según este alcalde, las medidas restrictivas en Lekeitio municipio cuya actividad principal es el sector servicios, afectan principalmente al turismo, al comercio y a la hostelería. El hecho de que el miedo a contagiarse del virus y el mal tiempo hacen que las personas tampoco salgan a la calle o consuman en horarios en los que sí que está permitido y el llamamiento a la responsabilidad hace, además, que vecinos de pueblos cercanos no acudan a "hacer recados" a Lekeitio. "Los fines de semana sí que se suele acercar gente de varios sitios y turistas y este fin de semana ya se ha notado la falta y así hemos hecho el llamamiento para que esa gente no venga", ha comentado Goitia, que espera que el comportamiento de la ciudadanía siga haciendo que el número de positivos baje tanto en el municipio como en el resto de la comarca y la comunidad autónoma.

Etiquetas
Publicado el
26 de octubre de 2020 - 21:00 h

Descubre nuestras apps

stats