La portada de mañana
Acceder
El rey emérito protagoniza un regreso vergonzante que solo aplaude la derecha
Opinión - 'Blanquear al rey emérito', por Ignacio Escolar
España ante la ola de calor más temprana de la historia

Un San Sebastián para la historia: dos niños salen como cantineras en la edición de las mascarillas

Este año por primera vez dos niños de Jakintza Ikastola han participado como cantineras

El San Sebastián de 2022 ha dejado dos imágenes para la historia. Es la primera edición en la que los participantes en la tamborrada —solamente los niños, porque la pandemia ha impedido desfilar a los adultos— acompañaban con mascarilla sus trajes tradicionales. Y la segunda es la de dos varones muy jóvenes rompiendo estereotipos como cantineras en la misma Gipuzkoa que discute si las mujeres pueden participar en los alardes de Irún u Hondarribia.

Donostia cancela la tamborrada por segundo año por la COVID-19

Donostia cancela las tamborradas de adultos por segundo año por la COVID-19

La de las cantineras es una figura que hasta ahora solo ha correspondido a niñas. Sin embargo, en Jakintza Ikastola, cuando preguntaron quién de los alumnos de primero de Primaria quería participar como cantinera —es el personaje que les toca a los niños de ese curso—, se toparon con que dos niños levantaron la mano. “Cuando les entregaron el uniforme hace unos días llegó corriendo a casa para probarse todo y sacarse una foto. Lo lleva con total naturalidad”, ha contado el padre de uno de los niños. En un día de San Sebastián atípico, condicionado por la COVID-19, alrededor de 3.000 niños de ikastolas donostiarras han tenido la oportunidad de hacer sonar los tambores y barriles en cinco recorridos divididos por la ciudad. Parte de la tamborrada infantil ha llegado este año al barrio del Antiguo. Junto con Jakintza Ikastola, la Avenida Zumalakarregi ha visto desfilar a los niños de las ikastolas públicas Amassorrain e Ibai y de las concertadas Larramendi y el liceo Santo Tomás.

En el recorrido, que ha durado algo menos de una hora, cientos de espectadores esperaban a los más pequeños con poca distancia de seguridad pero con la mascarilla puesta y, al paso de los hijos, sobrinos y nietos, han saludado emocionados mientras estos hacían sonar los tambores. Saludando, precisamente, ha desfilado el hijo de Ander en la compañía de Jakintza Ikastola, quien ha apodado a su personaje de cantinera como “agurtzaile”, que se podría traducir del euskera como “saludador”. Es la primera vez que dos niños representan en la tamborrada infantil esta figura y, asegura su padre, está “muy contento” por participar. “Para ellos es una fiesta y él quería participar. No sabe si este era un trabajo para chicos o para chicas, para él es simplemente una forma de salir con sus compañeros de clase”, ha contado Ander ante los micrófonos de Euskadi Irratia.

En un año sin pandemia, los cargos y figuras de la tamborrada infantil habrían subido al balcón del Ayuntamiento de Donostia para animar desde allí a todos los tambores y barriles. Sin embargo, este año, representados por el colegio Sagrado Corazón Mundaiz, lo han hecho a través de la megafonía. Poco antes del mediodía de este 20 de enero el alcalde y la general de 2022, Mario Tamargo Alda y Marta Navarra Zorrozua, han deseado un feliz día de San Sebastián a todos los donostiarras y han agradecido a los colegios y compañías la oportunidad de desfilar por Donostia a pesar de la pandemia. “Cojamos fuerzas, calentemos, adelante el juego de los tambores y las baquetas. Llenemos las calles y plazas de ruido, aúpa Donostia y pasadlo todos muy bien”, ha cantado el alcalde en un 'bertso'. “Sí, ha llegado el día con el que tanto hemos soñado. El año pasado no pudimos escuchar apenas ningún tambor por Donostia y sentimos unas calles tristes porque ¿cómo celebrar el día de San Sebastián sin el ruido de los tambores? Aquí estamos los niños para llenar todos los huecos de la ciudad y de Gipuzkoa con nuestra alegría”, ha apuntado la general también en euskera.

Tras ellos, ha llegado el turno del Tambor Mayor, este año representado por Lorea Arriet Arrazola, alumna de Orixe Ikastola. Desde el desfile infantil del centro de la ciudad, ha dirigido la marcha de San Sebastián que han tocado simultáneamente todos los niños en los cinco puntos de la ciudad en los que se han organizado las tamborradas. Con la marcha de Sarriegi ha dado comienzo en el Antiguo un desfile de 600 niños que han ido y venido tomando la Avenida Zumalakarregi. La primera en salir ha sido Amassorrain Ikastola, seguida de Ibai Ikastola, Jakintza Ikastola, Larramendi Ikastetxea y Santo Tomás Lizeoa.

“Es un día muy emocionante. Los niños tenían muchas ganas e ilusión. Están muy contentos por poder salir hoy”, ha apuntado Irune, tía de uno de los participantes de la tamborrada. “Ayer me decía: 'Estoy muy nervioso, muy nervioso, pero con ganas de que llegue mañana'”, ha añadido. Para ella, la decisión de suspender las tamborradas de adultos ha sido un acierto. “Al fin y al cabo, los niños tienen ilusión. Los mayores también, pero las de los adultos son un desfase, porque llegan las 11:00 de la mañana y los bares siguen abiertos desde el día anterior. Pienso que se ha hecho bien”, ha admitido. Sin embargo, Pablo, espectador de la tamborrada del Antiguo, no ha opinado lo mismo: “Me parece fatal. Tenían que salir igualmente, se junta gente con los mayores y también con los pequeños”. En lo que sí se han puesto de acuerdo es en el “acierto” que ha sido este nuevo formato, pues el recorrido “es más corto y termina antes”.

Es un día muy emocionante. Los niños tenían muchas ganas e ilusión. Están muy contentos por poder salir hoy. Mi sobrino ayer me decía: 'Estoy muy nervioso, muy nervioso, pero con ganas de que llegue mañana'

Además del Antiguo, los barrios donostiarras de Bidebieta, Gros, Amara-Riberas de Loiola y el centro han cerrado sus calles por unas horas para dejar paso a las compañías de la tamborrada infantil. Mientras sonaba la sirena de la Relojería Internacional de la calle Garibay, a las 12:00 como todos los días, 790 niños han salido del Boulevard hacia la calle Hernani. Los alumnos de Aldapeta María Ikastetxea, Deutsche Schule San Alberto Magno, Jesuitinas, Orixe Ikastola y Sagrado Corazón Mundaiz, que ha recuperado este año la figura de la Bella Easo, han tenido la oportunidad de hacer sonar los tambores y barriles en un recorrido parecido al habitual. La columna de Bidebieta ha estado conformada por las compañías de Altza Herri Ikastetxea, Harri Berri Oleta Ikastetxea, Herrera Ikastetxea, Herri Ametsa Ikastola y Mendiola Ikastetxea; la de Gros, por Aitor Ikastola, Arantzazuko Ama Katekesia, Zuhaizti Eskola, María Reina Eskola y Zurriola Ikastola, y la de Amara-Riberas de Loiola, por Lanceros R.S Hípica, Amara Berri Ikastetxea, Ikasbide Ikastola, Mary Ward Ikastetxea y Scientia Karmelo Ikastetxea.

Los más pequeños han sido los protagonistas de este día de San Sebastián, pues una reunión del alcalde de Donostia, Eneko Goia, con los responsables de las tamborradas de adultos y la infantil el pasado 7 de enero resultó en la suspensión de todas las tamborradas de mayores. Además, tampoco Goia izó la bandera a medianoche desde la plaza de la Constitución mientras la sociedad Gaztelubide toca la marcha de San Sebastián, ni la ha arriado de la misma manera. “Echamos de menos la izada, se nota. Era ponerla en la tele después de cenar todos juntos y se nos salían las lágrimas”, lamenta Irune. En octubre, cuando el Gobierno vasco desactivó la emergencia sanitaria, Goia no tardó en “poner en marcha la maquinaria” para poder celebrar las fiestas invernales con total normalidad. De esa manera, también descartó limitaciones de aforo en la plaza de la Constitución de la Parte Vieja de Donostia para la izada y la arriada. No obstante, el 23 de diciembre, el alcalde reculó y admitió que la situación era “complicada”. Al final, y de manera “simbólica”, el alcalde acordó con los responsables de las tamborradas infantiles permitirlas en un formato “no habitual” en el que no se superase el máximo de 800 participantes en eventos sociales, culturales o deportivos que marcan las medidas vigentes.

Azpeitia, al contrario, ha visto por segundo año consecutivo suspendida totalmente la fiesta de San Sebastián. A principios de enero, el Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana anunció que este 20 de enero no saldría la tamborrada infantil, en la que otros años han participado alrededor de 500 niños. A eso se le sumó la decisión del pasado 11 de enero de suspender también las tamborradas de adultos. En una reunión en la que participaron también los responsables de las tamborradas, concluyeron con “gran pena y consenso”, según recoge Europa Press, que resultaría “imposible” no superar los 800 participantes, teniendo en cuenta que en 2020, el último San Sebastián previo a la pandemia, participaron en las fiestas más de 1.500 tamborreros en 30 grupos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats