El homenaje a las víctimas del franquismo de 2016 se contrató con las empresas de un miembro del PNV en cuatro partes y 24 horas antes

Acto de homenaje a las víctimas del franquismo organizado por el grupo Montai en mayo de 2016

El 14 de mayo de 2016, la Presidencia del Gobierno vasco organizó un homenaje a las víctimas del franquismo en Donostia, un evento anunciado desde principios de enero -aunque la previsión inicial era hacerlo el 7 de mayo- y cuyo desarrollo fue detallado en la edición del 12 de mayo por el diario 'Deia'. Sin embargo, los contratos para la organización del evento no se formalizaron hasta el 13 de mayo, solamente 24 horas antes. Fueron cuatro adjudicaciones para un servicio total que costó 34.243,61 euros y que recayeron sin concurso en tres de las empresas del cargo del PNV de Gipuzkoa Aitor Elorza, Montai Produkzioak, Denok Zuzeneko Komunikazioa (por partida doble) y Estali La Karpa. Ninguna de las mercantiles relacionadas entre sí facturó por separado más de 18.000 euros (sin IVA), el máximo legal en aquel momento para la concesión de contratos menores o directos.

Según los tres expedientes principales, que son calcados, Montai fue la encargada del "montaje del espacio y escenario" para el evento (10.587,30 euros), Denok recibió el cometido de la "producción", del sonido o de la iluminación -pero también de imprimir unos paneles y unos vinilos- (8.652,11 euros) y Estali La Karpa tendría que proporcionar una carpa de 20x20 y sus correspondientes contrapesos (14.217,50 euros). Hay una cuarta factura más pequeña, la segunda de Denok, por la cual se le abonan 786,50 euros por la contratación del músico guipuzcoano Pello Ramírez.

El acto tuvo lugar junto al museo de San Telmo. Los presupuestos de las tres compañías tienen sello de entrada de ese 13 de mayo -aunque uno no tiene fecha, el otro es del 9 de mayo y el tercero del 15 de abril-. De esa misma jornada son también las memorias de la directora de Víctimas, Monika Hernando -visadas por la directora de Servicios de Lehendakaritza, María del Yermo Urquijo- y la aprobación de gasto, rubricadas por el secretario general de la Presidencia, Jesús Peña. También se recoge que los trabajos debería iniciarse ese mismo viernes, a tenor de la necesidad de "seguridad" para el montaje desde 24 horas antes del evento. La documentación de las tres empresas la firma la misma persona, Elorza.

Fuentes de la Presidencia vasca defienden que el procedimiento se ajustó en todo momento a la normativa de contratos vigente en aquel año. Además, se apoyan en una auditoría encargada a la OCE (Oficina de Control Económico del Gobierno vasco) a raíz de las primeras publicaciones de este periódico en torno a las contrataciones con el grupo Montai y que revisó todas las adjudicaciones de Lehendakaritza y de sus organismos adscritos -Gogora (Instituto de la Memoria), Emakunde (Instituto de la Mujer) o Cooperación- a estas mercantiles. El informe -firmado por el responsable de la OCE y exmiembro del Araba Buru Batzar Javier Losa- estima que las empresas de Elorza son claramente independientes y también que dentro de un evento no hay irregularidad en dividir los servicios que se contratan.

"El desarrollo de este tipo de eventos requiere distintas prestaciones, en función de su naturaleza, del objetivo al que va dirigido, así como al personal al que se invita, abarcando desde el diseño o parte creativa, que configura la estética del acto, a la realización de invitaciones, desplazamientos, catering, actuaciones musicales, alquiler de elementos audiovisuales y de sonidos, montaje, etc. Todo ello varía

según sea el espacio, interior o exterior y según sea el tamaño. El montaje, propiamente dicho, abarca desde el escenario, las luces, mesas, sillas, guardarropas e incluso decoración floral. Si el acto es en espacios exteriores, se precisa también del alquiler de una carpa. De ahí, que para la realización del acto se recurra a diferentes empresas especializadas en las tareas que se demandan. Teniendo en cuenta que el importe global de las distintas prestaciones de este evento supera el importe

máximo establecido para el contrato menor, éstas podían haberse tramitado en un expediente de contratación, con división en lotes, en su caso. Sin embargo, el órgano promotor interpretó que estas prestaciones cumplen una función técnica individualizada aunque formando parte de la misma unidad operativa, por lo que no suponen fraccionamiento y pueden ser objeto de contratación menor, en la misma línea que la sustentada actualmente por la Instrucción 1/2019 de la OIReScon. A estos efectos, hubiera procedido aportar al expediente la justificación de que las diferentes prestaciones contratadas para el evento gozaban de sustantividad propia que permitía su ejecución separada para una mayor eficacia en la consecución del

objeto del contrato", argumenta la OCE.

Cada una de las tres adjudicaciones principales viene acompañada de un documento de las empresas en el que Elorza, en nombre de las tres, se compromete a cinco puntos. Dos de ellos aluden claramente a la disponibilidad de medios "materiales y personales" para la realización de los trabajos y a que el servicio "no será objeto de subcontratación". Estali La Karpa también adquiere esos compromisos a pesar de que en aquella época era una mercantil de reciente creación -cuatro días antes de la inauguración del Instituto de la Memoria (Gogora), con el que empezó a trabajar- y de que, según el Registro Mercantil, en 2016 apenas tuvo de media una plantilla de 0,5 trabajadores. Ese documento sobre las cláusulas del contrato está fechado el 12 de mayo, antes de la firma del propio contrato.

Organizadores de los actos de Urkullu

Las cuatro empresas de Elorza han organizado de manera regular los actos del lehendakari, Iñigo Urkullu, desde su llegada al cargo en 2013, como también habituales en otras áreas del Gobierno vasco como Juventud. En total, son 155 las adjudicaciones solamente en la Presidencia que han recaído en Montai, Denok, Estali La Karpa y, en menor medida, Kultur Kirol Zerbitzuak, una cuarta firma también del empresario guipuzcoano. En otros eventos también se han hecho varios contratos a más de una de estas empresas.

Durante años, el grupo Montai ha organizado entregas de premios como los René Cassin de Derechos Humanos, recepciones de Urkullu a diplomáticos o a la sociedad vasca en Navidad, el tradicional Consejo de Gobierno extraordinario en el Palacio de Miramar, la grabación del mensaje de Nochevieja o la propia toma de posesión del gabinete. Es una cantidad superior al millón de euros y solamente en un caso en Lehendakaritza y en cinco en Gogora las contrataciones han derivado de un concurso abierto a otras empresas.

El mayor volumen de negocio ha procedido del área de Derechos Humanos y, desde su creación, de Gogora. El grupo ha organizado prácticamente todos los homenajes a víctimas de diferente signo (del terrorismo, de la violencia policial o de la dictadura) y, singularmente, ha gestionado en régimen de exclusividad la carpa itinerante de Gogora, el proyecto estrella de este organismo dirigido por Aintzane Ezenarro. Es más, en el primer año de ese proyecto, Plaza de la Memoria, todos los municipios por los que pasó y las diputaciones de Álava y Gipuzkoa contrataron también por indicación de Gogora a las mercantiles de Elorza, como ha publicado este periódico. No sólo se dividía el coste de cada exposición para adjudicar el contrato 'a dedo', sino que dentro de cada una de ellas se llegaba a separar la carpa de sus contrapesos o de la tarima. Ezenarro nunca ha dado explicaciones públicas sobre este asunto desde que trascendiera en enero.

Mesas con mantel, gasóleo y una nueva letra 'k'

Se da la circunstancia de que en Lehendakaritza hay también un número importante de facturas de menor importe por las cuales Montai se encarga de servicios de transporte de banderas, muebles u otras cosas entre sedes del Gobierno. En algunos casos se paga a estas firmas con base principal en Asteasu (Gipuzkoa) para hacer un trayecto de Bilbao a Vitoria, con el consiguiente recargo. Una de las facturas más llamativas es de 1.070,85 euros por la instalación de 15 mesas plegables con mantel negro para un acto, un servicio cuantificado en 75 euros pero incrementado por la mano de obra (460 euros) y por el viaje de Asteasu hasta Vitoria (350 euros).

Hay salidas para repostar gasóleo que se han pagado a 150 euros (más el coste del combustible) o una entrega en la sede de Bruselas para entregar un logotipo (1.312,85 euros). Montai también ha pintado las letras de Irekia, el portal 'web' del Ejecutivo vasco, y creado una nueva 'K'. Ese servicio costó 519,09 euros.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2020 - 22:12 h

Descubre nuestras apps

stats