EH Bildu pide que la Comisión de Ética analice el fichaje por la empresa que contrató al exconsejero Darpón de otros dos cargos de Salud

Darpón, Múrgica, Arcelai, Murga y Ansotegi, en una visita hospitalaria

El parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona ha registrado este jueves un escrito dirigido a la Comisión de Ética de Euskadi con el ánimo de que este organismo analice el salto a la empresa privada del sector sanitario Keralty (antigua Sanitas Internacional) de dos altos cargos recién salidas del Departamento de Salud, la exviceconsejera Fátima Ansotegi y la exsubdirectora de Calidad Asistencial Mayte Bacigalupe. Se da la circunstancia de que esta compañía fue la que dio cobijo al exconsejero de Salud Jon Darpón en 2019 a los pocos meses de haberse visto forzado a dimitir por las denuncias de irregularidades en las oposiciones médicas de Osakidetza. Keralty está dirigida por el millonario vasco Joseba Grajales, próximo al PNV, y emplea también a otro exconsejero, Jon Azua.

Osakidetza desea un descenso claro de la pandemia hasta una décima parte de la tasa actual para evitar el "peligro" de repunte

Osakidetza desea un descenso claro de la pandemia hasta una décima parte de la tasa actual para evitar el "peligro" de repunte

En su escrito, Estarrona recuerda que este organismo, ahora presidido por la consejera Olatz Garamendi en la nueva legislatura y que en lo que va de 2020 no ha adoptado ninguna resolución aunque tiene pendiente de analizar la actuación de la directora del Instituto de la Memoria (Gogora), Aintzane Ezenarro, en relación a las decenas de contrataciones a las empresas de un cargo del PNV, Aitor Elorza (Montai), debe analizar los comportamientos de los altos cargos de la Administración autonómica a la luz del vigente código ético. Según el parlamentario, hay que determinar "qué consecuencias le puede acarrear a la imagen institucional del Gobierno y de la propia Osakidetza".

A tenor de la documentación oficial del Gobierno vasco, Ansotegi cesó como viceconsejera de Administración y Financiación Sanitaria -era la 'número tres' de Darpón y lo fue también con Nekane Murga- el 8 de septiembre, martes. En 48 horas, ese mismo jueves, la también exparlamentaria del PNV ya tenía una oferta de trabajo y una autorización en firme del Ejecutivo para saltar a la empresa privada. Este trámite es imprescindible en los dos años siguientes a abandonar la Administración en caso de posible conflicto de intereses. Concretamente, Ansotegi es "gerente global de operaciones" del grupo Keralty y su puesto de trabajo se localiza en la sede central de la compañía, en Arkaute, a las afueras de Vitoria. Estarrona hace constar que todavía hasta el 20 de octubre no fue relevada de su puesto en el consejo de administración del ente público del Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, por lo que hubo un solapamiento de algunas semanas. 'El Correo' publicó también que otra persona del equipo de dirección de Salud iba a pasar a Keralty. Bacigalupe, desde septiembre de 2020 también, es gerente de gestión sanitaria.

Keralty, con un importante volumen de negocio internacional (hasta 2.000 millones de dólares), saltó a la primera línea por haber recolocado a Darpón tras su salida del Gobierno, como adelantó este periódico. Según datos oficiales, Keralty (antigua Sanitas Internacional) ha percibido 350.308,26 euros en subvenciones públicas desde 2016 hasta la llegada del exconsejero. Además de Keralty, han obtenido fondos públicos -sea en forma de contratos o principalmente de ayudas- otras empresas relacionadas directa o indirectamente como Biokeralty/Biopraxis, Praxis, Biopharma Praxis o Mizar. La suma total asciende a 98.941 euros procedentes de Salud y 2.014.502,75 en subvenciones del área de Desarrollo Económico, básicamente para desarrollar proyectos de I+D en el ámbito sanitario. EH Bildu denuncia que "nada más dejar el cargo" varios excargos de Salud hayan saltado a la firma de Grajales. "El Departamento ha firmado contratos con estas empresas en los últimos años y en el futuro es posible que se firmen contratos", añaden. Estarrona se pregunta si esto es compatible con el código ético y con la confianza en las instituciones por parte de la ciudadanía.

Etiquetas
Publicado el
26 de noviembre de 2020 - 20:49 h

Descubre nuestras apps

stats