Euskadi cierra la semana con más contagios de toda la pandemia y suben un 30% los ingresos hospitalarios

Vista aérea del complejo hospitalario de Txagorritxu

Las estadísticas hablan por sí solas. A pesar de tener a más de la mitad de la población vacunada, Euskadi ha cerrado la semana con más contagios diagnosticados de COVID-19 de toda la pandemia, que se extiende ya durante 74 semanas, casi año y medio. Entre este lunes y este domingo se han notificado 10.321 casos nuevos, los últimos 1.206 de las últimas 24 horas. Tras la explosión de la variante delta del Sars-Cov-2, es la primera vez que se supera la barrera de 10.000 infectados semanales y se eleva un 12% el máximo de 9.215 alcanzado en la ola de noviembre. Además, se cumplen ya cinco semanas del ciclo de subida de la incidencia -la tasa estimada de este domingo es de 796 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, muy próxima también al récord- sin que parezca que la transmisión se vaya a empezar a reducir.

Macrobotellón en Plentzia, ertzainas heridos en Villabona y disturbios en Donostia en una noche de incumplimientos de las restricciones

Macrobotellón en Plentzia, ertzainas heridos en Villabona y disturbios en Donostia en una noche de incumplimientos de las restricciones

Otro indicador en máximos es la tasa de positividad, que refleja los casos confirmados en relación con el total de pruebas diagnósticas realizadas (PCR, de saliva o antígenos). Esta semana ha alcanzado el 13,1%, muy por encima del 11,32% que se registró en la semana 27 de la pandemia. Los datos de la primera ola, como apenas se realizaban pruebas en algunos momentos, no son comparables en este apartado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera ya crítico cualquier valor que supere el 5%.

En cuanto a la presión hospitalaria, la juventud del grueso de contagiados y las vacunas están minimizando el impacto en esta fase de la pandemia, pero es una evidencia que están subiendo también los ingresos. Han sido 304 en siete días. Comparados con la semana que hasta ahora era la que tenía el máximo de infectados, hubo entonces 500, el 5,4% de los positivos. Ahora ese proporción baja al 2,94%. De una semana a otra han crecido un 29,9% los ingresos, menos que el 43,36% de incremento de los contagios. El volumen general es ya similar al de la ola olvidada del verano del pasado, la que apenas nadie computa pero que supone que en Euskadi la actual sea la sexta y no la quinta, como se refleja perfectamente en las gráficas de contagiados.

En cuanto a los datos del domingo, los 1.206 casos suponen una bajada sustancial después de cuatro jornadas de máximos por encima de 1.500 diarios. Eso sí, la caída responde a la reducción de pruebas, algo común cada fin de semana, ya que la positividad no solamente no baja sino que sube al 14,1%. Los casos se reparten en 635 en Bizkaia, 367 en Gipuzkoa y 177 en Álava, el territorio donde ahora crece con más fuerza la COVID-19. Hay 27 casos más entre personas o de fuera o sin residencia conocida. La jornada dejó 34 ingresos y las camas de UCI ocupadas con casos críticos son ya 55, con un lento pero constante crecimiento. En la pandemia se llega ya a 235.988 personas con un diagnóstico confirmado.

En nuestros especiales interactivos, se pueden consultar todos los datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi, sobre los positivos y fallecidos en todas y cada una de las residencias de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa y el avance día a día de la campaña de vacunación. También tenemos mapas con los brotes más destacados.

Etiquetas
Publicado el
25 de julio de 2021 - 13:08 h

Descubre nuestras apps