El Gobierno de Urkullu remarca ante la oposición su “mayoría absoluta” en la negociación presupuestaria

Azpiazu, en una comparecencia ante la Comisión de Economía

Formalmente, el Gobierno vasco mantiene abierta la negociación presupuestaria con la oposición aunque PNV y PSE-EE no precisan de apoyos en el Parlamento para aprobar las cuentas de 2022. Eso sí, nada apunta a que vaya a haber entendimiento. Este viernes el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha completado la segunda ronda citándose con Elkarrekin Podemos-IU y PP+Cs después de haber estado 48 horas atrás con EH Bildu. De las conversaciones se ha caído ya la coalición de derechas. La de izquierdas, por su parte, ha afirmado que ve "difícil" el acuerdo aunque ha recibido la misma oferta económica que tuvo EH Bildu, mover 72 millones para sus prioridades políticas más un fondo adicional de 90 millones más. Tampoco los abertzales se mostraron muy conformes, aunque parte de las propuestas eran calcadas a las que han aceptado en Navarra con María Chivite.

La exconcejal del PNV Ana Helguera será la presidenta del Tribunal de Cuentas, en el que estará el 'número dos' de Seguridad

La exconcejal del PNV Ana Helguera será la presidenta del Tribunal de Cuentas, en el que estará el 'número dos' de Seguridad

"Hemos trasladado la importancia de que estos encuentros no se conviertan en una escenificación con tintes melodramáticos", ha llegado a decir el hombre de los números de Iñigo Urkullu, quien ya marcó distancias en primera persona con los partidos de la oposición la pasada semana. Según Azpiazu, la situación del país "requiere de una gran dosis de diligencia y responsabilidad" y no estirar el chicle de acuerdos imposibles. De hecho, aunque con EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU hay una propuesta en firme, ha recordado que el Ejecutivo tiene "mayoría absoluta" y "confianza de la ciudadanía" para seguir adelante en solitario.

Con 'populares' y naranjas la "escenificación" ha tocado a su fin. Quedan muy lejos los años de idilio entre Urkullu y Alfonso Alonso. Ha calificado de "brocha gorda" la propuesta económica de PP+Cs, un plan "muy lejos" del modelo del Ejecutivo. "Me entristece profundamente estar asistiendo a una puesta en escena innecesaria, inoportuna e inapropiada", ha dicho Azpiazu de la coalición el mismo día en que ha cristalizado el reparto del Tribunal de Cuentas pactado por nacionalistas y socialistas con ellos. A juicio del consejero, el equipo que en Euskadi lidera Carlos Iturgaiz "emula lo que se ve diariamente en otros lares". "Evidentemente, con este grupo no va a producirse ningún acuerdo", ha añadido. Esta formación registrará una enmienda de totalidad y también correcciones parciales. "Todas las que sean necesarias para ayudar a los sectores más desfavorecidos en esta crisis como el comercio, la hostelería, los autónomos, la industria, la pequeña y mediana empresa que necesitan apoyos, que siguen demandándolo al Gobierno vasco y que tienen una negativa", entiende PP+Cs.

Sobre Elkarrekin Podemos-IU, el consejera ha entendido que la oferta "cubre sus demandas". El dinero iría a "reforzar Osakidetza", dar más salud bucodental, apoyar la economía circular, bonificar las matrículas educativas hasta los 3 años o incrementar prestaciones para migrantes. Eso sí, se rechaza "consolidar" 4.000 plazas en Osakidetza de refuerzos de la pandemia que ahora se pierden. Se alega que hay una OPE ya convocada con más de 3.000 puestos. Igualmente, se cierra la puerta a otros temas de educación, a la RGI o a una empresa pública de energía. Con estos elementos, la portavoz Miren Gorrotxategi ha visto "difícil" el posible pacto porque quedan fuera medidas de "calado social" que reclaman. "Hay una propuesta de cambios de partida, pero no se acepta lo que es vertebral para nosotros y para la sociedad", ha enfatizado la representante de la confluencia de Podemos e IU, según recoge Europa Press.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2021 - 21:45 h

Descubre nuestras apps

stats