Euskadi mantiene su calendario para pasar a la fase 3: "Adelantar la desescalada no está entre nuestras previsiones"

Un hombre, en la barandilla de la playa de La Concha

Aunque solamente han pasado cuatro días desde que se iniciara la fase 2 en muchas áreas de España, algunas zonas han querido saltar ya a la fase 3 de cara al próximo lunes y, de hecho, este jueves se ha anunciado que cuatro islas ya pueden hacerlo. Euskadi, en cambio, aspira a hacerlo el 7 de junio sin quemar etapas, como estaba previsto en el calendario inicial. "Adelantar la desescalada no está entre nuestras previsiones", ha señalado la consejera de Salud, Nekane Murga.

Murga ha explicado que "la tendencia es positiva" y que no se han detectado nuevos focos como los de Lleida o Ceuta, entendidos como una concentración elevada de contagios en menos de 72 horas relacionados con un evento concreto. Los pocos casos nuevos, según la responsable de Salud, se concentran en el ámbito "intrafamiliar", los más sencillos de rastrear y controlar. "Es un número bajo y sencillo de aislar precozmente", ha explicado.

Según la consejera, los datos se analizan "día a día" y "hora a hora" y Euskadi, en efecto, prepara ya una "propuesta" para transitar de la fase 2 a la fase 3 y eliminar todavía más restricciones. Pero se entregará al Ministerio de Sanidad la próxima semana "para hacerlo la siguiente", es decir, a partir del 7 de junio. "Hacerlo en plazos de dos semanas lo consideramos oportuno", ha señalado. No obstante, algunas medidas de la fase 2 en Euskadi son más relajadas, principalmente en lo tocante al aforo interior de bares y restaurantes, que es del 50%, el máximo posible. Ello contrasta con las restricciones adicionales introducidas en la fase 1.

Murga, en todo caso, ha exhibido su preocupación por las aglomeraciones. "Aunque los datos son buenos, la concentración de personas puede tener consecuencias graves. Apelo a la responsabilidad individual", ha dicho. Ha apuntado expresamente a la necesidad de cuidar la estancia en las playas con las mareas altas. También ha alertado de una "posible reaparición de forma epidémica" en el otoño porque "la temperatura, la humedad y la luz se identifican como un momento de mayor riesgo". También en esa época del año hay más enfermedades respiratorias y más problemas de detección de síntomas, ya que son coincidentes con los de otras patologías. Asimismo, ha alertado de "coinfecciones" por COVID19 e Influenza (gripe).

"Nos estamos preparando", ha dicho Murga sobre la capacidad de la Sanidad vasca para reaccionar ante cualquier eventualidad. En esa preparación, en el almacén central de Osakidetza se guardan 4.012.000 mascarillas quurúrgicas, 203.000 FFP2, 39.000 FFP3, 28.000 batas, 78.000 buzos, 29.000 delantales, 247.000 guantes de caña larga y 10.527.000 guantes de nitrilo.

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2020 - 20:29 h

Descubre nuestras apps

stats