Urkullu defiende su viraje y confía en que el Supremo avale el pasaporte COVID en Euskadi

El lehendakari, Iñigo Urkullu

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha tratado de explicar este jueves en el Parlamento Vasco el notorio cambio de criterio de su Gobierno que ha llevado a recurrir ante el Tribunal Supremo el veto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco a la implantación del pasaporte COVID en Euskadi. Es el segundo viraje de 180 grados en apenas una semana, ya que el Ejecutivo vasco no contemplaba el uso en el ocio de este documento que acredita la vacunación o una prueba negativa de COVID-19. Urkullu ha rechazado de plano que haya sido la presión expresa de su socio de coalición, el PSE-EE, y ha asegurado que la decisión la tomó él el miércoles "por la mañana" con la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, y la titular de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi, que dirige los servicios jurídicos centrales. Ambas son del PNV.

Educación pide en Euskadi que los escolares respeten los protocolos sanitarios fuera de las aulas

Educación pide en Euskadi que los escolares respeten los protocolos sanitarios fuera de las aulas

Además, ha asegurado que el motivo principal es la negativa del Gobierno de España a imponer un criterio común sobre el uso de estos certificados en todo el territorio, aunque no se esperó a que no hubiera acuerdo a este respecto el consejo interterritorial que sienta al Ministerio de Sanidad con las comunidades autónomas de este miércoles por la tarde y les bastó con la discusión que se planteó este martes en la comisión interterritorial de Salud Pública. Eso sí, la consejera Sagardui sí explicó ante Darias y los otros consejeros esta exigencia.

En todo caso, asumido el cambio de criterio después de haber rechazado durante meses la "judicialización" de la pandemia, el Gobierno de Urkullu pone ahora todos los huevos en la cesta del Supremo y confía en que enmiende al Superior en la línea de tribunales de otras autonomías que sí han dado luz verde al uso del pasaporte COVID. "Lo que planteamos es en la esperanza del sí", ha dicho recordando el dictamen favorable de la Fiscalía, dirigida por Carmen Adán, e incluso el voto particular del presidente de la sala de lo contencioso-administrativo, Luis Garrido, quien en otras fases de la pandemia tumbó restricciones planteadas por Urkullu para enfado mayúsculo del lehendakari y otras autoridades. "Yo no he criticado al juez Garrido, he criticado decisiones. No voy a entrar en polémicas personales", ha zanjado Urkullu ha este respecto.

Euskadi va a notificar este jueves una cifra próxima a los 1.000 casos en 24 horas y la ocupación de la UCI está ya en 37 pacientes críticos, cada vez más cerca del umbral de 50 que Urkullu se ha dado para volver a declarar la emergencia sanitaria en Euskadi. Sería la tercera ocasión tras la primera ola y una segunda emergencia muy larga desde agosto de 2020 hasta octubre de 2021. Y el lehendakari lo ve inevitable: "No es que sólo esté más cerca. Es en qué época del año estamos. Tenemos la incidencia de otros virus, como la gripe. En los hospitales hay que tener en cuenta también las vacaciones del personal". Las fuentes consultadas indican que con toda probabilidad será la semana próxima cuando se vuelva atrás.

Urkullu ha indicado que ello permitiría adoptar restricciones previstas en la ley vasca antipandemia, aunque no ha precisado cuáles. En todo caso, sí ha insistido en la necesidad de una medida que depende del Gobierno central. Ha vuelto a reclamar a Pedro Sánchez que haga obligatorio el uso de la mascarilla en la vía pública en todo momento, incluso cuando se puedan respetar las distancias interpersonales. "Vamos a insistir, desde luego", ha recalcado un Urkullu muy preocupado por la alta transmisión comunitaria en Euskadi.

Etiquetas
Publicado el
25 de noviembre de 2021 - 10:10 h

Descubre nuestras apps

stats