Los trabajadores de Tubacex celebran su victoria judicial entre loas de la vicepresidenta Díaz y el silencio del Gobierno vasco

Trabajadores de Tubacex en su primera comparecencia tras las sentencias que anulan el ERE

La plantilla de Tubacex, que ha ganado la doble batalla judicial a la empresa que aplicó un ERE que afectaba a 129 trabajadores, ha celebrado este miércoles su victoria entre mensajes de apoyo de partidos políticos y de la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, pero con el silencio del Gobierno vasco. Tras las sentencias, Tubacex dispone de cinco días para reponer a los trabajadores en las mismas condiciones con las que contaban antes de llevarse a cabo los despidos y ellos temen que no sea un proceso sencillo.

La huelga de estos trabajadores cumple ya 147 días. Sin ella, según han afirmado, no habrían tenido lugar las sentencias. “Son sentencias muy valiosas para nosotros, estamos contentos, satisfechos y es un motivo de alivio. Se nos tachaba de locos, pero no tiene que colar eso de poder aprovechar la pandemia para realizar ERE. Tiene parte de culpa de estas sentencias la huelga que está habiendo. Unas sentencias que nos ponen en nuestro lugar y que exigen a la dirección reponer a los trabajadores afectados por el ERE en sus puestos de trabajo en las mismas condiciones que estaban antes”, ha señalado Eduardo Ibernia, presidente del comité de empresa de Tubacex durante la rueda de prensa que han celebrado este martes en el sindicato ELA de Bilbao para valorar las sentencias.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social ha lanzado un mensaje de apoyo a los trabajadores a través de su cuenta de Twitter en el que ha recalcado que “proteger el empleo” es una “responsabilidad política”. “La nulidad del ERE de Tubacex es una gran noticia. Tras 146 días de huelga, los trabajadores y trabajadoras consiguen frenar los despidos. Proteger el empleo, como determinan las medidas aprobadas en esta pandemia, es una responsabilidad colectiva”, ha apuntado Díaz.

También han querido mostrar su apoyo miembros de EH Bildu, Podemos, Izquierda Unida o Más País. Sin embargo, desde el Gobierno vasco el silencio es absoluto, algo que según han indicado los trabajadores no es algo “que sorprenda” puesto que, según recalcan, “no han contado con su apoyo en ningún momento”. “Hoy estamos recibiendo felicitaciones de partidos políticos, de políticos a nivel individual. Están bien las felicitaciones, pero ahora más que nunca porque esta sentencia viene a decir todo eso, no se puede despedir tan alegremente como lo permite la reforma laboral. De una vez por todas exigimos la derogación de esa reforma laboral y que el despido no esté al alcance de la mano del empresario tal y como está ahora y más con sentencias de este tipo”, ha explicado Ibernia.

El juicio que declaró nulo el ERE se dividió en dos procesos que tuvieron lugar el 21 y 22 de junio con dos salas distintas, una por cada planta: el de TTI fue presidido por Garbiñe Biurrun, mientras que el de Acelarava fue liderado por Juan Carlos Iturri. El comité de empresa de Tubacex se reunirá esta tarde para valorar ambas sentencias y decidir qué movimientos realizar dependiendo de las decisiones que tome la empresa. Según ambos fallos, que se dieron a conocer este martes, Tubacex tiene cinco días para readmitir a sus trabajadores en las mismas condiciones en las que contaban antes del ERE, sin embargo, algunos de los trabajadores despedidos, como Aitor Bordagaray, teme que ocurra como en la empresa ITP y en lugar de readmitirlos, les paguen un permiso retribuido.

Tendremos más facilidad a la hora de negociar, pero para nosotros a día de hoy no ha cambiado nada porque seguimos en la calle

Aitor Bordagaray Trabajador de Tubacex despedido

“La sentencia es un respaldo y con ella partimos de una situación en la que tendremos más facilidad a la hora de negociar, pero para nosotros a día de hoy no ha cambiado nada porque seguimos en la calle y la dirección dice que va a recurrir. ITP en lugar de reincorporar a los trabajadores les está pagando un permiso retribuido y pensamos que puede intentar hacer lo mismo Tubacex. No queremos otra solución que no sea un plan industrial y un compromiso real por las plantas de Llodio y Amurrio para que no se lleven la producción fuera y que estemos mal o peor dentro de dos años”, ha señalado Bordagaray a elDiario.es/Euskadi, quien llevaba 22 años trabajando en la empresa cuando fue despedido tras el ERE.

Después de darse a conocer las sentencias desde Tubacex manifestaron su intención de recurrirlas en casación ante el Tribunal Supremo. “La dirección de Tubacex ve incomprensible que no se tenga en consideración que el sector de Oil&Gas afronta un importante cambio de modelo de negocio afectado por la transición energética y la descarbonización. En este contexto, no se entiende que la delicada situación de las plantas de Tubacex en Álava durante los últimos años no se considere estructural sino coyuntural unida a la COVID-19 que comenzó en 2020”, publicaron a través de un comunicado. Este periódico se ha puesto en contacto con la dirección para conocer si existe una intención de reincorporar a los trabajadores, pero por el momento “no hay novedades al respecto”, según han confirmado.

“La pelota ahora está en el tejado de la dirección, ellos son los que tienen que moverse ahora y también los políticos porque esto tiene una solución política. No olvidemos que esta comarca tiene unos índices de paro más altos de todo Euskal Herria y que esto tiene que tener una posición política, no puede ser que se les vaya a dar un montón de millones de euros de los fondos europeos a una empresa que está utilizando el dinero público para despedir a trabajadores. Nos parece una tomadura de pelo y no lo podemos permitir ni como sociedad ni como trabajadores”, ha denunciado Bordagaray.

Lo que vienen a decir las sentencias es que Tubacex ha inflado las pérdidas para llevar a cabo los despidos, cuestión de extrema gravedad que vamos a analizar al detalle

Sindicato ELA

Un ERE “fraudulento”

Desde el sindicato ELA han denunciado que tanto la sentencia de TTI como la de Acelarava “demuestran que la empresa actuó fraudulentamente”. Para justificar el “fraude”, han recogido parte de ambas sentencias: “Los datos contables que aporta la empresa no reflejan con veracidad el estado económico de la mercantil(...) lo cierto es que se produce un aumento ficticio de de la situación negativa, que no puede tomarse en cuenta para ponderar adecuadamente la situación económica de la empresa en el ejercicio 2020”. “Las referencias a posibles pérdidas futuras, a medio o largo plazo, tampoco permiten calificar el despido de justificado. En esta materia nos movemos ante meras hipótesis, que no se han planteado, ni mucho menos, con la debida robustez argumentaria y probatoria”, han recalcado desde el sindicato, que han apuntado que “lo que vienen a decir las sentencias es que Tubacex ha inflado las pérdidas para llevar a cabo los despidos, cuestión de extrema gravedad que vamos a analizar al detalle por si la empresa incurre en algún otro tipo de responsabilidad”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats